Público
Público

Máster Cristina Cifuentes La ambigua estrategia de Ciudadanos: acabar apoyando una moción de censura que podría volverse en su contra

Ciudadanos ha dado al PP hasta finales de abril para ofrecer un candidato alternativo a Cifuentes. Plazo que coincide con la moción de censura, que Cs no descarta ahora apoyar y que podría perjudicarles después de haberla rechazado y tener que negociar con Podemos, opción que siempre han rechazado. 

Publicidad
Media: 4.67
Votos: 6

Ignacio Aguado, portavoz de Ciudadanos en la Asamblea de Madrid, ha anunciado esta mañana la petición de dimisión de Cristina Cifuentes y que el PP ofrezca una alternativa para la presidencia. EFE/ Santi Donaire

Primero pidieron prudencia. Después una comisión de investigación. Ahora la dimisión de Cifuentes y una alternativa del PP para la presidencia de la Comunidad de Madrid. Estos han sido los coletazos de Ciudadanos desde que se desvelaron las informaciones que muestran irregularidades en el máster de derecho de la URJC de Cifuentes. Todo ello guardando ahora el apoyo a la moción de censura como un as en la manga si su estrategia para ganar tiempo no funciona y se ven presionados a tomar una decisión. Aunque cuentan con que esto se vuelva en su contra al ser una opción que han rechazado durante la semana pasada y tener que negociar el acuerdo de la moción con Podemos, opción que siempre han rechazado. 

El PP ya ha rechazado forzar la dimisión de Cifuentes y, si esto continúa, Ciudadanos ha avisado que "no descarta ninguna opción". La fecha que han marcado a los conservadores para aceptar esta exigencia es finales de abril, que coincide con la previsible celebración de la moción de censura impulsada por el PSOE y apoyada por Podemos. Desde que se registró la moción, pueden pasar de cinco a veinte días para que se debata en la Asamblea por lo que el plazo va desde el 13 de abril hasta el 7 de mayo. 

La comisión de investigación fue la apuesta de la formación naranja y bajo la que se escudaron para rechazar la moción de censura. Una propuesta que estaba totalmente en el aire y que encuadra dentro de una estrategia que fortalece a Cs de cara a las próximas elecciones, debilitando a un PP cada vez más desgastado por la corrupción, sin dar opción a nuevos gobiernos hasta las próximas elecciones de 2019. Otra de las claves para entender esto es que el trasvase de votos del PP a Ciudadanos tiene a Madrid como uno de los principales escenarios.

Aguado: "Si no quieren proponer un candidato, tendrán que asumir las consecuencias de las iniciativas que ha presentado otro grupo parlamentario"

Una vez caída cualquier opción de formar la comisión de investigación (al menos de momento) han optado por la vía Murcia. Ignacio Aguado ya había anunciado durante estas semanas que esta era una de las posibilidades que en su formación barajaban. Aunque sigue el mismo esquema, a diferencia de Antonio Sánchez, Cifuentes no está imputada por lo que la formación está oscilando más ante la presión para su dimisión. En Murcia, avisaron con apoyar la moción de censura. En Madrid, aún no han amenazado con esto aunque sí han lanzado alguna diatribas al aire: "Si no quieren proponer un candidato alternativo, tendrán que asumir las consecuencias de las iniciativas que ha presentado otro grupo parlamentario", ha declarado Aguado.

La comisión de investigación servía a Ciudadanos para tener la justificación política de apoyar una moción de censura en el caso de que no se demostrara la veracidad en la forma de conseguir el máster. En Murcia la tenían por la imputación del exalcalde, aquí no cuentan con esto por lo que necesitan agarrarse a alguna vía para poder explicar a su electorado un acuerdo con el PSOE y Podemos.

Aún así, la opción preferente sigue siendo mantener en el Gobierno al PP con un candidato alternativo a Cifuentes, siendo la opción de aliarse con PSOE y Podemos como última alternativa. Pero llegados al punto de tener un acuerdo, hacerlo con un discurso sobre el que pueden protegerse: el PP se negó a las dos alternativas que ofrecieron. Ante eso, era la única posibilidad de forzar la dimisión de Cifuentes apuntándose el tanto de su cese como baza electoral. Y, de paso, eliminar a su principal rival política en las próximas elecciones autonómicas.

