Público
Público

De Alfonso, a los diputados catalanes: "No sean hipócritas, me reúno con todos ustedes y eso no es negligente"

El director de la Oficina Antifrau de Catalunya, Daniel de Alfonso, afirma en el Parlament que es "un hombre digno, recto, honrado y serio" y remarca que "mantener reuniones con los más altos niveles del estado no es motivo de cese, ni delito"

Publicidad
Media: 2.83
Votos: 12

Imágenes del jefe de la Oficina Antifraude de Catalunya, Daniel de Alfonso, durante su comparecencia en el Parlament. EFE/Quique García

MADRID.- "Si he de perder algo, no va a ser la dignidad por mucho que se pretenda". Así ha arrancado este jueves su comparecencia en la Comisión de Justicia del Parlament el director de la Oficina Antifrau de Catalunya, Daniel de Alfonso, tras la filtración de las conversaciones que mantuvo con el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, en su despacho.

"Soy un hombre digno, recto, honrado y serio. Por eso, esa dignidad me hace noble. Y por ser noble, por entregarme siempre a mi trabajo, me encuentro en estas circunstancias", ha afirmado en referencia a las conversaciones filtradas por Público que muestran la connivencia entre las dos instituciones para buscar trapos sucios de los partidos nacionalistas e independentistas.

De Alfonso, que en todo momento se ha mostrado desafiante y ofendido, ha afirmado que "nada de lo que se ha hecho desde la Oficina Antifraude ha sido ilegal". "Lo que merecería la pena ser estudiado es la violación del derecho a la intimidad y a las comunicaciones. Ese y no otro es el tema en el que ustedes deberían haber puesto su atención porque han dado por buenas unas grabaciones que han sido obtenidas y distribuidas de manera delictiva", ha señalado a los grupos parlamentarios en la misma línea que el ministro de Interior en funciones, Jorge Fernández Díaz. Todos los grupos ya han declarado que van a pedir la dimisión de De Alfonso, salvo el Partido Popular, que únicamente le ha pedido que revele su agenda de reuniones con políticos, "para que, quien tenga que dar explicaciones, las dé". Si el director no dimite antes del miércoles, el Pleno lo cesará

"Mantener reuniones con los más altos niveles del estado no es motivo de cese, ni delito. Estoy seguro que cualquier tribunal así lo corroboraría. Pido perdón por el tono coloquial y empático en mis conversaciones, que me permite hacer bien mi trabajo. Pero ni he grabado, ni he permitido, ni sabía que se estaba grabando", ha afirmado De Alfonso, que ha insistido, en respuesta a Anna Gabriel (CUP) en que nunca se ha reunido con nadie "para rendir cuentas con nadie que no sea el Parlament". Sin embargo, y aunque De Alfonso ha insistido en que su reunión con Fernández Díaz fue un encuentro institucional, ha expresado en el Parlament que se produjo a instancias de una tercera persona y, por tanto, para proporcionar información. 

Por todo ello, el diputado del PSC en el Parlament Ferran Pedret ha anunciado que su partido interpondrá una querella contra él.

De Alfonso: “Albert Rivera vino a Antifraude y me pidió que le diera alguna cosa”

El director de la Oficina Antifraude ha denunciado también "una clara manipulación electoral": "Quieren apartar a un director molesto y además sacar beneficios de cara al 26-J", ha sentenciado. "Si ustedes deciden destituir a este director, volveremos a tiempos pretéritos en lo que a lucha contra la corrupción se refiere".

Los diputados seguían con estupor el discurso del director y cuando De Alfonso ha empezado a responder las preguntas que le ha formulado Inés Arrimadas (Ciudadanos), le ha espetado: “Albert Rivera vino a Antifraude y me pidió que le diera alguna cosa”.

De Alfonso ha afirmado que desconoce si el presidente del Gobierno estaba al corriente de esas reuniones, como así asegura en la conversación el ministro en funciones, y que la mejor prueba de que no hay subordinación es que ninguno de los expedientes que le pasó el ministro han salido adelante. "De hecho, todos y cada uno de ellos fueron archivados", ha señalado, por lo que entiende que no debe "tirar de la manta de nada", como le han pedido varios parlamentarios. La diputada de la CUP Anna Gabriel insluso le ha exigido "sellar" la Oficina Antifraude de Catalunya (OAC) para impedir la entrada de alguien que pueda destruir pruebas.

"Ayer mismo han entrado en mi casa"

De Alfonso ha explicado que ofreció su dimisión a su equipo, pero éste le apoyó. "Ayer pensé en dimitir. De hecho, le pedí a mi equipo que se reuniera, sin mí, para que votaran entre ellos si creían que debía dimitir o por el contrario, no. Media hora después me dijeron que unánimemente confiaban todos en mí". Sin embargo, los seis empleados de la Oficina Antifraude han emitido un comunicado negando la afirmación de De Alfonso.

Al final de su intervención, De Alfonso ha confesado que cuando estuvo en unas conferencias en Alicante hace unos meses, "cuatro personas" —dos de dos grupos [parlamentarios] y dos de otro— le estaban "siguiendo". En la misma línea, el director de la Oficina Antifraude ha rematado: "Ayer mismo han entrado en mi casa... la alarma estaba desconectada".

"Se están cargando la democracia con la apariencia de ser demócratas", ha espetado finalmente De Alfonso a los grupos parlamentarios. "No sean hipócritas, me reúno con todos ustedes y eso no es negligente", ha sentenciado.