Publicado: 06.11.2013 10:48 |Actualizado: 06.11.2013 10:48

Alcaraz rompe con Mari Mar Blanco por su "uso partidista" de las víctimas

La acusa de traicionar los "fines originarios" de la Fundación y de "extralimitarse en sus funciones" atribuyéndose el papel de representación de todas las víctimas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La anulación de la doctrina Parot por el Tribunal de Estrasburgo, así como las negociaciones entre ETA y el Gobierno de Mariano Rajoy, han provocado el enfrentamiento entre distintos colectivos de víctimas del terrorismo. La plataforma liderada por Francisco José Alcaraz ha anunciado que rompe con la Fundación de Víctimas del Terrorismo presidida por Mari Mar Blanco por el "uso partidista" que considera que la hermana del concejal de Ermua asesinado por ETA en 1997 está haciendo de la institución.

Los de Alacaraz son el sector más duro, cargando directamente contra el Gobierno del PP por considerar que su política antiterrorista es "heredera" de la del ejecutivo socialista Zapatero, del que fueron un verdadero azote durante las negociaciones con ETA. Alcaraz dejó en 2009 la AVT tras descalificar a la viuda de Eduardo Puelles, última víctima de ETA, acusándola de caer en el lenguaje del entorno nacionalista y terrorista. De esta forma, ahora Voces contra el Terrorismo se desmarca de la Fundación, más cercana a la línea del Partido Popular.

Según recuerda Voces contra el Terrorismo, la Fundación de Víctimas es un órgano creado tras la firma del pacto antiterrorista por PP y PSOE en el año 2000 con el fin de "contribuir económicamente con el funcionamiento de las asociaciones de víctimas del terrorismo y ayudar puntualmente a las víctimas que así lo necesiten". Y aunque considera que el PSOE rompió este pacto al poner en marcha la negociación con ETA, reconoce que la expresidenta de la Fundación Maite Pagazaurtundua "cumplió minuciosamente" con sus fines y "evitó hacer el juego político al Gobierno".

Sin embargo, censura que ahora Mari Mar Blanco, exparlamentaria del PP en el Parlamento vasco, ha traicionado los "fines originarios" de la Fundación y "se ha extralimitado en sus funciones" atribuyéndose el papel de representación de todas las víctimas del terrorismo. Voces contra el Terrorismo toma así la decisión de romper con la Fundación "para no ser cómplice de una traición a los principios que debería defender". Alcaraz ha defendido que "por encima de los colores políticos está la Memoria, Dignidad y Justicia de las víctimas del terrorismo".