Público
Público

Podemos Andalucía Teresa Rodríguez impulsa 8 leyes en 2 meses en Andalucía para recuperar pulso político

Podemos prepara un nuevo impulso legislativo en el Parlamento para afrontar el tramo final de legislatura y condicionar la agenda del Gobierno de Susana Díaz, a quien acusa de “inacción”

Publicidad
Media: 4.78
Votos: 9
Comentarios:

Teresa Rodríguez, líder de Podemos en Andalucía. /Parlamento de Andalucía

Antes de que termine este año, Podemos Andalucía tiene previsto registrar en el Parlamento ocho proposiciones de ley con las que espera recuperar la iniciativa y el pulso político en el tramo final de legislatura. La formación que dirige Teresa Rodríguez está acusando el desgaste que afecta en el conjunto del país a todo Podemos, cuyo perfil político ha quedado “desdibujado” por el monopolio de la crisis catalana en redes sociales y medios de comunicación.

Varios dirigentes andaluces admiten que el problema de Catalunya ha absorbido el debate público relegando a un segundo plano “las necesidades sociales desatendidas por las que nació Podemos y en las que la gente nos veía diferentes al resto de partidos”. “Hablando todo el día del referéndum en Catalunya, no atraeremos a nuestra masa crítica ni ganaremos las próximas elecciones”, dice un dirigente del partido morado.

Teresa Rodríguez se ha propuesto devolver a la agenda política andaluza los temas sociales donde Podemos “es más fuerte”, las reivindicaciones “que la gente nos reclama”.

Se trata de ocho iniciativas legislativas con las que Podemos aspira a dominar el debate parlamentario en el último año de mandato

El pasado fin de semana, el Consejo Ciudadano de Podemos Andalucía se reunió cerca de Antequera, corazón geográfico y simbólico de la comunidad autónoma, para preparar un zafarrancho legislativo que entrará escalonadamente en el registro de la Cámara en los próximos dos meses: la ley de autoconsumo energético; la ley de cláusulas sociales para empresas que contraten con la Administración; una ley de responsabilidad social de empresas turísticas y la ley que regule los pisos turísticos; una ley de caminos públicos de Andalucía; una ley de protección de animales; una iniciativa legal que blinde un gasto mínimo del 5% del PIB regional para educación y del 7% para sanidad, y una normativa para regular la celebración institucional del 4D, que conmemora la manifestación del 4 de diciembre de 1977 a favor de una autonomía plena.

Se trata de ocho iniciativas legislativas con las que Podemos aspira a dominar el debate parlamentario en el último año de mandato, ya con la vista puesta en las elecciones de marzo de 2019. No todas tienen el mismo nivel de desarrollo, pero fuentes de la dirección aseguran que entrarán en el registro antes de que termine el año natural para que dé tiempo a que sean debatidas y aprobadas durante 2018.

Imagen del Pleno andaluz. /Parlamento de Andalucía

Con este impulso legislativo, que se suma a las otras 14 leyes ya presentadas en este mandato por Podemos (y desechadas por la Junta), Teresa Rodríguez quiere marcar una clara diferencia no sólo con la “escasa actividad” legislativa de otros grupos de la oposición, como PP y C’s. También pretende distinguirse del Gobierno de Susana Díaz, al que reprocha haber llevado al Parlamento sólo un tercio de las leyes que se comprometió a traer a lo largo de 2017 (diez de las 30 comprometidas).

Las leyes que Podemos Andalucía llevará al Parlamento provienen, según Rodríguez, de la larga ruta que emprendió entre mayo y junio de este año, visitando una veintena de municipios y ciudades de las ocho provincias andaluzas para escuchar de primera mano las necesidades de la gente. La formación morada se vanagloria de llevar en su programa todas las inquietudes que la gente le ha transmitido en esos dos meses de ruta, convirtiéndolo en texto legal.

Pero por encima de todo, hay una clara estrategia de Podemos Andalucía por distanciarse del debate catalán y construir un mensaje y una agenda propia, más pegada al territorio que quieren gobernar. La crisis secesionista de Catalunya ha evidenciado la falta de un discurso unitario y sólido -el cisma entre Podem, Anticapitalistas y la dirección central-, y las dificultades de Pablo Iglesias para articular un mensaje en Catalunya que sea bien visto en el resto de España, y viceversa.

Teresa Rodríguez dice que esto no es nada distinto a lo que le ocurre al PSC con el PSOE. “Es normal que las cosas se vean distintas en Barcelona que en Madrid”, advierte, “es normal que haya dos posiciones, en ese sentido, Podemos no es diferente que el PSOE”.