Público
Público

Un alcalde del PP rechaza una placa por el 40 aniversario de la matanza de Atocha para "no herir sensibilidades"

El primer edil considera que la negativa "no implica un posicionamiento concreto de la Corporación" y recuerda que su gobierno no ha quitado el nombre a una plaza de una víctima de la matanza de Atocha. 

Publicidad
Media: 2.43
Votos: 7
Comentarios:

Funeral de los laboralistas asesinados en la matanza de Atocha

MADRID.- "Es nuestro deber procurar no herir sensibilidades de ninguna tendencia política en aras de preservar nuestra convivencia pacífica de todos los vecinos del municipio". Con esta excusa ha despachado el alcalde de Casasimarro (PP), una localicad de Cuenca, la petición de colocar una placa en reconocimiento de las víctimas de la matanza de Atocha, que fue perpetrado por agentes de extrema derecha contra abogados laboralistas hace ahora cuarenta años

La propuesta fue realizada por Ahora Casasimarro y buscaba honrar especialmente a Ángel Rodríguez Leal, una de las víctimas de aquel brutal episodio de la transición española y vecino de esta localidad castellano manchega. Rodríguez, de hecho, da nombre a una plaza de la localidad y es este lugar donde el partido había pedido colocar la placa conmemorativa. 

Comunicado del alcalde de Guadalajara facilitado a Público por Ahora Casasimarro.

La respuesta del alcalde ha sido facilitada a través de un escrito, con fecha 23 de diciembre, en el que señala que denegar la instalación de dicha placa "no implica un posicionamiento concreto de la Corporación" y recuerda que su gobierno no ha quitado el nombre de Rodríguez Leal a la plaza. "Este hecho denota la necesaria imparcialidad que debe primar en un gobierno como el nuestro, que lo es, de todos los vecinos de Casasimarro, independientemente de su orientación política", dice el texto.

La propuesta de Ahora Casasimarro afirmaba que la matanza de Atocha fue un "intento de dinamitar los progresos democráticos" y ensalzaba la figura de los asesinados en nombre de la "libertad".

La matanza de Atocha

A las 22.40 horas del 24 de enero de 1977 un grupo de tres pistoleros asaltó un despacho de abogados laboralistas en la calle Atocha de Madrid. Preguntaron por Joaquín Navarro, histórico líder de Comisiones Obreras, pero no estaba. Los asaltantes abrieron fuego. 

“Nos agruparon en una esquina del hall del despacho y sin mediar palabra se liaron a tiros con nosotros. Era evidente que fueron a matarnos. Los altos teníamos tiros en el corazón y los bajos en la cabeza. Una vez que estábamos en el suelo nos intentaron dar el tiro de gracia. Yo salvé la vida porque tenía un bolígrafo en la camisa y me rebotó la bala. Me abrió una herida pero no tocó hueso y cuando nos dieron los tiros de gracia a mi sólo me hirieron en la pierna derecha porque era lo único que no ocultaba el cuerpo de mi compañero Enrique Valdevira, cuyo cadáver tuvo que levantar para sobrevivir”, rememora para Público Alejandro Ruiz, abogado superviviente de la matanza de Atocha.

De los nueve abogados que se encontraban en la sala cinco murieron en el acto: Luis Javier Benavides, Enrique Valdelvira, Javier Sauquillo, Serafín Holgado y Ángel Rodríguez. Cuatro lograron salvar la vida: Luis Ramos, Miguel Sarabia, Dolores García y el propio Alejandro. El mismo 24 de enero, horas antes de la matanza de Atocha, un bote de humo lanzado por la Policía impactó en la frente de la estudiante universitaria Mariluz Nájera, causándole la muerte.