Publicado: 20.11.2014 18:08 |Actualizado: 20.11.2014 18:08

Alfonso Guerra compara el 9-N con un referéndum sobre si "los maridos pueden pegar a sus esposas"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El diputado socialista y presidente de la Comisión de Presupuestos del Congreso, Alfonso Guerra, ha cargado este jueves contra la "pasividad del Gobierno de Mariano Rajoy pero ha defendido que no es el responsable de la crisis política que vive Catalunya. De hecho, a juicio de Guerra, los culpables han sido los partidos nacionalistas porque han decidido "violar la ley". "Es un grandísimo problema que viene de muy lejos", ha apostillado.

"Mientras no haya respeto a la legalidad, no hay solución", ha advertido Guerra, tras recordar que la voluntad de la mayoría no puede estar por encima de la ley. En virtud de esta premisa, ha señalado, como dijo hace unos días, que no es posible hacer un referéndum sobre si "los maridos pueden pegar a sus esposas o si hay que expulsar a los gitanos". "No se puede votar eso", ha remachado este jueves, en un desayuno informativo organizado por la Asociación de Periodistas Parlamentarios en el Congreso

Carga también contra Sánchez-Camacho por "estropearlo todo" y "viciar totalmente" la iniciativa

En relación con la querella que va a presentar la Fiscalía contra Artur Mas y otros miembros del Gobierno catalán por la consulta alternativa del 9 de noviembre, Guerra ha pedido respetar la decisión del ministerio público.

"Si los fiscales piensan que hay indicios de delito de cualquier tipo, supongo que los políticos tienen poco que decidir y, sobre todo, muy poco que hacer", ha argumentado.

El problema, según Guerra, es que el anuncio de la querella no lo hizo la Fiscalía, sino la presidenta del PP catalán, Alicia Sánchez-Camacho, a la que ha culpado de "estropearlo todo" y "viciar totalmente" la iniciativa.

A juicio del diputado andaluz, la línea de actuación del PSC en Catalunya "no conduce a nada", por lo que le ha recomendado "o cambiar de estrategia o cambiar de partido". En esta línea, ha reconocido que la situación del PSC es "muy complicada" porque en Catalunya, "el que no se ponga de perfil va muy mal" y le tachan de "anticatalán", pero le ha emplazado a adoptar otro rumbo.

El veterano diputado, que a fin de año dejará el escaño, ha puesto como ejemplo el caso del expresidente catalán José Montilla (PSC), quien ha dicho que apoyará a Artur Mas (CiU) si la Fiscalía actúa en su contra.

"¿Ése qué principio es? Y, si acusan a Rajoy, ¿estará con Rajoy porque es su presidente? o a Jordi Pujol, ¿también está con él porque es su presidente? ¿Qué clase de funcionamiento político es ése? ¿Hay que estar con el que es mi superior haga lo que haga", ha reprochado a Montilla. "Es la ceguera y la incondicionalidad que no la he aceptado en mi vida en política. O cambian la estrategia o cambian el partido", ha resumido.

Durante años, según Guerra, se ha estado diciendo a la gente el eslogan de "España nos roba", cuando "el que robaba estaba allí" Durante años, según Guerra, se ha estado diciendo a la gente el eslogan de "España nos roba", cuando "el que robaba estaba allí", en alusión a Jordi Pujol por tener su fortuna en paraísos fiscales, y que debido a la "manipulación" informativa que ha habido en Catalunya, "muchos han picado".

El exvicepresidente del Gobierno ha lamentado que "nadie ha hecho una gran fuerza para convencer" de lo que se decía en Catalunya en contra del Estado no era cierto. "El PP allí no tiene crédito y los socialistas catalanes no han querido hacerlo", ha sentenciado.

Para Guerra, la posición del PSC "no conduce a ninguna parte porque competir en la pista de otro es siempre perder en política y en todo en la vida"."Uno tiene que competir allí donde puede competir. Si compite en la pista del de al lado, me gana el otro", ha comparado.

El diputado sevillano ha llegado a la conclusión de que la solución al problema de Catalunya es de "respeto de la ley y de convencimiento".

Lo que se necesita en Catalunya, ha añadido, es "sociedad civil dispuesta a defender la ley y la verdad, porque muchos están de perfil porque saben que la verdad es otra y no lo hacen".

En este punto, ha recordado que muchos empresarios catalanes le llamaron cuando era presidente de la Comisión Constitucional del Congreso y comenzó a tramitarse el Estatut catalán en 2006.

"Menos mal que está usted ahí, ¿frenará este Estatut? ¿Y usted que ha dicho sobre él? No, yo no puedo, yo no puedo. Hombre, no, ¿en qué quedamos?", ha reproducido aquella conversación para echar en falta el valor de defender en público determinadas posturas.

Guerra ha subrayado que si un Gobierno de España hace una ley y le parece mal, la critica e, incluso, la ataca, pero en el caso de Catalunya, si se discrepa de un solo artículo, las cosas son distintas: "No la puedo criticar porque si la critico, soy anticatalán".

"Los del PSC viven esa cosa tan terrible, quieren no estar en la posición de Convergencia, pero tampoco quieren que les despierten por la noche", ha reprochado.