Podemos y PSOE endurecen el discurso con Ciudadanos

Inés Arrimadas, durante la rueda de prensa de la Ejecutiva del partido, ha confirmado esta decisión de Ciudadanos en Madrid. "La pelota está en el tejado del PP", ha declarado Arrimadas, a pesar de que PSOE y Podemos siguen señalando que es Ciudadanos quién tiene el gobierno en sus manos. 

Así ha quedado claro con el discurso de Pedro Sánchez durante una rueda de prensa a los medios de comunicación: "Rivera vuelve a querer aparentar que todo cambia, para que nada cambie" asegurando que ahora "tendrá que demostrar si su partido nació para regenerar o para encubrir los casos de corrupción del PP". De la misma idea es el secretario general del Partido Socialista de Madrid (PSM), Juan Manuel Franco, quien ha denunciado que la alternativa del candidato es un intento  de desactivar la moción de censura ya que si Cifuentes dimite y se va a un proceso de investidura, la moción decaerá y el PSOE no podrá presentar otra moción porque lo impide hacer el reglamento de la Asamblea de Madrid.

Errejón: "Si no le gustan mis principios, tengo otros; en este caso, Ciudadanos dice al PP: 'Si no le gusta mi ultimátum, le propongo otro'"

Por parte de Podemos, Iñigo Errejón, previsible candidato de Podemos para liderar la Comunidad de Madrid, ha exigido hoy a Ciudadanos que no se limite al "brindis al sol" en el que puede quedar pedir la dimisión de Cifuentes y que dé pasos y tenga firmeza democrática para propiciar la salida del Gobierno de la presidenta madrileña. Y ha ironizado con los últimas opciones que han presentado: "Si no le gustan mis principios, tengo otros; en este caso, Ciudadanos dice al PP: 'Si no le gusta mi ultimátum, le propongo otro'". 

También ha criticado a Ciudadanos el dirigente de Izquierda Unida, Alberto Garzón, que ha tachado de "lamentable y oportunista" la actuación del partido de Albert Rivera, afirmando que actúa más por "táctica electoral" y "pensando mas en las próximas elecciones que en sanear la Comunidad de Madrid".

La fallida comisión de investigación, de momento

El pasado sábado Ciudadanos dio un plazo de 48 horas al PP para que apoyara la comisión de investigación en la Asamblea de Madrid. Esta mañana ha sido cuando los conservadores han anunciado un acuerdo respecto a la comisión muy contraria a la propuesta inicial, según han explicado los dirigentes de la formación naranja. "Proponen desvirtuar la comisión", ha afirmado Aguado, convirtiéndola "en una persecución a los periodistas, profesores y personas que han colaborado para buscar la verdad en lugar de una comisión para preguntar a todos aquellos que han querido ocultar la verdad". Con esta valoración, Ciudadanos ha dado por vencido el ultimátum que había dado al PP.

La dirección nacional del PP ha anunciado que comenzarán a establecer contactos para "reconducir la situaciób"

Tras la vía muerta a la que han llegado las direcciones regionales de los dos partidos, la dirección nacional del PP ha anunciado que comenzará a establecer contactos con sus homólogos de Cs para seguir negociando una comisión de investigación y "reconducir la situación". "Incomprensiblemente, de manera demasiado rápida, se ha zanjado esta cuestión sin buscar una solución. Han pedido la dimisión precipitadamente", ha lamentado Fernando Martínez Maillo, el coordinador nacional.

De esta forma, parece que ambas formaciones han entrado en un juego de deteriorar a su oponente: el PP no pondrá fácil ninguna opción casi dejando al límite a Ciudadanos para que tenga que apoyar un acuerdo con PSOE y Podemos. Una decisión que, según fuentes parlamentarias, debilitaría a Cs en las urnas. De hecho, Martínez-Maillo ha declarado este lunes que son ellos quienes deben valorar si optar por la estabilidad o por la "aventura de los extremismos" que representan Podemos y su apoyo a la moción de censura contra Cifuentes planteada por el PSOE madrileño. Además de recordar las declaraciones de Albert Rivera diciendo que jamás llegaría a un acuerdo con el partido de Pablo Iglesias.