Publicado: 16.01.2014 10:13 |Actualizado: 16.01.2014 10:13

El alcalde de Burgos sólo quiere ganar tiempo con la paralización de las obras

La oposición desconfía de Lacalle y alerta del daño que causaría al PP reanudar las obras paralizadas por las protestas vecinales. "Parece que siguen enrocados en seguir con el proyecto cambiando algunas cosas",

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los grupos políticos de la oposición del Ayuntamiento de Burgos no se fían de la paralización temporal de las obras del Bulevard de Gamonal, criticando el empeño del alcalde Javier Lacalle por seguir adelante con una actuación urbanística presupuestada en ocho millones de euros -más otros cinco para la construcción de un parking subterráneo- contra la que han protestado durante seis días miles de vecinos del barrio burgalés.

"He estado con el alcalde durante la mañana del miércoles. Parece que siguen enrocados en seguir con el proyecto cambiando algunos aspectos del mismo, y eso es un error", asegura a Público Roberto Alonso, portavoz de UPyD. "Es un error en contra de la forma de hacer política, y a favor de los intereses partidistas y electorales", denuncia.

Para Pedro María de Palacio, coordinador provincial y miembro de la ejecutiva de Castilla y León de Izquierda Unida, "hay que darle valor a que se hayan paralizado las obras, aunque sea temporalmente. Es un triunfo popular", asegura, no sin sumarse a la sospecha de varios vecinos de Gamonal, que ven en esta paralización un truco del Consistorio para ganar tiempo. "Esto puede ser perfectamente una argucia del Ayuntamiento para permitir que se enfríe la movilización social y seguir cuando esté todo más calmado".

El PSOE tampoco tiene claros los motivos que han llevado al alcalde a decretar esta "paralización temporal", pero alertan del efecto que tendría para el Partido Popular seguir adelante con el proyecto del polémico Bulevard. "Entendemos que los vecinos no se fíen, pero la obra tiene firmada su sentencia de muerte. Si no, sería otro fallo del alcalde", asegura Luis Tudanca, diputado por Burgos y secretario provincial de los socialistas en esta ciudad.

En la misma línea que el PSOE, IU y UPyD alertan del peligro que conllevaría para el Ayuntamiento de Javier Lacalle la reanudación de las obras. Mientras Izquierda Unida apela al coste electoral que tendría en la región, asegurando que "este asunto ya está afectando al PP a nivel nacional", el portavoz de Unión Progreso y Democracia destaca el "efecto multiplicador" de protestas que tendría volver a dar luz verde a la remodelación de la calle Vitoria.

UPyD: "Los hechos ocurridos han causado un daño horrible a la marca Burgos""La paralización obedece a los hechos que no podrían continuar, que han causado un daño horrible a la marca Burgos. Aquí hay dos opciones: o parar las obras o seguir con ellas, lo que podría tener un efecto multiplicador porque los ciudadanos verán que el Ayuntamiento ha querido ganar tiempo", sostiene Alonso.

Si bien el PSOE también incluyó la obra del Bulevard en su programa de gobierno, IU y UPyD siempre se mostraron contrarios a esta remodelación. "El Gamonal tiene déficit en servicios sociales, que se están privatizando. Es el barrio con mayor tasa de paro de la ciudad, con más pobreza. Lo que hace falta es un mayor gasto social y más políticas activas de empleo, que el PP no tiene", asegura el coordinador provincial de IU, que anima a la población a continuar con las protestas.

La línea defendida por UPyD es similar: "Sabíamos que íbamos a perder votos, pero dijimos que no se podía hacer ni el Bulevard ni el pabellón multiusos. Queríamos crear empleo, reducir la deuda y trabajar por el desarrollo económico y social de Burgos. Hay que cambiar este equipo de gobierno, no está con lo que la razón está diciendo. Un solo carril en una zona tan congestionada es un auténtico fracaso", sostiene Alonso.

Bulevard

UGT  también se ha pronunciado en relación a esta obra, destacando el empeño del alcalde por llevarla a buen puerto: "Vemos que el Bulevard es una cabezonería absoluta. Se han basado en un consejo de barrio con cuatro vecinos, en una barriada de entre 60.000 y 80.000 personas. La gente se irrita porque hay muchos recortes, porque estamos sufriendo, a media luz, y se quiere hacer una obra por la cabezonería del alcalde. Todo el mundo ha visto que es la gota que ha colmado el vaso", defiende Roberto Gómez, secretario provincial del sindicato.

Fieles al modus operandi de la formación, varios dirigentes del Partido Popular siguen criminalizando protestas como las que han tenido lugar en el barrio del Gamonal desde el pasado 9 de enero, después de que las máquinas comenzasen a levantar el asfalto de la calle Vitoria. De hecho, y siguiendo la línea marcada por la delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, cuando vinculó a los activistas de la PAH con el terrorismo de ETA, la alcaldesa de Madrid se ha referido a los disturbios en el barrio burgalés como "atentados".

"La semana que viene voy a hacer una pregunta en la sesión de control al ministro del Interior sobre los intentos de criminalización del movimiento vecinal, las palabras de Ana Botella y los 46 detenidos", afirma el diputado socialista Luis Tudanca. "El martes hubo un momento muy crítico cuando los manifestantes volvían a sus casas y se encontraron con las obras rodeadas por decenas, cientos de antidisturbios, fue una provocación. Espero que sea el final de la tensión, la obra ha sido paralizada", recuerda el socialista.

Paralizada o no la reforma del Bulevard, miles de vecinos del Gamonal volvieron a concentrarse hasta pasadas las 10 de la noche del miércoles para pedir la retirada de los antidisturbios, la dimisión del alcalde y la liberación de todos los detenidos en las protestas. Aunque la asistencia fue menor a la registrada el martes, cientos de vecinos siguieron la protesta desde sus balcones y otros tantos lanzaron miles de consignas a las redes sociales. El mensaje era claro: El Gamonal no baja la guardia.