Publicado: 12.07.2014 17:15 |Actualizado: 12.07.2014 17:15

Antonio Maíllo: "La banca pública en Andalucía es inminente"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Antonio Maíllo, elegido hace unos días candidato a la Junta de Andalucía por las bases de IU, cree que la calidad de la democracia en España está bajo cero. Está convencido de que es inminente la creación de una banca pública en Andalucía- de lo contrario habrá elecciones anticipadas- y no le gusta nada la posición de la presidenta de la Junta en el proceso de sucesión monárquica . Dice que lo prioritario ahora es la convergencia de la izquierda y derrotar al régimen del 78, que hace aguas por los costados.

Está ocurriendo ante nuestros ojos que el Gobierno endurece las leyes para frenar la protesta social, busca llevar a la cárcel a los sindicalistas que participan en huelgas y piquetes, presiona a los jueces, hace que lluevan sanciones administrativas sobre las organizaciones sociales...

Es la ignominia de un Gobierno que se dedica a perseguir a sindicalistas y activistas sociales y que al mismo tiempo indulta y eterniza los procedimientos e instrucciones de los grandes fraudes. Este es un país que ya no se sostiene. Hace falta un proceso de regeneración democrática y sobre todo hace falta una mayor implicación ciudadana respecto a lo que es una absoluta indecencia política, que es la persecución de unos 300 activistas y sindicalistas que suman ya en propuestas de condena 120 años de carcel.

¿Cuando dice que el país no se sostiene significa que está colapsando el régimen del 78?

Todavía no ha colapsado. Y digo todavía porque lo que sí hay es un agotamiento de ese modelo. La crisis no es sólo económica y financiera, no es sólo social; es una profunda crisis política. Por eso defendemos que la salida no sólo tiene que contemplar un cambio en las medidas económicas o financieras. Tiene que haber también un cambio de las reglas políticas. Es necesario construir un nuevo proyecto con unos cimientos más sólidos de justicia social y de regeneración democrática. Eso exige un cambio que no tiene más salida que un proceso constituyente.

"El que estemos gobernando con el PSOE no impide que tengamos un modelo político y social que no compartimos con ellos"Para eso hay que derrotar primero al bipartidismo.

El bipartidismo no es sólo una expresión partidaria. Estamos hablando de un modelo político, que ha tenido la hegemonía en este país hasta ahora y del que forman parte no sólo nominalmente dos partidos, hasta ahora mayoritarios, sino grandes banqueros, grandes empresas y grandes medios de comunicación. Circunscribir bipartidismo a dos partidos políticos no es atender a la dimensión de un modelo político que ha tenido en Juan Carlos de Borbón su soporte institucional. El poder simbólico de su abdicación forzada es el mejor reflejo del agotamiento de este modelo. Este país necesita una refundación, necesita ser reseteado, y en ese contexto la monarquía no tiene sentido en la España del siglo XXI.

Se puede combatir a la monarquía y al mismo tiempo admitir su respetabilidad ¿Es realmente respetable?

Es que la monarquía es una institución que tiene sus intereses vinculados a las grandes empresas y a las grandes corporaciones. El último ejemplo de ello fue la felicitación que hicieron las grandes empresas a través de prensa pagada, dando la bienvenida a un nuevo jefe del Estado, mientras las calles de Madrid estaban vacías. Eso tiene un poder simbólico como pocas cosas, respecto al momento político que estamos viviendo

El aforamiento del rey busca su inmunidad penal ante posibles delitos económicos ¿Estamos de acuerdo?

El aforamiento del rey -y la preocupación del PP por la chapuza que ha hecho en la promulgación de esa ley- es el mejor reflejo de la podredumbre del modelo bipartidista. Y que un rey que ha abdicado forzadamente, haya puesto como condición ese aforamiento urgente para evitar ya sean delitos económicos o cuestiones personales vinculadas a supuestas paternidades, refleja al personaje que hemos tenido como jefe del Estado durante estos tiempos.

¿Qué le parece el cerrado apoyo al proceso de sucesión de su socia en el gobierno de la Junta Susana Díaz?

A mí no me ha gustado nada la posición de la presidenta de la Junta respecto a la monarquía. Nosotros no la compartimos porque claramente apostamos por la república y los valores republicanos. Defendemos además que es necesario que la ciudadanía decida sobre qué modelo queremos de país. El hecho de que estemos gobernando con el PSOE no impide que tengamos un modelo político y social que no compartimos con el socio. Y las contradicciones de un partido que se llama socialista, de clara raigambre republicana, y el apuntalamiento que hacen de la gran banca , las grandes empresas y Felipe VI; es un problema suyo, no nuestro.

