Publicado: 03.05.2015 21:42 |Actualizado: 03.05.2015 21:42

ESTIMACIÓN PROSPECTIVA DE JM&A PARA LAS MUNICIPALES

"Los que procuran que Ciudadanos empate con PP, PSOE y Podemos se dan un tiro en el pie"

El asesor electoral Jaime Miquel advierte contra "las exageraciones de algunos opinadores" que sobrevaloran las posibilidades de Ciudadanos en unas generales y sostiene que es también un error extrapolar los resultados andaluces para descartar a Podemos, que considera empatado con el PSOE

Publicidad
Media: 4.17
Votos: 18
Comentarios:
Jaime Miquel, especialista en análisis de la situación electoral.

Jaime Miquel, especialista en análisis de la situación electoral.

BARCELONA.- Jaime Miquel es asesor electoral especializado en partidos políticos. Licenciado en Geografía e Historia (UCM, 1981), investigador del comportamiento electoral y de la opinión pública formado en Gallup, está especializado en la estimación prospectiva de resultados, definición cuantitativa de objetivos electorales y formulaciones estratégicas, y lleva muchos años elaborando informes de situación electoral para La Voz de Galicia y otros medios de comunicación.



"En los comicios del 24-M se espera un retroceso de algo más de 2 millones de votos para el PP y en torno a 1,3 millones para el PSOE, con respecto a las elecciones municipales de 2011"

¿A tenor del alud de encuestas publicadas por los diferentes medios de comunicación y analizadas para este Desk Research para Público, cuál es el escenario electoral que se dibuja para las próximas elecciones municipales y autonómicas?

Sabemos que el PP promedia el 34,5% de los votos válidos en las siete ciudades más grandes de Galicia. El mismo porcentaje que obtiene este partido en Madrid con Esperanza Aguirre y cinco puntos más que en Valencia con Rita Barberá. Si el PP promedia el 35% en la Galicia urbana o en Madrid, o el 32% en las elecciones autonómicas madrileñas y el 30% en las valencianas, podemos asegurar que este partido no alcanzará el 30% de los votos válidos en las elecciones municipales del 25 de mayo en España.

Esto significa que su resultado no será inferior a los cinco millones y medio de votos, si se queda en el 25%, pero nunca superior a los 6,7 millones. Lo que a su vez nos informa de un retroceso esperado del PP de algo más de dos millones de votos respecto a su posición del año 2011 y esto es algo parecido a lo que le debe suceder al PSOE. Las encuestas publicadas sitúan a los socialistas hacia el 20% de promedio en las siete grandes capitales analizadas en la estimación para Público, lo que nos dice que conseguirán entre el 22% y 24% en España, y esto nos lleva hacia los cinco millones de votos socialistas, que es un retroceso de 1,3 millones respecto a su posición del año 2011.

Nos ha explicado una situación electoral cuando menos preocupante para PP y PSOE ¿Quiere esto decir que el bipartidismo saldrá castigado de las elecciones de mayo?

El viejo bipartidismo cede en las urnas, porque el PP no alcanza los siete millones de votos desde hace más de un año, mientras que el PSOE no alcanza los seis millones, para al final defender el 20% con dificultades insuperables desde la irrupción de Ciudadanos. Entre tanto, las formaciones de obediencia territorial conservan sus posiciones. Sucede con el BNG, pero también con Compromís, CHA, CiU, ERC, CUP, que irrumpe en Barcelona, el PNV, o Bildu. También resiste Izquierda Unida, aunque en el borde de los porcentajes de exclusión en casi todos los ámbitos, una situación muy complicada.

Aunque Podemos y Ciudadanos ya tuvieron protagonismo en las pasadas elecciones europeas, ha sido tras las elecciones andaluzas de este año cuando han empezado a materializar su propio espacio en la política española. ¿Cuál será la proyección para las municipales y autonómicas de estos nuevos partidos?

Sobre las posiciones que ocupan Podemos y Ciudadanos tampoco hay tanta incertidumbre, aunque conviene distinguir los fenómenos electorales de las vicisitudes de estas organizaciones. En este sentido, hay que aislar ambas materias de las exageraciones de algunos opinadores, como por ejemplo el 20% que, según algunas encuestas, obtendría Ciudadanos en España. Esta cifra nos viene a decir que serían la primera fuerza política en Madrid o la Comunidad Valenciana. Es la misma exageración que dar por perdida la posición de Podemos para unas generales en España después de las elecciones autonómicas de Andalucía, porque el 15% de Podemos en aquellos comicios es un porcentaje inferior al que obtiene este partido en cualquier tipo de elección en España. En Andalucía, como en Galicia o Extremadura, el bipartidismo resiste. Y esto, traducido en votos, son cerca de cinco millones para Podemos, lo que les sitúa en una posición pareja a la del PSOE en vísperas de las elecciones generales.

