Público
Público

Anticapitalistas señala al PSOE de la gestora como el "antagonista de" Podemos en su texto para Vistalegre 2

Miguel Urbán y Teresa Rodríguez presentan los documentos de esta corriente, que defiende "desmontar" la "maquinaria de guerra electoral" para sustituirla por una "maquinaria de conflicto social", y recupera medidas programáticas que el partido abanderó en las elecciones europeas de 2014 para lograr que Podemos se "reinvente". 

Publicidad
Media: 4
Votos: 11
Comentarios:

Miguel Urbán y Teresa Rodríguez / EFE

MADRID.-Miguel Urbán lleva meses anunciando la "muerte" del modelo de partido adoptado por Podemos en Vistalegre, y este jueves ha pedido "desmontar" lo que en la formación denominan "maquinaria de guerra electoral" para reemplazarla por otra "maquinaria de conflicto social". Desde esta idea, el borrador del documento político de Anticapitalistas sitúa a Podemos como la "fuerza antagónica" del PP y de "su principal sostén", "el Partido Socialista de la gestora", la "pata izquierda del régimen a derrotar", en palabras de Urbán, y por eso le toca "reinventarse". 

Urbán:"Hay que empezar a hablar de la desobediencia desde lo institucional. Simplemente parapetándose en las instituciones nunca se ha cambiado nada"

El eurodiputado y la coordinadora general de Podemos en Andalucía, Teresa Rodríguez, han presentado este jueves los cuatro documentos elaborados por la iniciativa que encabezan -al menos en términos mediáticos-, Podemos en Movimiento. Plantean la descentralización del partido, la autonomía de los territorios y su giro hacia un modelo más propio de un "movimiento, de una herramienta de empoderamiento ciudadano", en palabras de Rodríguez. "Hay que empezar a hablar de la desobediencia desde lo institucional. Simplemente parapetándose en las instituciones nunca se ha cambiado nada". "Sólo desde la protesta se puede ganar", apostillaba Urbán. "Estoy convencida de que los cambios se producen antes en la sociedad, y a pesar de las instituciones, que tienen una tendencia histórica a evitar estos cambios", secundaba Rodríguez.

Es un primer borrador, un documento marco -aunque muy desarrollado- que pretenden enriquecer recogiendo aportaciones en los próximos días. En él detallan su propuesta de restar poderes al secretario general para transformarlo en coordinador e instaurar portavocías más corales, además de recuperar medidas programáticas que la formación morada ya abanderaba en su debut en las elecciones europeas de 2014.

Rodríguez: "Los cambios se producen antes en la sociedad, y a pesar de las instituciones, que tienen una tendencia histórica a evitar estos cambios"

En parte, y como también han hecho desde la candidatura errejonista -cuyas líneas políticas clave han sido desveladas por Público este mismo jueves- los anticapitalistas trabajan como los pablistas y los errejonistas por la batalla del relato, por situar sus propuestas como las que defendió el partido en su etapa primigenia. 

Como explica el texto, la estrategia de Anticapitalistas tiene en la victoria de Syriza en Grecia y en su posterior "capitulación" frente a las instituciones europeas uno de sus pilares, que apuntala su hipótesis del Podemos rebelde y cercano a los movimientos sociales. "El caso de Grecia muestra los límites reales respecto a lo que implica necesariamente alcanzar el poder real", apunta el documento.

Por otra parte, hasta alcanzar ese hipotético escenario de gobierno que también plantean, "toca empezar desde ya" a pelear con más dureza contra el bipartidismo. "No podemos mimetizarnos con el bipartidismo, nacimos justamente para derrotarlo", apostilla el eurodiputado.


Matices sobre un posible acuerdo

Una vez presentados estos textos abrirán una web para aportar sugerencias e ideas, y comenzarán a negociar con pablistas, errejonistas y otros impulsores de documentos en la fase de fusión de textos, que se abre tras el 21 de enero. "En ese periodo de transacciones podemos llegar a acuerdos, debatir e intentar confluir y construir un proyecto conjunto", plantea Urbán, aunque advierte que en caso de no lograrlo presentarán una lista propia en la que también irá su nombre. 

Sí tienen la firme intención en llegar a un acuerdo en lo que respecta a la comisión de garantías, pero insisten en que en lo político y organizativo "es complicado" saber si hay opciones de entendimiento "sin ver los documentos". "Estamos en contra de los falsos consensos", apunta.

Recuperación del programa para las europeas

A lo largo de más de 90 páginas, Podemos en Movimiento recupera y recopila algunas de las propuestas programáticas estrella del partido para las elecciones europeas de 2014: desde la "socialización de sectores energéticos" hasta la moratoria del pago de la deuda pública -y el impago de la que se considere "ilegítima" en una auditoría-, pasando por desobedecer los límites de déficit público que marca Bruselas. 

También recogen la posibilidad de convocar referéndums de autodeterminación en los territorios que así lo deseen, y ponen sobre la mesa la importancia de recuperar la idea de abordar un proceso constituyente.

Un secretario general con menos poder; una persona un cargo

Los textos de Podemos en Movimiento recuperan también planteamientos en lo organizativo que ya fueron defendidos por Anticapitalistas en el primer Vistalegre, como la limitación del poder del secretario general para convertirlo en coordinador-perdería su capacidad para revocar cargos, nombrar a la Ejecutiva o intervenir en los territorios- o el reparto de responsabilidades orgánicas y públicas; una persona un cargo.

Sobre la descentralización, Rodríguez afirma que el Estado como tal es "un cascarón, la suma de los territorios", y traslada esta lógica al caso de Podemos: "Debemos de aprender de cómo se organizan los movimientos sociales", apunta, además de construir "ámbitos de decisión privativos de los territorios", en los que no pueda influir ni la Ejecutiva ni la dirección estatal, en la que quieren reservar 29 asientos para repartirlos directamente entre esos territorios en función del número de inscritos.

Por otra parte, los textos ético y de feminismos recogen propuestas como la de contar con un mínimo de un 50% de mujeres en los cargos orgánicos, o la de limitar a seis años el periodo de trabajo de los cargos de confianza.