Gobernando con el PSOE han llevado a cabo recortes sociales en Andalucía ¿Justifica esos recortes?

Los explico, pero los recortes nunca son justificables. Lo que evidencia la crisis es que las comunidades autónomas no son más que unidades de gasto, con una dependencia extraordinaria del gobierno central, que es quien realmente tiene la independencia económica y financiera para la concesión de recursos. Hay toda una red de trampas normativas del gobierno central para achicar el espacio a un gobierno autonómico. Limitan el techo de gasto, condicionan la prioridad del pago de la deuda y disminuyen transferencias. ¿Qué dice el PP? Si usted quiere puede compensar la disminución de transferencias con obtención de liquidez a través de las privatizaciones. Con IU en el Gobierno aquí no se privatizan los servicios públicos ni se desmantelan. Si nosotros cayéramos en las privatizaciones después no sería posible recuperar los servicios públicos, simplemente porque no habría. A eso nos hemos negado.

"Que los catalanes tengan una consulta, voten y decidan no es incompatible con la democracia, sino que es necesario para la democracia"

Sería de nota, no. En nuestra acción de gobierno hay dos prioridades; una es la que hacemos como Gobierno y otra es lo que impedimos que se haga. Porque le digo una cosa: si no está IU en la Junta no hay garantías de que no se privatice

Estando IU en el Gobierno se han perdido, por ejemplo, 16.000 empleos públicos.

Evidentemente. Porque no hay dinero para afrontar ese gasto.

¿Dónde está el cumplimiento de acuerdos tan importantes con el PSOE como la creación de una banca pública en Andalucía?

Es un acuerdo programático y es inminente. Confiamos en tener antes de agosto el borrador y que durante este mes se apruebe. Este debate de la banca pública es estratégico porque ahí estará la credibilidad de la voluntad de cambio en el modelo económico. Es una de las razones por las que nosotros hemos entrado en este Gobierno. La banca pública tiene una definición clara de sus objetivos, que están vinculados a la apertura y facilitación del crédito a la pequeña y mediana empresa, a la economía social, a las cooperativas y al mundo de los autónomos. Y digo esto porque ese tejido productivo es el que genera realmente el empleo neto en Andalucía.

¿Con qué fondos contará la banca pública andaluza?

Ahora mismo hay dos fases. La primera se concretará en los presupuestos de este año con 1.420 millones de euros .En una segunda fase se conseguirá la ficha bancaria para la obtención de recursos exógenos y la potenciación de la financiación de este instrumento financiero.

El pasado 21 de junio las Marchas de la Dignidad rodearon los parlamentos autonómicos porque ellos también han instrumentalizado recortes y medidas antipopulares ¿Qué hacía usted en la manifestación de Sevilla?

Formamos parte del 22-M y formamos parte de toda esa construcción que son las Marchas de la Dignidad. Nosotros estamos en contra de la estrategia que el Gobierno plantea para salir de la crisis y nos movilizamos para advertir de la necesidad de un cambio en las reglas de juego. No hemos legitimado el cambio nefasto del artículo 135 de la Constitución. Nos opusimos. Estamos en la calle porque somos una fuerza de movilización.

"Lo importante, lo sustantivo y la clave es que haya acuerdos sobre políticas reales"Podría leerse que en esa manifestación IU estaba protestando contra sí misma.

No, eso no es así. Esa visión que tiene usted tan simplista, permítame que se lo diga. No la comparto, porque nosotros lo que estamos es trabajando en un proceso de movilización, de acumulación de fuerzas, de construcción de alianzas, para poder también cambiar las reglas de juego del parlamento, pero desde la reivindicación de entrar en el parlamento y avanzar hacia un proceso constituyente. Nosotros nos encontramos en esa manifestación y en otros ámbitos con las fuerzas y la gente que quiere un cambio real. Tenemos que acumular fuerzas desde la generosidad, el reconocimiento de los matices y la pluralidad de la izquierda para llegar al proceso de convergencia.

Vuelve a producirse una paradoja política con la convergencia. Ustedes tratan de sumar fuerzas en la izquierda para derrotar al PSOE con el que gobiernan...

