Publicado: 22.08.2015 11:47 |Actualizado: 22.08.2015 11:47

La ANC pide declarar de inmediato
la independencia si el Estado "coacciona" a los catalanes

El presidente de la Asociació Nacional Catalana, Jordi Sánchez, pone como ejemplo que España deje de pagar las pensiones y los sueldos inmediatamente.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:
El presidente de la ANC, Jordi Sánchez.-E.P.

El presidente de la ANC, Jordi Sánchez.-E.P.

BARCELONA.- El presidente de la ANC, Jordi Sánchez, ha apostado por declarar inmediatamente la independencia si el Estado "coacciona" a los catalanes con medidas como retirar el pago de salarios a funcionarios o pensionistas en caso de que venzan los independentistas el 27-S y se inicie un proceso constituyente en Catalunya.

En una entrevista de Europa Press, ha defendido que el Estado tiene unas obligaciones con los ciudadanos a título individual que no podrá rehuir y que los tribunales, en un caso extremo, deberán velar para que las mantenga.

Por ello, más allá de enfrentamientos dialécticos e institucionales, no prevé que el Estado castigue a la población desde la perspectiva económica: "Esto sería tanto como romper los hilos con Catalunya. Si esto sucediera, sería el momento claramente de tomar el mando y declarar inmediatamente la independencia".



Según Sánchez, la obligación del Estado de continuar pagando las pensiones no acaba en el momento en que Catalunya sea independiente porque puede haber personas que vivan fuera y hayan cotizado toda su vida en España, pero ha aclarado que en el proceso de soberanía deberán resolverse todas estas cuestiones para que la Generalitat pueda garantizar todos los derechos de las personas que vivan en Catalunya.

"La independencia no
dejará huérfanos de pensiones a nadie"

"La independencia no dejará huérfanos de pensiones a nadie, al contrario. Tampoco ninguna empresa quedará huérfana de una legalidad, legislación o jurisprudencia en el momento de hacer un cambio de la legalidad española a la catalana", ha asegurado el presidente de la ANC, tras constatar que para ello está prevista una ley de transitoriedad.

Sólo ha apostado por sustituir la legalidad española por la catalana cuando se disponga de una Hacienda propia con recursos suficientes para hacer frente a los pagos que toquen y haya un conjunto de leyes y normas maduras que no dejen vacíos que puedan generar desconcierto: "Hacerlo antes sería entrar en el caos".

Sobre si esto se podrá hacer en un plazo de 18 meses, como establece la hoja de ruta del proceso constituyente, Sánchez se ha limitado a destacar que cuando mayor sea la mayoría independentista, "más seguro y rápido" será todo este proceso.

Tras apelar a una separación amistosa como la mejor solución para ambas partes, ha observado que desde el Gobierno, empezando por su presidente y las instituciones españolas hay un estado de opinión desde hace semanas que acepta abiertamente la hipótesis de la independencia: "Hasta hace pocas semanas se negaba de forma permanente, como se negaba con la misma intensidad hace unos siglos que la tierra era redonda. La situación ha dado un giro".

Para él, esto responde a que en Catalunya se percibe que habrá una mayoría democrática en el Parlament para impulsar un Estado, y el temor a que sea una realidad se traduce en que las instituciones españolas tiren del discurso del miedo.

Ante la reforma de la Constitución que plantea el PP, ha señalado que no les atañe este debate porque lo que quieren es un Estado catalán, y ha alertado de que el cambio servirá recentralizar y reforzar así aún más el Gobierno y limitar la autonomía.

"Es una reforma que para el proyecto del impulso de un nuevo Estado en Catalunya no aporta nada nuevo", ha zanjado.