Publicado: 17.07.2015 23:38 |Actualizado: 18.07.2015 08:30

Compañeros de narcos, corruptos
y defraudadores: las amistades peligrosas de José Luis Olivas

El proyecto turístico Grand Coral, en cuya investigación judicial fue detenido el ex político y presidente de Bancaja y Banco de Valencia, terminó suponiendo la ruina de las entidades para beneficio de personajes acusados de numerosos delitos en diferentes países 

Publicidad
Media: 3.93
Votos: 14
Comentarios:
Mercadé Gobernador Olivas

JordiMercadé Gobernador Olivas

VALENCIA/MADRID.- Aquellos maravillosos años tocaban a su fin. Era 5 de diciembre de 2011 y trece días antes la autoridad bancaria había intervenido Bancaja. Pronto todos los detalles sobre los negocios que había emprendido en los últimos 15 años y que habían llevado a la quiebra de una entidad centenaria quedarían al descubierto. Había que taparlo todo y confiar en que las influencias pudieran mantener a la justicia alejada.

“Jordi: Hemos recibido instrucciones de eliminar de las páginas de web con la que opera GGC [Grupo Gran Coral] cualquier referencia a Bankia, Bancaja o Banco de Valencia. Por favor da las instrucciones oportunas para que se eliminen las citadas referencias de forma inmediata. Un abrazo”, reza el correo electrónico de Julián Dolz, director de negocio internacional de Bancaja. José Luis Olivas, presidente de Bancaja y Banco de Valencia y vicepresidente de Bankia, había sido removido de sus cargos días antes, pero no deseaba que en las entidades que había gestionado desde principios de la década, cuando cruzó la puerta giratoria tras haber pasado 20 años en diferentes puestos de responsabilidad de la Generalitat valenciana —llegando incluso a ser president de 2002 a 2003—, quedaran pruebas de su relación con el proyecto Grand Coral.

El esfuerzo sería en vano. El día 29 del pasado mes de junio Olivas y otros seis directivos de ambas entidades fueron detenidos por su relación con el proyecto, acusados de apropiación indebida de 250 millones de euros, blanqueo, corrupción y falsedad documental. El proyecto inmobiliario multimillonario Grand Coral, impulsado por el ex president de la Generalitat y sus hombres al frente de Bancaja y Banco de Valencia entre 2005 y 2009, olía muy mal desde el principio. Los inversores y ahorradores de Bancaja y Banco de Valencia sospechaban que su dinero se estaban esfumando y uno de los agujeros apuntaba al Caribe. La agencia Distrito 46 profundizó en ello y elaboró un informe acerca del proyecto Grand Coral estimando las inversiones en torno a los 2.000 millones de euros, e identificando a los principales beneficiarios y promotores.

Email Olivas

Email de Julián Dolz en el que ordena eliminar las relaciones de Bancaja, Banco de Valencia y Bankia con Gran Coral. 

El correo electrónico de Dolz figura entre la documentación obtenida por la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil por orden de la Audiencia Nacional. Su autor fue uno de los detenidos en el marco de la operación Coral. También fue arrestado uno de los destinatarios, el empresario José Ferri, así como el delegado del Banco de Valencia, Domingo Parra, el director general de Bancaja, Aurelio Izquierdo así como otros cuatro directivos de Bancaja Hábitat: José Cortina, Manuel Setién, Rafael Codoñer, y también el empresario alicantino José Baldó, socio de Ferri. 

La totalidad de referencias al proyecto y lo construido en el caribe mexicano vinculado a Bancaja y Banco de Valencia fue borrado de internet. Si se busca algo apenas hay referencias informativas, pero nada que vincule el proyecto con las entidades de crédito valencianas. Pero antes de que esto ocurriera expertos informáticos de la agencia Distrito 46 lograron recuperar una parte del material gráfico y documentos, incluido un vídeo del presidente de Bancaja José Luis Olivas junto a Jordi Mercadé, el empresario catalán director del Grupo Grand Coral, y el gobernador del Estado de Quintana Roo, Félix González, junto a otros muchos invitados, todos vestidos con trajes blanco, montados en un trenecito de golf visitando las instalaciones recién construidas durante su inauguración.

Corrupción, narcotráfico, lavado de dinero...

Según el informe criminológico sobre José Luis Olivas al que ha tenido acceso Público —que revela que el ex político y baquero llegó a tener siete millones de dólares en Suiza en 2011 y que hizo grandes desembolsos de efectivo en su época al frente de Bancaja y Banco de Valencia— elaborado por los detectives de Distrito 46, “cuando se creó el Grupo Grand Coral en 2007 contaba con un capital inicial de 190 millones de dólares y una deuda por compra de inmuebles de 228 millones de dólares más. Bancaja y Banco de Valencia habían realizado sendas inyecciones capital de 500 millones de dólares, lo que representaba el 45% del capital, y otro 35% pertenecía al Grupo Hotelero Mar, presidido por Juan Ferri junto a su socio José Baldó. El resto del capital está en manos de pequeños accionistas españoles y el Grupo Grand Coral, que engloba a todos, presidido por Jordi Mercadé.

