Publicado: 07.03.2016 19:47 |Actualizado: 08.03.2016 10:44

Alcañiz desprecia a sus cientos de muertos en la guerra civil: "La gente luchó sin ideales"

El ayuntamiento de la localidad turolense de Alcañiz, gobernado por el PP, ha desatado una polémica al referirse a la Guerra Civil como “una etapa en la que la gente luchó sin ideales” al conmemorar el bombardeo olvidado del 3 de marzo de 1938, en el que más de 300 vecinos -500 y hasta un millar, según algunas estimaciones-murieron a manos de la aviación italiana en un ataque que duplicó en muerte y destrucción al de Gernika.

Publicidad
Media: 3.30
Votos: 10
Comentarios:
Captura del perfil de Facebook del ayuntamiento con la referencia a la falta de ideales de los combatientes de la guerra civil.

Captura del perfil de Facebook del ayuntamiento con la referencia a la falta de ideales de los combatientes de la guerra civil.

@e_bayona

ZARAGOZA .- “78 años después Alcañiz recuerda a las víctimas del bombardeo de 1938, una etapa donde la gente luchó sin ideales”. El ayuntamiento de la localidad turolense, gobernado por el PP, ha desatado una polémica al utilizar esas palabras en un acto de recuerdo a los cientos de vecinos de la localidad que murieron a manos de la aviación legionaria italiana el 3 de marzo de ese año.

Lo ha hecho en su perfil oficial de Facebook, en el que informa sobre los actos de conmemoración del sangriento episodio de la Guerra Civil conocido como “el bombardeo olvidado”.



El ataque de la aviación legionaria italiana, que apoyaba a las tropas sublevadas del general Franco, dejó entre 300 y 500 muertos, según las estimaciones, y más de un millar de heridos, en un bombardeo que duplicó con creces la descarga de muerte y destrucción de otros como el de Gernika y que destruyó el casco histórico de la ciudad. El historiador José María Maldonado cita testigos de la época que elevan a mil la cifra de víctimas mortales.

Urquizu: “Muy desafortunado un argumento que no es cierto”

El post del perfil oficial del ayuntamiento, en el que predominan los cliks favorables -68 “me gusta” y tres “me encanta”-, incluye varios comentarios críticos que le afean esa referencia a la supuesta falta de ideales de los combatientes en la Guerra Civil.

Uno de ellos es del diputado turolense del PSOE Ignacio Urquizu, que se expresa en estos términos: “Luchó sin ideales?` En qué se basa esa afirmación? Muy desafortunado empezar con un argumento que no es cierto”.

El ataque permaneció años silenciado. Se produjo en plena ofensiva franquista en el Bajo Aragón y en la zona oriental de la comunidad, entre las batallas de Teruel y del Ebro, y fue una de las claves de la derrota del ejército republicano en la zona. Seis días después, los sublevados tomaban Fraga y, la semana siguiente, Alcañiz, Caspe y Montalbán. No había periodistas en la zona que pudieran contarlo.

Más de diez toneladas de bombas en unos minutos

Algunos estudios apuntan a que los alcañizanos no pudieron cobijarse en los más de 30 refugios habilitados en la ciudad porque las sirenas que debían avisar de los ataques no funcionaron esa tarde. Otros, sin embargo, atribuyen la magnitud de la destrucción se debió a la velocidad y la saña con la que los aviadores fascistas descargaron el ataque: soltaron más de diez toneladas de bombas en unos minutos por varias áreas de Alcañiz.

La dureza del bombardeo pone en duda que el único objetivo de la aviación italiana fueran los miembros de la columna republicana Macià-Companys, que estaban acuartelados en un edificio cercano al convento de Santo Domingo.

El ayuntamiento, que había anunciado el homenaje a las víctimas como “un acto sin tinte político ni distinción”. Sin embargo, la crónica oficial del propio consistorio incluyó, tras su celebración, esa referencia a la falta de ideales en la que no discriminaba entre los legionarios italianos que perpetraron la masacre y los cientos de alcañizanos que perecieron en ella o resultaron heridos.

“A buen recaudo mientras la ciudad sufría un bombardeo”

El programa incluyó una visita a uno de los refugios antiaéreos de la ciudad, de la que la crónica oficial señala que los asistentes “han podido experimentar la vivencia de hallarse a buen recaudo (sic) mientras la ciudad sufría un bombardeo aéreo.

Alcañiz tiene como alcalde a Juan Carlos Gracia Suso, condenado este verano después de que la Guardia Civil de Tráfico lo interceptara a 211 kilómetros por hora en una carretera con el límite en cien.
 

El edil, que se negó a dimitir en vísperas de ser condenado pese a las reclamaciones de los partidos de la izquierda, ha tomado algunas decisiones polémicas durante su mandato. Una de ellas consistió en recuperar como cartel de fiestas uno ya utilizado en 1951 para evitar que el póster oficial fuera otro que había sido elegido en una votación popular, y que reclamaba la construcción de un hospital y que su gestión fuera pública.

Comunicado del Ayuntamiento

Unas horas después de difundir Publico.es la información, el Ayuntamiento de Alcañiz emitió un comunicado en el que lamentaba "el malentendido" y haber "ofendido a alguien". El Consistorio admitía en dicho comunicado que en la guerra civil "obviamente hubo ideologías".

El objetivo del acto de homenaje a los fallecidos y heridos en el bombardeo fascista, dice la nota, "pretendía todo lo contrario. Unir, no dividir, y recordar a las víctimas".

Por último, el comunicado añade que la referencia a la ausencia de ideologías en los combatientes pretendía "trasladar el testimonio" del historiador José María Maldonado, que en el acto señaló que "hubo personas que lucharon y murieron en el bando 'que les tocó' al margen de ideologías".