Ese silogismo que está planteando no es verdadero desde el punto de vista de la lógica. Le voy a decir por qué: nosotros tenemos un acuerdo programático, en virtud de una correlación de fuerzas, en un gobierno concreto, para un tiempo concreto, y para un ámbito. No es más que un acuerdo programático para ejecutar unas políticas. Pero no es una alianza. Si en lugar de 12 diputados tuviéramos 30 le garantizo que ese pacto hubiera sido más audaz del que es. Con quien tenemos una alianza es con la calle y con los sectores vecinales, sindicales y sociales que nos empujaron a entrar en este Gobierno porque eran conscientes de que la presencia de IU condicionaría sus políticas.

¿Trabaja su candidatura a la presidencia de la Junta a favor o en contra de la convergencia? Quizás hubiera sido más lógico esperar un poco para converger con otras fuerzas y después hacer una candidatura conjunta...

La candidatura a la Junta no puede ser un problema para la convergencia. La convergencia y la ambición que tiene IU por cambiar a Andalucía y ganar hegemonía no pueden estar condicionadas por un candidato. Eso no puede ser nunca un problema. La clave está en que una organización como la nuestra, que está consolidada como la tercera fuerza política en Andalucía tenía que tener resuelta, sobre todo después de la crisis de la Corrala, la propuesta de candidatura, porque no podíamos estar en un escenario en el que una eventualidad de adelanto de elecciones pudiera provocar que IU no tuviera un referente para presentar a la cabeza de lista de las elecciones andaluzas. Eso ya lo hemos resuelto, pero nuestra prioridad y nuestro convencimiento es la convergencia y la confluencia en un bloque, donde nunca va a ser un problema esta candidatura.

¿Quiere decir que estaría dispuesto a reconsiderar su candidatura, si fuera necesario para alcanzar la convergencia?

"Lo único que podría provocar un adelanto electoral es que no haya acuerdo presupuestario"

Si se produce una confluencia se produce en todos los frentes, también en el electoral. Eso es lógico. Pero con toda nuestra humildad somos la fuerza más importante de la izquierda transformadora en Andalucía. Lo importante, lo sustantivo y la clave es que haya acuerdos sobre políticas reales.

¿Vislumbra un adelanto electoral en Andalucía?

No. Lo único que podría provocar un adelanto electoral es que no haya acuerdo presupuestario. Entiendo que un adelanto electoral se tiene que producir cuando hay razones graves para ello. En otoño el proceso catalán teñirá el panorama político.

¿Apoya el derecho a decidir del pueblo catalán?

Por supuesto. Pero quién dijo miedo. Estamos por abordar una solución con carácter estable para este país. Nosotros somos federalistas, el proyecto de IU establece una capacidad de decisión con el objetivo de seguir juntos. Un proyecto político en clave de clase y en clave de género. Es un error reducir el proceso catalán a un debate administrativo, que es una manera de no resolverlo nunca. Nos guste o no hay un problema, y ese problema hay que abordarlo desde mucho diálogo político, desde mucha empatía para intentar comprender los argumentos del otro y desde una ambición que es que el otro comprenda los argumentos de uno. O afrontamos con audacia política el modelo territorial o nunca resolveremos en este país la convivencia.

¿Eso significa que apoya que el pueblo catalán tiene derecho a hacer el referéndum?

Eso significa que todos tenemos derecho a decidir

¿Que todos decidimos sobre Catalunya o que los catalanes son los que deciden sobre Catalunya?

Que los catalanes tengan una consulta, voten, decidan y todos sepamos su opinión, no es incompatible con la democracia, sino que es necesario para la democracia ¿Por qué tenemos miedo a saber la opinión de cada comunidad? Ahora bien, dicho esto, yo defiendo y defenderé desde esa consulta que Catalunya este con nosotros.

Los catalanes no se están planteando el referéndum como una encuesta para que se sepa su opinión, sino como un método para decidir su futuro que puede incluir o no la independencia ¿Eso lo deben decidir ellos solos o todos los ciudadanos del Estado?

No se puede soslayar la opinión de una sociedad si masivamente -y cuando digo masivamente no hablo del 50 por ciento- quiere cambiar el modelo de relación política con el resto del Estado

¿No vale el 50 por ciento?

Cuando digo masivamente no me refiero al 50 por ciento más uno. Pero nosotros en el debate vamos a defender con pasión que haya un estado federal que reconozca las naciones, por tanto plurinacional, solidario, laico y republicano. Ese es nuestro modelo de país.


http://www.quoners.es/debate/consideras-que-una-banca-publica-solucionaria-los-problemas-financieros-del-pais