Publicado: 19.05.2015 16:21 |Actualizado: 19.05.2015 16:21

Arenas: "Un partido es algo más que un líder y una pantalla de televisión"

El vicesecretario general de Política Autonómica y Local del PP alerta de que 2015 es el año más importante desde el fin de la Dictadura.

Publicidad
Media: 3
Votos: 2
Comentarios:
Javier Arenas durante el mitin en el que ha participado en Málaga.

Javier Arenas durante el mitin en el que ha participado en Málaga.

MÁLAGA.- El argumentario del Partido Popular (PP) para este año electoral se ha plagado de figuras mesiánicas, para bien y para mal. Al tiempo que tacha de "salvapatrias" a algunas de las nuevas formaciones que amenazan su granero de votos, los de Génova se autoerigen como salvadores de España en plena crisis económica.

Así lo ha puesto de manifiesto este mediodía el vicesecretario general de Política Autonómica y Local del PP, Javier Arenas, que anda estos días de gira electoral por Andalucía. En un acto organizado en Rincón de la Victoria (Málaga) para respaldar a su candidato local, Arenas ha subrayado que “el Partido Popular no es un melón por calar; todo el mundo sabe lo que es el PP, al que los españoles siempre llaman cuando se sienten con el agua al cuello”.



Refiriéndose a los partidos emergentes y en un claro lapsus de las comparecencias de Rajoy vía plasma, Arenas ha sentenciado que “un partido es algo más que un líder y una pantalla de televisión, porque es más difícil gobernar que hacer media hora de televisión”. En una intervención en la que hasta por cinco veces ha hablado de “los errores cometidos” sin llegar a concretar ninguno, Arenas ha reivindicado el orgullo de ser del Partido Popular y el poder de las siglas de la formación. Tan orgulloso estaba, que incluso ha doblado el número de gaviotas, porque “uno está muy orgulloso de las dos Ps y de las dos gaviotas”.

Parecerse a Alemania o a Venezuela

Y si hay un mesías tiene que haber caos y apocalipsis y, en ese sentido, Arenas está convencido de que éste 2015 electoral “es el año en el que más cosas nos jugamos desde que pasamos de la Dictadura a la Democracia, porque algunos quieren acabar con la Constitución española, con el modelo de Estado y con la monarquía parlamentaria”, y de propina mención especial, claro está, al otro lado del Charco: “Nos jugamos si queremos parecernos a Francia o Alemania o a la Venezuela de Maduro”.

En esta coyuntura y a cuatro días del cierre de campaña electoral, el que fuera presidente del PP andaluz hasta 2012 ha dado consejos a los asistentes sobre la fiabilidad de los políticos: “No se fíen de los que dicen que todo está bien”, advierte, “porque infalible sólo es el Papa para los que somos creyentes y si no, acuérdense de Zapatero, que decía que no había crisis, que estábamos en la Champions League”.

En segundo lugar, “no se fíen de quienes dan soluciones fáciles a problemas difíciles y como ejemplo, el partido éste nuevo, el de la...” y llevándose la mano a la cabeza, casi como si estuviera contando un chiste, ha esperado hasta que alguien del público ha gritado “¡el de la coleta!”. “Ese, ese”, ha seguido Arenas, “que el otro día le preguntan cómo arreglaría el problema del paro y dice que muy fácil, dando un sueldo gratis a todo el que lo necesite. Tú no eres un político, tú eres un fenómeno”.

Su conclusión, por tanto, es que mientras “algunos llaman al cambio estos días, cambio es lo que precisamente hizo Rajoy cuando llegó, y ahora toca consolidar y por eso necesitamos cuatro años más”.

No fiarse ni de los "políticos incoherentes"

En plena parálisis de la Junta de Andalucía, Arenas no ha desaprovechado la ocasión para dejar recados varios; incluso ha sacado a relucir el 11-M mascullando el trabalenguas “perdimos por lo que perdimos y todos sabemos por lo que perdimos”.

Siguiendo con su ronda de consejos, Arenas ha advertido de que “no se fíen de los políticos incoherentes, cuyos hechos no se ajustan a lo que predican, porque la señora Susana Díaz –o “Díez”, como él insiste en llamarla- pide que se respete la voluntad del pueblo andaluz y yo estoy de acuerdo pero entonces, ¿por qué no dijo lo mismo cuando el PP ganó las elecciones andaluzas hace tres años?”

No han quedado ahí las críticas al PSOE, de cuyo líder Pedro Sánchez ha dicho que “es ‘Zapatero Bis’ porque, aunque es cierto que es joven, viene con recetas viejas”. La corrupción también ha hecho acto de presencia, pero para referirse únicamente al caso de los ERE y los cursos de formación, que según él “fueron un fraude para impedir el cambio en Andalucía”, e introducir un nuevo argumento de defensa ante la oleada de tramas de corrupción que salpican hoy al PP: “el 95 por ciento de los casos que salen ahora no son de la época de Rajoy”. Lo dicho, un salvador... a pesar de “los errores cometidos”.