Publicado: 14.10.2015 13:26 |Actualizado: 14.10.2015 14:13

Alberto Garzón entra en campaña criticando la "política espectáculo"

El candidato de IU presenta su candidatura a las primarias estatales de Ahora En Común reivindicando un programa "nítidamente de izquierdas" y que mire "más allá" del 20-D

Publicidad
Media: 5
Votos: 2
Comentarios:
Alberto Garzón durante la presentación de su candidatura a las primarias estatales de Ahora en Común.- E.P.

Alberto Garzón durante la presentación de su candidatura a las primarias estatales de Ahora en Común.- E.P.

El candidato de Izquierda Unida a la Presidencia del Gobierno, Alberto Garzón, ha entrado de lleno en campaña electoral con la presentación de su candidatura a las primarias estatales de Ahora en Común, que finalizarán el 26 de octubre y en las que pretende imponerse para disputar La Moncloa "al bipartidismo" y contrarrestar la "política espectáculo" que, a su juicio, recientemente copa el espacio político.

Garzón ha estado acompañado en el acto de presentación por pesos pesados de su organización, como el coordinador federal, Cayo Lara; el diputado y secretario general del PCE, José Luis Centella; el diputado por Valencia Ricardo Sixto o el coordinador de la federación andaluza, Antonio Maíllo, que ha sido el encargado de presentar al candidato, entre otros dirigentes de IU. También estaban presentes el concejal de Hacienda del Ayuntamiento de Madrid, Carlos Sánchez Mato; o Lidia Falcón, presidenta del Partido Feminista, que se integró en IU la pasad semana. No han faltado Víctor Rocafort, Sol Sánchez y Begoña Marugán miembros de la lista de IU a las primarias por Madrid, llamada "Ahora con Alberto Garzón", que será encabezada por el propio diputado si gana las primarias.



El joven diputado ha presentado las líneas generales de su proyecto político que, según ha afirmado, mira más allá de la cita con las urnas del 20 de diciembre. Ha anticipado que, pase lo que pase en las generales, hay que "repensar la izquierda el día después" y "mirar más allá de unas cuantas actas de diputado". Garzón, que concurre a estas primarias con el lema "Queremos un nuevo país", se propone "recuperar los principios que se han esfumado" de un "espacio político mercantilizado y vaciado de política", en el que "los discursos se han comido a los programas y los personajes se han comido a las personas", ha asegurado, criticando "la política espectáculo" y que "se adapta a las modas". "No sólo buscamos los votos, también las conciencias. No vamos a cambiar nuestras ideas por un puñado de votos", ha apostillado.

"No vamos a cambiar nuestras ideas por un puñado de votos"

En su diagnóstico, ha criticado las "maquinarias electorales" cuya única cuestión central es "adaptarse a la centralidad, donde está la gran masa de votantes". El proyecto que quiere liderar pretende "convencer a la gente de que los principios de izquierdas tienen que ser rectores" y ha añadido que "ganar diputados sin convencer de las ideas no es ganar". Un mensaje dirigido claramente, aunque sin mencionarlas directamente, a las nuevas formaciones emergentes, Ciudadanos y ─sobre todo─ Podemos, con quien no ha conseguido llegar a acuerdos para concurrir juntos a las elecciones y que ha ocupado gran parte del  terreno político en el que vive la coalición e izquierdas.

El político malagueño se siente "fuerte", ha dicho, para disputar La Moncloa y "ponerla al servicio de la gente", y ha hecho balance de una legislatura en la que "hemos sufrido 60 Reales Decretos, algo que se supone extraordinario, y todos encaminados a beneficiar a un nuevo orden social lesivo para la gente sencilla y que pone en riesgo las conquistas sociales" de las pasadas generaciones.

Las diez líneas centrales de su programa

Garzón ha presentado el programa sobre el que pivotará su campaña electoral, que no es diferente al que defendió durante la elecciones andaluzas y las autonómicas y municipales. Un decálogo con "propuestas técnicamente viables" y que "sólo dependen de la voluntad política".

Entre ellas, el plan de Trabajo Garantizado que presentó hace tiempo y con el que se crearían un millón de empleos públicos con poco más de 9.000 millones. El cambio del modelo productivo español es otro de los puntos fuertes del programa. Según Garzón, la inversión en I+D es fundamental frenar la desindustrialización y huir de una economía de bajo valor añadido que, ha explicado, "conduce a una guerra entre pobres, bajando salarios y beneficiando a las grandes multinacionales".

Apuesta por un Estado más democrático, donde sean habituales son revocatorios de cargos públicos, la ILPs y, sobre todo los referéndums. Garzón aboga por un Estado federal "en el que quepamos todos", pero promete "facilitar una consulta en Catalunya" y se ha mostrado partidario del derecho a decidir y del "respeto a las identidades nacionales".

La ecología, el feminsimo, la lucha contra la corrupción y el fraude fiscal, democratizar las instituciones son otros de los retos que plantea.