Publicado: 16.10.2015 14:42 |Actualizado: 26.10.2015 12:56

Amparo Bella, diputada de Podemos detenida en Bruselas: "Fue un abuso de autoridad que rozó el maltrato"

La parlamentaria aragonesa, que fue retenida bajo la lluvia durante más de dos horas junto a otros dos diputados y un menor, asegura que se manifestaban de forma pacífica y afirma que estudian imponer acciones legales contra la Policía belga 

Publicidad
Media: 5
Votos: 8
Comentarios:
Amparo Bella Rando durante su entrevista con 'Público'. / A.L.M

Amparo Bella Rando durante su entrevista con 'Público'. / A.L.M

BRUSELAS.- "Fue un abuso de autoridad que rozó el maltrato". "Nos trataron de un modo que podríamos llamar una violación de los derechos humanos". Así es como la diputada aragonesa de Podemos Amparo Bella Rando resume a Público la retención y la posterior detención a la que se vio sometida este jueves, junto a otros dos diputados del mismo grupo y una treintena de españoles que participaban en las Euromarchas, en Bruselas.

La cifra total de detenidos e identificados en esta jornada asciende a 105, cincuenta de ellos españoles, pero lo llamativo del caso de la parlamentaria aragonesa y de los otros treinta activistas es que fueron retenidos durante más de dos horas en la calle, bajo la lluvia y a una temperatura cercana a los cero grados, sin permiso siquiera para poder comunicarse con las decenas de personas que, a voces, y desde la acera más cercana, les pedían que explicasen cómo habían llegado a esa situación. Horas después, algunos todavía tenían las muñecas y las manos hinchadas por la presión de las bridas.



"Nos tuvieron dos horas inmovilizados, arrastrados por el suelo, mojados, embridados fuertemente y sin posibilidad de atender ninguna necesidad básica como el hambre o la sed", afirma la diputada . De hecho, Bella Rando y los otros dos diputados aragoneses de Podemos hicieron valer su condición de parlamentarios "para evitar altercados y represión hacia los manifestantes ", pero no sirvió de nada.

Fueron puestos en libertad junto al Palacio de Justicia de la capital belga después de ser identificados en un cuartel policial, un par de horas después de su detención, sin cargos ni multas. Pero ni siquiera pudieron hacer una sola llamada durante el tiempo que se vieron privados de libertad, ni tampoco lograron que el Consulado español facilitase las cosas. "Intentamos hablar con el Consulado a través de Pedro Arrojo [portavoz de las Euromarchas] reiteradas veces, pero no obtuvo respuesta, no le hicieron ni caso", afirma Bella Rando.

Hoy, ella y el resto de detenidos este jueves siguen participando en las protestas y talleres de las Euromarchas en Bruselas, y estudian emprender acciones legales contra la Policía belga por el trato recibido. "Veníamos pidiendo más democracia en toda Europa, servicios públicos y derechos para la ciudadanía, y lo que nos encontramos fue con un cerco policial", denuncia la diputada aragonesa, que insiste en que en todo momento su protesta tuvo un carácter pacífico. "No ofrecimos resistencia. Ejercíamos nuestro derecho a manifestarnos y expresarnos libremente contra el TTIP, contra el peligro de que conculque los derechos de los estados soberanos y de la ciudadanía", defiende.

"No ofrecimos resistencia. Ejercíamos nuestro derecho a manifestarnos y expresarnos libremente contra el TTIP", dice la parlamentaria aragonesa de Podemos

Entre los treinta detenidos en la calle Livingston están los otros diputados aragoneses de la misma formación —Marta de Santos y Andoni Corrales—, un concejal del Ayuntamiento de Fraga de la formación Fraga/Aragón Sí Puede, y un menor de edad, que no fue embridado pero que también fue obligado a permanecer dos horas bajo la lluvia.

Del mismo modo fue tratado J.C., que requirió atención médica por sufrir una crisis de ansiedad que se sumaba a la hipotermia -permaneció casi una hora tirado en el suelo a pesar de su situación-, mal por el que también fue atendida otra de las activistas españolas. "Después, varias personas se encontraron bastante mal por la tensión a la que se vieron sometidas", afirma esta funcionaria, técnica cultural en el Ayuntamiento de Zaragoza y hoy reconvertida en política para "seguir prestando un servicio a los ciudadanos".

Su relato de los hechos cuadra con la información publicada por este diario. Pasadas las 13:00 de este jueves, caminaban hacia al centro de la capital belga para seguir participando en las protestas, que en su caso comenzaron con una concentración y posterior marcha a las 10:00 horas. Al llegar a las inmediaciones de la calle Livingston, donde fueron retenidos y detenidos, ya les seguían cuatro agentes de Policía a caballo, y apenas unos minutos después se vieron rodeados por varios furgones policiales.
Según la parlamentaria, en ese momento levantaron las manos, aseguraron que participaban en una protesta pacífica, y poco después los agentes les hicieron salir del círculo policial para inmovilizar sus manos, atadas con bridas y a la espalda. "Primero a los diputados, fuimos tirados en el suelo, embridados y atados. Ellos físicamente nos cogieron, nos sacaron del círculo policial. Nos ataron a un pilón y pasamos a ser
marionetas en manos de agentes policiales", zanja.

"Esto nos hace más fuertes"

Bella Rando afirma que sólo hay una posible lectura positiva del trato que recibieron este jueves de manos de los policías belgas: el haber logrado visibilizar una iniciativa que carga contra los paraísos fiscales, la pobreza y la desigualdad, el tratado de libre comercio que Bruselas y Washington negocian con secretismo, o la arquitectura de una Unión que cierra sus puertas a cientos de miles de refugiados que huyen de la guerra.

"Hemos recorrido toda Europa para llegar a Bruselas, y hemos demostrado que tenemos el poder para realizar acciones que tengan repercusión y puedan modificar las políticas que son restrictivas de los derechos sociales. Esto nos hace ser fuertes, hemos recibido mensajes y apoyos de España, Italia, Grecia, Alemania...", enumera.

"El TIPP va a ser la ratificación de una dictadura económica que vende los derechos ciudadanos de los estados y nos deja en lo que hoy podríamos denominar una dictadura financiera"

Bella Rando participó en la primera etapa de las Euromarchas, al inicio de este mes, cuando viajó con la columna española de Cádiz a Zaragoza. Entonces, retomó el trabajo parlamentario, y este miércoles voló a la capital belga para unirse a sus compañeros de reivindicación. Este viernes, en la sede del Parlamento Europeo, asegura que participará en la manifestación del sábado en Bruselas que sirve de cierre a esta protesta, y que contará con réplicas en decenas de ciudades europeas, Madrid incluida.

Recuerda las concentraciones de apoyo a los detenidos que tuvieron lugar en distintos municipios españoles este jueves, y defiende que todas estas acciones sirven para denunciar el recorte de derechos ciudadanos que sufren los españoles, y que a su juicio se agudizará si el acuerdo transatlántico entra en vigor. "El TIPP va a ser la ratificación de una dictadura económica que vende los derechos ciudadanos de los estados y nos deja en lo que hoy podríamos denominar una dictadura financiera de las grandes multinacionales sobre la soberanía de la gente y de los países", afirma. También insiste en que seguirán denunciándolo, peleando para evitar su entrada en vigor, dando a conocer los peligros del tratado transatlántico e intentando forzar a partidos políticos y medios de comunicación a que dejen de obviar su existencia.

Etiquetas