"Tratar de partir al PP jaleando a Ciudadanos es un error estratégico, una muestra de incompetencia electoral, porque el grueso de los votantes del PSOE y el PP se concentra en las edades más avanzadas"

Pues no son pocas las encuestadoras que a día de hoy vaticinan una caída libre de Podemos y un espectacular ascenso de Ciudadanos. ¿Cómo lo explicaría?

Quienes sostienen que Ciudadanos se ha igualado en la cabeza con el PSOE, Podemos y PP se están pegando un tiro en el pie derecho. Son los mismos que se lo pegaron meses atrás en el izquierdo. Tratar de partir al PP jaleando a Ciudadanos es un error estratégico, una manifestación de su incompetencia electoral. El grueso de los votantes del PSOE y el PP se concentra en las edades más avanzadas, en cifras que están consolidadas desde el año 2013. El electorado que está configurando Albert Rivera recoge a electores desmovilizados de la mitad más joven del censo, pero estos votantes ya no estaban en el PP, sino en la abstención o en la indecisión, menos en UPyD. Luego su reincorporación al sistema, en torno a Ciudadanos, minora las posiciones relativas de todos, no sólo del PP. Lo que les queda a los populares está ahí desde el año 2013 y no está al alcance de Rivera. Por consiguiente, promocionar a Ciudadanos con la idea de partir al PP o de beneficiar al PSOE, es pegarse un tiro en el pie derecho y así vienen bailando algunos desde el mes de julio de 2014.

¿Nos está sugiriendo que el supuesto pinchazo de Podemos a costa del ascenso de Ciudadanos no responde a la realidad de las encuestas analizadas?

El sistema viene a remolque de las situaciones electorales y ésta es la novedad más interesante de la situación. La casta acorraló al sistema por los dos lados y desde entonces viene dando palos de ciego, como sugerir que Ciudadanos y Podemos compiten por el mismo espacio electoral, porque esto sí que es no entender nada. Ciudadanos y Podemos responden al mismo fenómeno, su materia social es similar, pero ocupan espacios electorales claramente diferenciados. Les une la edad, la formación, el siglo XXI, son más jóvenes y mejor formados, gente de sello UE que persigue la convergencia plena, sin excepción española de clase alguna. Ambos fenómenos son transversales, pero uno, Podemos, se opone frontalmente a las políticas comunitarias en curso y se configura, sobre todo, a partir de electores del PSOE, mientras que el otro, Ciudadanos, participa de las mismas, atrayendo, sobre todo, a votantes desmovilizados del PP.

Usted ha sugerido en más de una ocasión que la contienda electoral para este año 2015 será entre lo nuevo y lo viejo y ha avisado de que la generación más joven es quien está liderando los cambios políticos en España.

La Red ha roto el monopolio de la verdad que ejercía el conjunto de los medios convencionales y esto ha liberalizado el negocio de los votos. Lo que está sucediendo en España es que los más jóvenes se organizan en otros espacios. Esto también sucede en Grecia o en Italia. Los jóvenes lideran a las generaciones precedentes con un nuevo pensamiento de lo público y están asaltando los sistemas de representación hasta el punto de conquistar el poder en Grecia con Syriza. Los ciudadanos han arrinconado, en este país, al viejo sistema de los dos lados, izquierda y derecha, desprestigiado y asociado a la corrupción y la clientela, tal como sucede en España.

¿Este fenómeno político tiene parangón en otros países de la Unión Europea?

Claro que sí. La política real se impone. La Unión Europea es una zona de acumulación de riqueza y de progreso en el mundo global, una región privilegiada y distinta de otras de extracción de recursos, donde la vida de las personas vale menos, o de guerra, donde la vida forma parte del negocio. Syriza no es más que el renovado lado izquierdo del sistema gestor UE del Estado heleno. No son colectivistas, ni radicales, populistas o frikis, del mismo modo que Podemos viene a definir la clase política de reemplazo del PSOE, y Ciudadanos, la del PP. El bipartidismo sólo organiza a la parte más antigua de la sociedad, luego el sistema ya ha cambiado. Además, Cáritas pidiendo auxilio para dar de comer a la gente en el primer mundo, en pleno siglo XXI, es una idiotez en términos globales.

La Unión Europea tiene capacidad para resolver sus problemas y desde luego que es un problema comunitario el futuro de los jóvenes del gran Sur. Grecia sola no puede, el Sur, sí. Porque existe un espacio ciudadano de ruptura de las sociedades endeudadas del sur de Europa. Enric Juliana lo ha sintetizado, para que se entienda mucho mejor mi concepto, como "la zona de ruptura".