Publicado: 03.12.2014 11:44 |Actualizado: 03.12.2014 11:44

Alonso jura el cargo entre exigencias de arreglar el "desastre absoluto" de Mato

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El nuevo ministro de Sanidad, Alfonso Alonso, se propone dar un "impulso social a la acción del Gobierno", y ha prometido ofrecer lo mejor de sí mismo en esta nueva tarea. El hasta hoy portavoz del grupo popular en el Congreso ha acudido a la reunión de la Junta de Portavoces para despedirse de sus compañeros y después tiene previsto darse una vuelta por el Palacio de la Carrera de San Jerónimo para saludar a los ciudadanos que han acudido a la jornada de puertas abiertas de la Cámara Baja.

Alonso, que ha confesado haberse sorprendido cuando el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, le llamó ayer, sobre las seis de la tarde, para pedirle que ocupara la cartera, ha señalado que lo que puede aportar al Ministerio es "escuchar", tratar de comunicar a los ciudadanos las políticas que se hacen y sobre todo "impulsar una agenda social para este Gobierno". También ha recalcado que va a confiar en el personal del Ministerio y de la Sanidad pública española así como en todos aquellos que se dedican a los servicios sociales, incluidas las asociaciones que, ha asegurado, conoce de su trabajo parlamentario.

Además ha recordado que hoy es el día de la discapacidad, "un día bonito para tomar posesión". Preguntado por las razones que habrá tenido Rajoy para elegirle, Alfonso Alonso ha señalado: "Yo creo que confía en mí". Y ha asegurado que todavía no sabe quién le va a suceder como portavoz parlamentario de los populares. "Hay que tomar ahora una decisión y espero que lo podamos cerrar rápido, pero tengo que hablar con un par de personas", ha señalado Alonso, quien en cualquier caso ha augurado continuidad en la defensa de la acción del Gobierno, aunque el nuevo portavoz "tendrá que marcar su impronta".

Antes de despedirse de sus compañeros de la Junta de Portavoces y de los miembros de la Mesa del Congreso, el nuevo ministro ha dado las gracias a los periodistas parlamentarios a los que, ha bromeado, sorprendentemente va a echar de menos. El nuevo ministro de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, ha jurado esta mañana su cargo ante el rey en la Zarzuela en presencia del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría. Tras leer el jefe de protocolo de la Casa del Rey, Alfredo Martínez, el real decreto de nombramiento firmado ayer por don Felipe, Alonso ha jurado su cargo con la mano derecha ante un ejemplar de la Constitución, junto al que se encontraba la Biblia y un crucifijo de plata sobredorada.

El PSOE-A ha recordado al nuevo ministro de Sanidad, Alfonso Alonso, la "factura pendiente" del Gobierno con Andalucía, que cifran en más de cuatrocientos millones anuales por la ley de dependencia, y ha reclamado que "se siente a dialogar con las comunidades". El portavoz parlamentario del PSOE-A, Mario Jiménez, ha recordado a Alonso "sus obligaciones con Andalucía", entre las que también ha citado que se corrija la caída del 27 por ciento en la financiación de las políticas de igualdad, el descenso de lo destinado a la sanidad pública o la revisión de las normas contra la violencia machista.

Además, ha indicado que tiene una tarea "muy importante" con doce millones de personas en situación de exclusión social y con tres millones de niños que han cruzado el umbral de la pobreza o que están "al borde" de hacerlo a consecuencia de la crisis. Jiménez considera que a partir de ahora "tiene que sentarse a dialogar con Andalucía" y que "sería una buena señal" que se reuniera con las comunidades "para empezar a arreglar el desastre absoluto que ha supuesto la gestión de Ana Mato".