Publicado: 04.07.2014 15:52 |Actualizado: 04.07.2014 15:52

Amedo: "Yo no soy ni el cobrador ni el matón del Gürtel"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Con pantalón color albero, mocasines negros, chaqueta azul y camisa con la bandera de España bordada en el bolsillo, un José Amedo repeinado esperaba más de una hora para prestar declaración como testigo ante el juez central de instrucción 5 Pablo Ruz en los pasillos de la sede de la Audiencia Nacional de la calle Prim de Madrid. Impaciente, Amedo mascullaba que se iba a tener que ir sin declarar, porque tenía prisa y el juez no llegaba. Al final, el ex comisario de policía y creador de los Grupos Antiterroristas de Liberación (GAL), ha prestado declaración durante cerca de 20 minutos. A la salida, ha proclamado ante la prensa: "Yo no soy ni el cobrador del Gurtel ni el matón del Gürtel".

Amedo quería declarar en el caso, para dejar claro ante el juez Ruz que él no era matón ni el cobrador de la trama Gürtel surgida en el entorno del PP, y que se siente manipulado. Su relato como testigo es un tanto truculento. Ahí va: Se dedica a vender fincas y contactó con Leopoldo Gómez, el ingeniero municipal de Pozuelo de Alarcón (Madrid) imputado en la trama Gúrtel para ofrecerle algunas fincas de las que tiene en representación. Gómez le comentó que intentara la venta de dos fincas (una en Madrid y la otra en Córdoba) ante un constructor que le debía dinero a él y a su socio, el promotor inmobiliario David Encinar. De paso, la venta serviría para cobrar un supuesta deuda de algo menos de 2 millones de euros del constructor Alfonso García Pozuelo. La deuda, oscilaba entre 1,5 a 1,8 millones.

En esta labor de mediador inmobiliario y cobrador de pufo ajenos, Amedo contactó con el supuesto acreedor, Alfonso García Pozuelo, propietario de la Constructora Hispánica, vinculada en el pago de comisiones a la red Gürtel. Para ello, Encinar le facilitó el teléfono de la casa de García Pozuelo: dejó recado a su mujer. García Pozuelo le llamó y le citó en el hotel Miguel Ángel. Amedo enseña el mensaje de SMS que aún conserva en su teléfono móvil: "03/10/2012. Tengo una reunión antes en el hotel Miguel Ángel- Allí estaré para poder vernos a las 18:00 horas".

Y allá que fue ese 3 de octubre de 2012. Lo que no sabía era que García Pozuelo estaba colaborando con la policía para desmantelar la trama Gürtel, después de haber pagado 20 millones de euros a Hacienda para regularizar su situación. Ahora sabe que esa entrevista con el constructor García Pozuelo en el Hotel Miguel Ángel de Madrid fue grabada por la Policía "en audio y vídeo".

También sabe ahora la causa de esta grabación: García Pozuelo pensaba que iba de parte de Jesús Sepúlveda, el ex marido de Ana Mato y ex alcalde de Pozuelo (Madrid), imputado en la trama de corrupción. Por ello, la Policía grabó su conversación ya que se sospechaba que tenía que ver con la organización "Gürtel"."En el fondo la cuestión es esa", remacha Amedo al tiempo que revela que así se lo confirmó un abogado del entorno del constructor.

"García Pozuelo, pensando que iba de parte de Sepúlveda que iba a reclamarle alguna deuda como consecuencia de alguna adjudicación cuando era alcalde, llamó a la policía y me grabaron en audio y video y me estuvieron investigando. Nadie me dijo nada", relata. Amedo le habló de la venta de las fincas, y de la supuesta deuda que el constructor tenía con los señores Encinar y Gomez. "Le dije que querían reunirse con él y me dijo que él no tenía ninguna deuda con nadie y que lo hiciesen por las vías legales y lo reclamasen".

El excomisario revela que denunció el supuesto espionaje de esta conversación en el juzgado de Pozuelo: "pensé que me habían utilizado de mala manera".