Publicado: 19.05.2015 13:10 |Actualizado: 19.05.2015 13:26

Un alcalde catalán pagará 1.500 euros por no colgar la rojigualda en el ayuntamiento

En medio de la polémica por la orden de retirada de 'estelades' por parte de la Junta Electoral Central, un juzgado de Barcelona multa al edil convergente de Calldetenes (Barcelona) por no colgar la bandera española dentro del plazo establecido.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Imagen de la bandera española ondeando en el Ayuntamiento de Calldetenes tras la resolución judicial.

Imagen de la bandera española ondeando en el Ayuntamiento de Calldetenes tras la resolución judicial y un cartel que explica el caso.

BARCELONA.- El alcalde de Calldetenes (Barcelona), Marc Verdaguer (CiU), ha sido el primero en ser multado en Catalunya por no colgar la bandera española en la fachada del Ayuntamiento, pese a que actualmente sí está, y ha tenido que pagar una multa de 1.500 euros de su patrimonio personal. Precisamente esta semana, la Junta Electoral Central ha ordenado la retirada de banderas estelades de los edificios públicos; una resolución que responde a la denúncia de Societat Civil Catalana.

Según un comunicado del Ayuntamiento —gobernado por CiU en coalición con Poble en Marxa-CUP—, el juzgado contencioso administrativo 10 de Barcelona ha desestimado el recurso de reposición contra la sentencia que les imponía esta multa, pese a que en abril de este año el consistorio colgó la bandera. Sin embargo, por el retraso en cumplir la sentencia inicial, el juzgado ha decidido multar al alcalde con 1.500 euros.



El abogado del consistorio recurrió la multa atribuyendo el retraso al cumplimiento de la legislación de haciendas locales, que exige solicitar una partida presupuestaria por la compra de la bandera, un trámite que debía pasar por el pleno.

Pese a todo, el juzgado argumenta que comprar la bandera es un gasto corriente de la corporación local, por lo que no hace falta pedir una partida presupuestaria, y que había tiempo para hacerlo desde que se dictó sentencia firme en junio de 2014. Por eso, considera insuficientes las alegaciones del Ayuntamiento, así como "ajustado" el importe de la sanción impuesta al alcalde.

El Ayuntamiento cumplió la "ejecución forzosa" de la sentencia el 16 de abril, cuando colgó la bandera con el acuerdo de todos los grupos, y, después de que la robaran, compró e izó otra el 30 de abril.