Publicado: 30.10.2015 14:31 |Actualizado: 30.10.2015 14:31

El alcalde de Guadalajara pide perdón por tener que cambiar el nombre de calles dedicadas a franquistas

Antonio Román, ha pedido disculpas a los vecinos de las calles afectadas por las "molestias" que va a ocasionar el cambio de nombre, votado en el pleno por PSOE y Ahora Guadalajara con la abstención de Ciudadanos

Publicidad
Media: 2.75
Votos: 4
Comentarios:
El alcalde de Guadalajara, Antonio Román.- EFE

El alcalde de Guadalajara, Antonio Román.- EFE

MADRID.- El alcalde de Guadalajara, Antonio Román, ha pedido perdón por verse obligado a cambiar el nombre de seis calles de la ciudad dedicadas a militares y otras personalidades franquistas.

En una carta dirigida a los vecinos y comerciantes residentes en las calles afectadas, el edil del PP expresa sus "disculpas" por "las molestias que va a ocasionar" el cambio de nombre. En su misiva, el regidor recuerda que tanto él como su grupo votaron en contra de la moción del 4 de septiembre, que aprobó eliminar de su callejero los nombres de estas calles con los votos favorables del PSOE, Ahora Guadalajara y la abstención de Ciudadanos.



Al mismo tiempo, Román recuerda que en 2009 organizó una consulta popular entre los vecinos de las calles y que el 96% se mostró contrario al cambio, tras una moción elevada por Izquierda Unida.

Carta del alcalde de Guadalajara pidiendo disculpas por cambiar el nombre de calles franquistas.

Desde el Foro por la Memoria Histórica de Guadalajara han respondido al alcalde con un comunicado en el que consideran"inaudito en política democrática" que un primer edil se disculpe por dar cumplimiento a los acuerdos del pleno del Ayuntamiento de la ciudad, y le recuerdan que, si no puede hacer valer su posición y no está de acuerdo con una medida aprobada, "su obligación moral es dimitir y dejar paso a quienes si puedan hacerlo".

La casualidad ha querido que una de las cartas en las que el edil se disculpa ha llegado al portavoz del Foro, Xulio García, que vive en la calle Capitán Boixareu Rivera, cuñado del que después fue alcalde de Guadalajara, Pedro Sanz Vázquez, y militar franquista que tomó Lleida. "Los nombres de estas personas, artífices de un golpe de Estado que instauró una dictadura, no sólo afecta a los vecinos de las calles, sino que afecta a todos los demócratas", asegura.

Según García, la votación de 2009 a la que se refiere el alcalde no fue una consulta popular, sino una pregunta elevada tan solo a los cabezas de familia de cada hogar afectado, al estilo de "la democracia orgánica del régimen franquista".

Los nombres de las calles en cuestión serán modificadas por otros que elijan los propios vecinos pese a que, en un principio, el alcalde aseguró que no cedería sus competencias en este asunto.