Publicado: 10.08.2015 14:05 |Actualizado: 10.08.2015 14:05

El anuncio de la Lotería de Navidad podría estar prohibido en la nueva ley del juego que prepara el PP 

El borrador del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas establece numerosas condiciones y limitaciones a los operadores que condicionan el acceso y el ejercicio del juego, como la prohibición de publicidad en canales, medios, programas, webs y eventos destinados a público menor de edad

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Imagen de la última campaña de Lotería de Navidad del Estado

Imagen de la última campaña de Lotería de Navidad del Estado

MADRID.- La Comisión Nacional del Mercado y de la Competencia (CNMC) ha advertido este lunes de que algunos anuncios, como los más recientes de la Lotería de Navidad u otros de operadores públicos, podrían "no ser admisibles" con la nueva regulación sobre el juego, que proyecta el Gobierno.

Estas apreciaciones las hace la CNMC en el informe que ha realizado sobre el borrador del proyecto de real decreto sobre comunicaciones comerciales de las actividades de juego y de juego responsable.

El borrador del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas establece numerosas condiciones y limitaciones a los operadores que condicionan el acceso y el ejercicio del juego, como la prohibición de publicidad en canales, medios, programas, webs y eventos destinados a público menor de edad o limitaciones horarias en los diferentes canales de comunicación.



Además, en el proyecto se regulan las condiciones sobre el contenido de la publicidad (limitaciones para la aparición de personajes famosos o de relevancia o notoriedad pública que tengan un atractivo para el público infantil o juvenil). Competencia hace una valoración positiva sobre el texto, aunque alude a determinadas cuestiones "susceptibles de ser mejoradas".

El organismo público explica que el proyecto prohíbe las comunicaciones comerciales que sugieran que el juego "puede ser una solución o una alternativa a problemas personales,

En el informe, el organismo público explica que el proyecto prohíbe las comunicaciones comerciales que sugieran que el juego "puede ser una solución o una alternativa a problemas personales, profesionales, financieros, educativos, de soledad o depresión".

Y por tanto considera que al afectar las prohibiciones tanto a los operadores de juego públicos como privados "muchas de las campañas que se están emitiendo actualmente en radio y televisión tendrían encaje en estos supuestos, en concreto algunas campañas de Loterías y Apuestas del Estado y de la ONCE".

De esta forma, si el real decreto entra en vigor, "podrían no ser admisibles", a juicio de Competencia, "algunos anuncios como los más recientes de la lotería de Navidad u otros anuncios de operadores públicos donde se hacen referencia a ideas y valores tales como la libertad, las ilusiones, el valor para jugar y conseguir un gran bote, el lujo, el éxito, etc".

Competencia se refiere además a unas disposiciones del borrador en materia de apuestas, en concreto a la que permite emitir comunicaciones comerciales de apuestas durante la retransmisión de acontecimientos deportivos o hípicos.

Alude otras limitaciones establecidas en relación con la emisión de comunicaciones comerciales con el fin de proteger a los menores

La CNMC ve que "hasta cierto punto sea normal que la publicidad de este tipo de apuestas vayan asociadas a la emisión en directo de los acontecimientos deportivos", pero subraya también que este tipo de apuestas "están incluidas entre las que generan mayor riesgo y se consideran potencialmente muy peligrosas".

Por ello, dice, "son susceptibles de causar perjuicios a los menores" y "no se puede olvidar -añade- que en las retransmisiones de algunos deportes puede haber una elevada audiencia de niños y adolescentes, tanto a través de la televisión como de la radio".

También alude otras limitaciones establecidas en relación con la emisión de comunicaciones comerciales con el fin de proteger a los menores. En determinados tipos de juegos y apuestas, el borrador fija como límite que no se emitan en las franjas denominadas de protección reforzada.

Estas franjas se establecieron en su día sobre contenidos televisivos e infancia para evitar la emisión de aquellos contenidos, sobre todo programas, no recomendados para menores de 12 años. Abarcan básicamente las tardes de los días laborables, de 17 a 20 horas, pero no las de los fines de semana.

En opinión de la CNMC, se podría haber ampliado estas franjas con las tardes de los fines de semana -en televisión y radio- porque "suele haber una gran audiencia de menores de 12 años"