Publicado: 24.10.2014 19:39 |Actualizado: 24.10.2014 19:39

Alberto Garzón pronostica una nueva recesión y culpa al BCE

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:

Para Alberto Garzón, diputado y responsable de Proceso Constituyente de Izquierda Unida, Alberto Garzón, la llegada de una nueva recesión no es una posibilidad, sino una realidad que tarde o temprano se acabará colocando delante de las buenas previsiones macroeconómicas del Gobierno de Rajoy.

En su intervención durante las III Jornadas sobre un Nuevo Modelo Productivo y de Relaciones Laborales que la formación ha organizado durante este viernes y sábado, Garzón ha criticado las políticas de austeridad impuestas a los países del sur de Europa por la troika (CE, BCE y FMI), que "han destruido el consumo mientras el Banco Central Europeo no opera para solucionarlo". El economista ha explicado que la política del BCE "sólo sirve para inundar los mercados financieros de liquidez", pero que ésta no se traduce en dinero en la economía real, en la de las familias, porque en ella "no hay expectativas de inversión".

Según Garzón, esta política contribuye a reducir la prima de riesgo y hace más atractiva la deuda española para los inversores, pero "genera burbujas que tarde o temprano van a estallar. El estallido no se pruebe prever, pero las condiciones de una nueva crisis están encima de la mesa, en eso coinciden expertos de todas las ideologías, aunque el PP trate de convencernos de la recuperación económica basándose en el crecimiento de la exportaciones".

El panorama que presenta Garzón es oscuro para España y para toda la Eurozona, ya que "la deuda sigue siendo un problema" y el peligro de la deflación podría agravarlo más aún. Todo radica, según el diputado, no sólo en el fracaso del modelo de crecimiento que España implementó durante los años de la burbuja inmobiliaria, sino al contexto internacional que la motivó. "El problema radica en la Unión Europea y la estructura productiva que ha diseñado para cada país" en el que el rol que ha asumido España es el de especializarse en sectores de producción de escaso valor añadido, ha destacado.

"El problema radica en la UE y la estructura productiva que ha diseñado para cada país"Para Garzón, estas desigualdades podrían haberse corregido con la quiebra del sistema financiero, pero "en lugar de corregir esos desequilibrios generados, la UE los ha acentuado más confiando en la fe ciega del mercado, con una política de devaluación salarial para hacernos más competitivos y que sea el mercado el que nos indique en qué sector especializarnos", todo lo contrario que en países del centro de Europa, como Alemania.

La merma de los salarios ha producido una caída del consumo que, "mientras en Alemania se solucionó con un aumento de la demanda externa a los países del sur, en España se compensó con el crédito, una huida hacia adelante, un modelo frágil y volátil que terminó estallando con la crisis de las hipotecas subprime", ha recordado.

Es este modelo productivo neoliberal, que compite en costes en lugar de apostar por la inversión en investigación e innovación, en el que no se puede separar la política de la economía, el que para el diputado de IU está impidiendo a los trabajadores salir del atolladero.

"Se justifica el desmantelamiento del Estado social en aras de ser mas competitivos"

"La troika tiene pensado este reparto de papeles y necesita implementar estas políticas en el seno de los Estados-nación para consolidarlo", asegura. Ese soporte no es otro que el bipartidismo, ya que han sido los distintos Gobiernos de PP y PSOE los que han seguido esta senda trazada por la UE, que para Garzón va "desde el Tratado Maastricht (1992) hasta el reciente Tratado de Libre Comercio". El economista lo ve claramente reflejado en el último informe del FMI, que felicitaba al Gobierno por sus reformas estructurales, pero pedía más celeridad, y alertaba de un riesgo importante: la inestabilidad social en la calle y la pérdida de popularidad de los dos grandes partidos.

El "plan de choque" que propone el diputado de IU pasa "reestructurar la deuda, cambiar el modelo económico y señalar el fallo en el diseño institucional de la UE", que está tejiendo "una camisa de fuerza en la que sólo se permite a los gobiernos apoyar medidas neoliberales, como es el caso de Hollande en Francia". Garzón lo define como "un proceso constituyente de la derecha para apuntalar este neoliberalismo en Europa y España", justificando "el desmantelamiento del Estado social en aras de ser mas competitivos.

"Todo pasa por romper el bipartidismo en España" porque, destaca, "la sociedad ya ha cambiado y no se trata de elegir entre proceso constituyente sí o no, sino que hay que elegir entre el suyo y el nuestro"


http://www.quoners.es/q/encuesta-economica