Publicado: 23.07.2016 19:42 |Actualizado: 23.07.2016 19:42

De alcaldesa del PSOE a okupa
de la PAH

Yolanda Picazo, edil de Las Pedroñeras (Cuenca) entre 2008 y 2011, dejó la política institucional para pasarse al activismo, donde "se puede trabajar mucho más", asegura.

Publicidad
Media: 3.33
Votos: 9
Comentarios:
Yolanda Picazo, cuando era alcaldesa de Las Pedroñeras.

Yolanda Picazo, alcaldesa socilaista de Las Pedroñeras (Cuenca) entre los años 2008 y 2011, comenzó en 2013 a afrontar la política "como activista" a través de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) ocupando edificios propiedad de bancos.

Dos años después de que en 2012 dejara su puesto como concejala en Las Pedroñeras, donde fue la primera mujer en alcanzar la Alcaldía y tras haber agotado el paro de otro trabajo en una fundación medioambiental, Picazo ocupó el "primer edificio que se recuperaba en Vallecas", propiedad de la Sareb, el "banco malo".

En una entrevista, Picazo relata que este tránsito estuvo marcado por el nacimiento del movimiento 15M, su implicación en la plataforma Marea Ciudadana y, posteriormente, por su inclusión en la PAH, con la que ha estado ocupando edificios y viviendo en ellos hasta hace tres meses, en zonas de Madrid como Malasaña, donde consiguieron "los primeros 25 alquileres sociales" de la capital.



Esta actuación es "una medida de desobediencia que se basa en la obra social que hace la PAH", apunta Picazo, que afirma que "nunca" se imaginó que acabaría en esta plataforma y que ahora no la puede dejar, a pesar de haber "normalizado" su vida y encontrar trabajo en 'Ecooo', una empresa de "no lucro" que apuesta por las energías renovables y que ha sido lugar de encuentros y actos de la formación política Podemos.

"Han sido muchas las personas que me han ayudado y se adquiere un compromiso de seguir ayudando a los demás. A todos nos puede pasar en un momento dado", reflexiona la que fuera alcaldesa de Las Pedroñeras, que subraya que aunque tiene una familia gracias a la cual no se hubiese quedado "en la calle, uno tiene una dignidad y tiene que luchar por lo que quiere y lo que es de justicia".

En este sentido, Picazo manifiesta que el tener derecho a una vivienda y, en ocasiones, a una renta mínima, son propósitos por los que comenzó a colaborar y "okupar" viviendas con la PAH, a través de la cual han conseguido "negociar con propiedades bancarias alquileres sociales y evitar desahucios" de familias y personas que "no tenían ningún tipo de ingreso".

Con estas acciones, Picazo muestra su satisfacción de "haber conseguido acuerdos con algunas entidades" como Bankia o la Caixa pero lamenta que, sin embargo, no han encontrado "ningún interlocutor" con la Sareb y critica que "no ha tenido ninguna contraprestación social a pesar de que el 50 % de su capital es de dinero público".

"En todos los edificios que hemos ocupado hemos tenido presiones y, en algunos, órdenes de desalojo", cuenta Picazo, que puntualiza que la PAH ha tomado medidas "más contundentes" como la "okupación" después de que no hayan sido efectivas otras iniciativas, como una Iniciativa Legislativa Popular (ILP) con la que consiguieron un millón y medio de firmas o "los escraches".

"Se puede trabajar mucho más fuera de la política institucional que dentro de ella", asegura Picazo, que afirma que no cree en la política institucional sino "en las personas" y que se siente "muy satisfecha" de su nueva etapa ya que, en su opinión, en la administración todo es "mucho más lento" y "ofrecer soluciones inmediatas cuando la gente está desesperada es mucho más gratificante".