Público
Público

Las anécdotas de la jornada electoral

Obligan a un vocal a cambiarse una camiseta con los colores de la bandera republicana.

Publicidad
Media: 2.50
Votos: 10
Comentarios:

Colegio electoral/EFE

En un colegio electoral de Plasencia, en Cáceres, se ha producido una incidencia leve cuando la junta electoral de la zona ha obligado a uno de los vocales de las mesas electorales a cambiarse la camiseta que llevaba, una camiseta que imitaba la de la selección española pero con los colores de la bandera republicana.

Además, las primeras horas de la jornada electoral también nos han dejado dos fallecidos, un nacimiento y varios políticos como vocales en mesas electorales. También se han producido retrasos en algunos colegios electorales y en uno de ellos se ha tenido que ampliar el horario de votación para compensar.

En Madrid, un hombre de 92 ha fallecido por un infarto tras votar en el colegio Ortega y Gasset, situado en la calle Orense, 87, de la capital. Ha sido atendido por el Samur-Protección Civil, cuyos sanitarios no han podido reanimarle. En Girona, otro hombre de 72 con problemas coronarios, también ha fallecido a la entrada de su colegio electoral.

Como anécdotas, en Valencia, la vocal de una mesa electoral se ha puesto de parto en el momento de la constitución de la mesa en el Colegio Nuestra Señora de los Desamparados, por lo que ha tenido que ser sustituida y trasladada al hospital.

Por otra parte, en La Coruña la Junta Electoral ha tenido que autorizar que un colegio electoral cierre media hora más tarde que el resto, a las 20.30 horas, debido al retraso que se ha producido en la constitución de la mesa electorales por la ausencia de uno de los vocales.

Mientras, también en Extremadura, se ha registrado el desvanecimiento de un vocal en una mesa en la Casa de la Cultura en la localidad cacereña de Valdefuentes, donde se ha interrumpido la votación durante cinco minutos para continuar posteriormente tras ser atendido por las asistencias sanitarias.

En Madrid, en la calle Ferraz, miembros de una de las mesas electorales del colegio Sagrado Corazón de Rosales, han sacado dos urnas a la calle, una correspondiente a la emisión de votos para el Congreso y otra para el Senado, para que pudieran votar tres personas mayores en sillas de ruedas.

La decisión se ha tomado debido a que la silla salvaescaleras que se encuentra a la entrada del centro se ha colapsado antes de las doce del mediodía, debido al gran número de personas que han acudido a depositar su voto y que necesitaban del servicio de la misma para poder acceder al colegio. El gesto se ha repetido dos veces más, a pesar de la oposición de interventores de PSOE y Unidos Podemos, que estudian, con la normativa en la mano, poner una denuncia en el colegio electoral.

Chacón y Garicano, vocales en sus mesas electorales

Entre los políticos, se ha dado la situación de que la exministra socialista de Defensa, Carme Chacón (que renunció a ir en las listas del PSOE para estos comicios) le ha tocado figurar como vocal en una mesa electoral en el municipio barcelonés de Esplugues debido a que el titular no se ha presentado y ella, como suplente, ha tenido que ocupar su lugar para poder constituir la mesa.

Lo mismo le ha ocurrido al economista y responsable del Programa Económico de Ciudadanos, Luis Garicano, que ha publicado en Twitter una fotografía desde su puesto como vocal en un colegio electoral de Pozuelo de Alarcón. "Felices votos, empezamos", ha escrito en su perfil en esta red social.

Sánchez, sin bolígrafo para votar

Otra de las anécdotas ha tenido lugar en el colegio electoral de Pozuelo de Alarcón al que ha acudido a votar el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez. El candidato socialista se disponía a preparar las papeletas para votar cuando, al darse cuenta de que no tenía bolígrafo para seleccionar la lista para el Senado, ha tenido que pedir prestado uno a los periodistas que estaban esperándole.

Por otra parte, el coordinador del Partido "Por un mundo + Justo", Miguel Ángel Vázquez, que concurre a las elecciones en la lista de Unidos Podemos por Madrid, ha cedido su voto a un hombre migrante que no tenía derecho de sufragio y que ha podido votar por primera vez en el colegio Sagrado Corazón de Ferraz (Madrid).