Publicado: 15.09.2015 13:19 |Actualizado: 15.09.2015 13:19

Archivado el caso del senegalés que murió al caer de un balcón de Salou cuando huía de los Mossos

El juez puede sospechar que el fallecido pretendía escapar u ocultarse para evitar ser detenido, pero no encuentra indicios penales en la actuación de los agentes cuando Mor Deme Sylla se encaramó a la parte exterior del balcón y cayó al vacío

Publicidad
Media: 3
Votos: 2
Comentarios:
Unos doscientos senegaleses se manifestaron por las calles de Salou (Tarragona) para protestar por la muerte de uno de sus compatriotas- EFE

Manifestación de senegaleses por las calles de Salou (Tarragona), en protesta  por la muerte de su compatriota.- EFE

MADRID.- El juez de instrucción 4 de Tarragona ha archivado el caso del senegalés que falleció el pasado 11 de agosto agosto al caer de un balcón de Salou cuando entraron los Mossos d’Esquadra en su piso para registrarlo, lo que originó una oleada de protesta entre compañeros y compatriotas del senegalés, que culpan a los agentes de su muerte.

En un auto, el juez Joaquín Elías Gadea Francés concluye que no encuentra indicios de una actuación criminal de los agentes de la policía catalana que participaban en una operación simultánea de registro en tres domicilio donde se sospechaba que se guardaba material falsificado para venderlo en el “top-manta”.

El magistrado sostiene en dicho auto que “no existe indicio alguno que permita inferir la participación de ningún agente de los Mossos d’Esquadra en el fallecimiento del Sr. Mor Deme Sylla”. La denuncia había sido presentada por el hermano del fallecido, Ibrahima Sylla..

Los testigos confirman la versión de la policía


Desde el principio todas las sospechas se centraron en una agente de los Mossos d’Esquadra. El juez entiende que su declaración es coherente con la visión de dos testigos protegidos, que vieron caer al senegalés desde la calle. “Ninguno de los testigos advierte participación alguna” de la policía en la caída, “ni siquiera un contacto físico entre el finado y la agente", expone el juez.

Tampoco ninguno de los compañeros de piso del senegalés "vio ni presenció ningún tipo de contacto físico entre el fallecido” y los agentes; ni siquiera el compañero de habitación del fallecido, quien era la persona que más cercana cuando se produjo la caída.

La agente de los Mossos afirmó en su declaración que cuando entró en la habitación “el fallecido salió corriendo hacia el balcón, dio un salto y se colocó detrás de la barandilla, tratando de descender, como si intentara huir de la vivienda. Cuando esto sucede la agente todavía estaba en el interior de la habitación. Al presenciar esta acción la policía se acerca hacia el balcón, pero cuando llega a asomarse el Sr. Sylla ya cuelga desde el toldo, desde donde cae a la calle, según relataba”.

Imposible describir como un cirujano qué ocurrió


“Considero que, desde la distancia que me separa del momento en el que sucedieron los hechos denunciados, me resulta prácticamente imposible describir con la precisión de un cirujano qué sucedió exactamente, qué pretendía el Sr. Mor Deme Sylla cuando accede a la parte exterior del balcón y cuál fue su intención última”, expone el juez en el auto de archivo: “Es complicado acceder a los arcanos más íntimos de las personas en determinadas situaciones. Lo que sí puedo afirmar, una vez practicadas todas las diligencias que he considerado necesarias para el esclarecimiento de estos hechos, es que no advierto indicio alguno que me permita sostener la más mínima duda acerca de la participación de los agentes de los Mossos d’Esquadra” en su fallecimiento.

El juez instructor agrega que puede sospechar que quizá el senegalés “pretendía escapar, o trató de procurarse algún tipo ocultación a la acción policial, en cualquier caso no encuentro elemento alguno que permita sostener que la acción de algún agente de la policía de los Mossos d’Esquadra rompió el nexo de causalidad entre el riesgo que el finado asumió al encaramarse a la parte exterior del balcón, y el fatal desenlace que su acción determinó”.

Por ello, dicta el sobreseimiento provisional del caso, al no encontrar indicios de actuación delictiva entre los policías que participaron en el registro.