Olivas y Mercardé

Momento del vídeo que muestra a José Luis Olivas y Jordi Mercadé visitando las instalaciones turísticas construidas en Quintana Roo financiadas por Bancaja y Banco de Valencia, que quebraron pocos años después. 



La iniciativa del negocio en el caribe mexicano parte según el informe de los detectives, precisamente, de los vínculos de amistad que unen a José Luis Olivas y al empresario catalán Jordi Mercadé. Mercade a su vez es reconocido como amigo personal y muy cercano al gobernador del estado de Quintana Roo Félix González, con quien se gestionó la elección de la ubicación del complejo turístico, en pleno península del Yucatán y zona peligrosa por la actividad del narco.

El gobernador Félix González, economista de profesión y miembro del PRI, defendió públicamente a su predecesor en el cargo y amigo Mario Villanueva Madrid, tras ser capturado por la policía mexicana acusado de narcotráfico. Tras cumplir siete años de condena tras serle incautada una tonelada de cocaína, fue detenido de nuevo a instancias de las autoridades estadounidenses que solicitaron su extradición, acusándolo de recibir más de 19 millones de dólares procedentes del Cártel de Juárez, a cambio de garantizarle protección en su Estado. También se le acusó de lavar esos fondos a través de cuentas de Lehman Brothers entre 1993 y 2001. Es más, la ex representante de inversiones de Lehman Brothers en México, Consuelo Márquez, se declaró culpable de los cargos de lavado de dinero por haber administrado las trasferencias del Gobernador del Estado de Quintana Roo Mario Villanueva. Tras ser extraditado a Estados Unidos la corte penal de Nueva York condenó en 2013 al político mexicano a 11 años de prisión.

Ferri y Baldó, siempre bajo sospecha

Según la denuncia presentada en mayo pasado por Bankia ante la Audiencia Nacional y que desembocó en la detención del presidente de Bancaja Jose Luis Olivas y otros directivos, “los empresarios Juan Ferri y José Baldó fueron objetivamente los únicos beneficiarios de las operaciones inmobiliarias que los antiguos gestores de Bancaja realizaron en el Caribe. Nunca la caja de ahorros”.

José Salvador Baldó Llorens y Juan Vicente Ferri Guardiola, 60 y 66 años de edad respectivamente, fueron dos modestos empresarios que invirtieron hace décadas en un negocio de alquiler de coches y otro de conservas en Murcia y que han pasado a protagonizar el mayor agujero del sistema financiero, a la sombra de Bancaja, Banco de Valencia y la Caja de Ahorros del Mediterráneo. Entidades que no dudaron en financiar sus poco acreditados y solventes proyectos, pagando un alto e irreparable precio.

Ferri y Baldó

Los empresarios Juan Ferri y José Baldó, imputados en varias causas distintas. 

Ambos están pendientes de un juicio por fraude a la Agencia Tributaria en Murcia por intentar engañar al fisco con la venta de sus participaciones en la empresa conservera de las que poseían el 40% del capital, y por lo que les aguarda una petición de 3 años de prisión y varios millones de euros de multa por fraude a la Hacienda pública. Los hechos ocurrieron en 1992 y todavía no se ha celebrado la vista.

El juez Gómez Bermúdez, titular del juzgado central de instrucción 3 hasta mayo pasado, mantenía imputados desde diciembre de 2013 a los dos empresarios alicantinos con los que ha tenido sus más y sus menos. Están acusados de delitos contra la hacienda pública, falsedad documental, apropiación indebida, y blanqueo de capitales por sacar de forma ilegal varios millones de euros relacionados con la CAM. Además el magistrado, actualmente en comisión de servicio en París, asegura que ambos poseen cuentas en Andorra y estructura financiera en las Antillas Holandesas y cuentan con medios económicos en el exterior que les permitiría eludir la acción de la justicia desplazándose a Curaçao, país que no tiene convenio de extradición con España. Comparecieron pero se les retiró el pasaporte y la obligatoriedad de comparecer periódicamente ante el tribunal. En abril pasado, antes de ser detenidos de nuevo el juez les devolvió provisionalmente el pasaporte para resolver asuntos de sus empresas en el Caribe.

En la actualidad Ferri y Baldó poseen un grupo hotelero llamado Mar Confort que oferta a través de sus web apartamentos y hoteles en Benidorm, Ibiza, Lanzarote y Torremolinos.

Unos datos que no conviene olvidar. Bancaja nació como Caja de Ahorros de Valencia, Castellón y Alicante en 1878 y el Banco de Valencia se fundó en 1900. A José Luis Olivas y a su equipo -y con la inestimable colaboración del Partido Popular valenciano- le han bastado poco más de 15 años en plena democracia para acabar con más de un siglo de historia financiera que habían superado y resistido y protegido no sin dificultad los ahorros y las inversiones de los ciudadanos durante los tiempos más difíciles y convulsos vividos tanto en España como en el resto de Europa.