Publicado: 11.06.2013 15:53 |Actualizado: 11.06.2013 15:53

Alternativas desde Abajo publica las conclusiones de sus jornadas

Dictadura de la troika, crisis de régimen, confluencia de partidos políticos y movimientos sociales, creación de frente electoral, nuevas formas de participación democrática, asamblearismo y municipalismo fueron los te

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Las jornadas Alternativas desde Debajo del pasado fin de semana, un encuentro de convergencia y reflexión de los múltiples colectivos y organizaciones políticas que están trabajando por un cambio de modelo político, social y económico, volvieron a darse cita para el próximo de mes de octubre después de un maratoniano día de debates.

Este martes se han hecho públicas las actas con los acuerdos resultantes de los distintos talleres que componían el programa del encuentro y sobre los que, en los próximos meses, trabajaran a nivel local, regional y de barrios de las principales ciudades para lograr un programa de mínimos y una metodología para poder aplicarlo.

Entre las formas de lograr que ese programa se cumpla está presente la posibilidad de conformar un frente electoral que agrupe -sin diluir siglas y sin imponer posturas mayoritarias, respetando la autonomía de cada colectivo o formación- a organizaciones como Izquierda Unida, Izquierda Anticapitalista, Equo, asambleas del 15-M, mareas por la Educación y la Sanidad públicas, algunas formaciones sindicales y distintos movimientos y colectivos sociales de todo el mapa territorial del país.

"Ya no es tabú hablar de una posible candidatura electoral. Mucha gente del 15-M lo ve necesario" si se quieren lograr los objetivos marcados, decía el pasado sábado a Público Raúl Camargo, de Izquierda Anticapitalista. "Miembros de asambleas del 15-M y de otros colectivos que surgieron a raíz de él están confluyendo aquí", explicaba.

El 15-M siempre se mostró receloso de la opción partidista. "No somos mercancías en manos de políticos y banqueros", el lema que recorrió las calles de Madrid delante de cientos de miles de personas un 15 de mayo de 2011, ya dejaba claro lo que este movimiento criticaba: la interdependencia entre poderes políticos y financieros que ha dado al traste con la participación ciudadana en política, con el Estado del bienestar y con los derechos sociales, civiles y laborales conquistados por las anteriores generaciones.

Pero el proceso inaugurado el sábado no consiste en crear un partido político. Ni siquiera la convergencia en un bloque de cara a unas elecciones es la prioridad. "Es una herramienta como otras muchas que estamos discutiendo", decía Toño Hernández, ecologista presente en los talleres el pasado sábado. La finalidad de las jornadas es construir un bloque sociopolítico que trabaje contra la respuesta neoliberal a la crisis en cuatro frentes: una movilización continuada, desobediencia civil, autoorganización y asalto a las instituciones.

Para ello, seis fueron los talleres en los que se debatió y se fijaron las posturas que, en adelante, tendrán que ir cogiendo forma. La dictadura de la Troika, la crisis del régimen del 78, la confluencia entre partidos políticos y movimientos sociales , municipalismo alternativo, democracia directa y participativa y asamblearismo fueron los temas a tratar y, aunque hay discrepancias en muchos, como si renegociar o no pagar la deuda, reforma o ruptura con el sistema actual, ...

Se podría decir que las conclusiones de estas jornadas sólo son el principio de las que están por llegar, donde los participantes tendrán que discutir acerca del modelo del posible frente electoral, sobre formas de movilización y sobre las líneas rojas por las que consideran que deben dar la batalla, que a priori son la sanidad y educación públicas, las pensiones, el desempleo, un proceso destituyente-constituyente y el final de la austeridad impuesta desde el exterior, entre muchas otras.