Publicado: 20.11.2013 11:12 |Actualizado: 20.11.2013 11:12

Albiol declara que asociar gitanos rumanos y delincuencia no pone en duda su "compromiso democrático"

El alcalde de Badalona (PP) está acusado de un delito de provocación al odio, a la discriminación o a la violencia por repartir, junto a Alicia Sánchez Camacho, panfletos de carácter racista en la precampaña d

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

 El alcalde de Badalona (Barcelona), Xavier García Albiol, ha admitido hoy que pudo proferir expresiones "inapropiadas" e "inadecuadas", como que el colectivo rumano gitano se había instalado en su ciudad para "delinquir y robar", pero ha negado que quisiera menospreciar a nadie.

En el juzgado de lo penal número 18 de Barcelona se está celebrando hoy el juicio contra el alcalde, para quien el fiscal pide un año de prisión por un delito de provocación a la discriminación por repartir unos panfletos que relacionaban a los inmigrantes rumanos con la delincuencia en la precampaña electoral de las municipales de 2011, antes de ser elegido.

La secretaria del PP catalán, Alicia Sánchez Camacho, también participó en el reparto.

En un tenso interrogatorio por parte del fiscal, interrumpido varias ocasiones por el juez, Albiol ha admitido que, a raíz de la polémica suscitada por los panfletos, tuvo un alud de intervenciones ante los medios en los que pudo utilizar alguna expresión "inapropiada" e "inadecuada", como cuando, según ha reconocido, aseguró que "el colectivo rumano gitano se ha instalado en nuestra ciudad a delinquir y a robar".

El alcalde ha alegado, no obstante, que este tipo de expresiones con una literalidad "no adecuada" no pueden poner en duda su "compromiso democrático y por la igualdad", ya que su objetivo era plantear sus alternativas sobre los problemas de convivencia, civismo y seguridad que sufrían algunos barrios de Badalona.

El alcalde ha asegurado que cuando vio la polémica que se había desatado por la distribución de los dípticos (en los que aparecían varias fotografías, entre ellas una en la que en un balcón se veía una pancarta con el lema "No queremos rumanos"), ordenó que se paralizara su distribución, al entender que se estaba "desviando" su intención, que era poner de manifiesto las problemáticas que sufrían barrios de la ciudad.

Albiol, sin embargo, aseguró que los problemas de seguridad e incivismo con los gitanos rumanos de la ciudad "son datos objetivos". En el interrogatorio, explicó que los gitanos rumanos, que son el 0,4% de la población, son responsables del 25% de los delitos, aunque reconoce que en ese momento no era alcalde y no tenía datos oficiales.