Público
Público

Observatorio Continuo de JM&A para 'Público'

Análisis del Barómetro del CIS El modelo de estimación del CIS infravalora el meteórico ascenso electoral de Ciudadanos

El Barómetro de enero da 1,3 puntos menos a C's y 1,3 puntos más al PSOE de lo que sus propias tablas de la encuesta indican, de forma que el partido de Rivera no llega a superar al de Sánchez. En cambio, el análisis exhaustivo de esas mismas tablas por el gabinete JM&A para 'Público' muestra que Ciudadanos ya está segundo, y a sólo 4,6 puntos del PP.

Publicidad
Media: 4.06
Votos: 16

Gráfico con la evolución de las estimaciones del CIS para los cuatro principales partidos, comparadas con las últimas encuestas de medios de comunicación. En azul, PP; en rojo, PSOE; en naranja, C's; y en morado, UP. JM&A

Lo más llamativo del último Barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) no es que Ciudadanos haya subido notablemente en intención de voto, consolidando el sorpasso de Podemos, sino que ese ascenso es bastante inferior a lo predicho por las últimas grandes encuestas privadas, que incluso han colocado a C's en primer lugar, por encima del PP, como se puede ver en el gráfico superior.

Por tanto, el gabinete demoscópico Jaime Miquel y Asociados (JM&A) se ha apresurado a analizar para Público las tablas originales del CIS, siguiendo la metodología y las técnicas con las que interpretó anteriormente ese tipo de datos. Y, por primera vez, sus resultados no coinciden con los que presenta el CIS: el ascenso de Ciudadanos es inferior al que reflejan sus propias tablas, mientras que el resultado atribuido al PSOE es superior a las estimaciones obtenidas por JM&A.

En concreto, el CIS atribuye 1,3 puntos porcentuales (sobre los votos válidos) más al PSOE de lo que resulta de aplicar a sus tablas el modelo de estimación empleado siempre por Jaime Miquel; al tiempo que otorga 1,3 puntos menos a C's de lo que se deduce de los resultados de su encuesta, tal como se puede ver en las siguientes tablas comparativas completas:

Tablas completas comparativas de los resultados de las generales en 2016 (arriba) y de las estimaciones del CIS sobre su encuesta de enero de 2018, frente a los cálculos de JM&A empleando las mismas tablas del CIS (izquierda).

La suma de las dos desviaciones del PSOE y de Ciudadanos suman un total de 2,6 puntos porcentuales o 600.000 votos

Esas desviaciones, en ambos sentidos, no son muy elevadas, pero como suman en total una diferencia de 2,6 puntos (equivalentes a unos 600.000 votos, con la tasa de participación empleada), resulta que se deshace el empate entre PSOE y C's a favor de los socialistas, cuando los sucesivos cálculos de JM&A indican todo lo contrario: en función de las tablas del propio CIS, Ciudadanos quedaría en segunda posición, por detrás del PP, con dos décimas (o 45.000 votos) más que el PSOE y a sólo 4,6 puntos del Partido Popular.

Ante esta disparidad de estimaciones, Público se ha puesto en contacto con el CIS para preguntar si ha modificado su método de cálculo y la respuesta ha sido negativa: "Las estimaciones de los barómetros siempre se elaboran conforme a los mismos procedimientos estandarizados de estimación de voto", ha respondido el Centro de Investigaciones Sociológicas a través de una portavoz.

"Dado que los datos de los indicadores “intención de voto” e “intención de voto + simpatía” son datos directos de opinión y no suponen ni proporcionan por sí mismos ninguna proyección de hipotéticos resultados electorales" –continúa la respuesta del CIS–, "en este anexo se recogen los resultados de aplicar un modelo de estimación a los datos directos de opinión proporcionados por la encuesta. Procedimiento que conlleva la ponderación de los datos por recuerdo de voto imputado y aplicación de modelos que relacionan la intención de voto con otras variables. Obviamente, la aplicación a los mismos datos de otros modelos podría dar lugar a estimaciones diferentes".

Una explicación posible es que el CIS contabiliza a los "no informantes" (los que no dicen a quién votaron en 2016) 

Ciertamente, la ponderación de los datos se hace por recuerdo de voto de los encuestados, y una posible explicación de la disparidad podría ser que el CIS ha contabilizado las respuestas de los que dicen no recordar qué votaron en las anteriores generales de 2016. Es lo que se llaman "no informantes". Es decir, se aumenta el número de los que "no contestan" y se distribuyen entre los partidos que aparecen sub-representados (con menos intención de voto que en las elecciones previas) en la encuesta.

Jaime Miquel explica: "Nosotros trabajamos con menos no-contesta, porque sólo trabajamos con informantes. No trabajamos con los que no nos dicen qué votaron. Esos son no-informantes. Con lo cual, nuestro no-contesta es del 15,7%, que son 3,7 millones. Pero en el dato original del CIS, le salen 19,2%. Ellos trabajan incluyendo a los no-informantes entre los indecisos. Nosotros trabajamos sólo con certidumbres".

Esa podría ser, pues, la explicación de que el CIS haya infravalorado en este barómetro el meteórico ascenso de Ciudadanos. Puesto que la llamada "cocina" –las correcciones de los resultados brutos de las encuestas– es inevitable: para empezar, "hay que hacer ajustes para obtener una tasa de participación razonable, ya que las encuestas nos hablan de unas participaciones imposibles", subraya el analista electoral de Público.

"A mí, que siempre calculo sobre las tablas del CIS" –continúa Miquel–, "me ha gustado mucho este Barómetro, porque creo que han hecho unas estimaciones muy serias sobre lo que dicen los números brutos. Para un PP que ha ganado hace poco con el 33%, darle ahora sólo un 26% es difícil, ya que le están dando duro al partido que gobierna".

"Así que el CIS ha hecho un trabajo muy independiente y es una referencia importante. Pero llega un momento en que los números dan empate, y al desempatar lo hacen con un método que no compartimos. Mantienen un modelo predictivo inalterado, cuando es preciso actualizarlo porque se están produciendo cambios importantes en el comportamiento electoral", concluye Jaime Miquel.