Publicado: 10.09.2015 23:50 |Actualizado: 11.09.2015 11:09

Arranca la campaña de las elecciones catalanas más excepcionales

Las poco más de dos semanas que quedan hasta los comicios del 27-S se vislumbran decisivas para captar a los indecisos, que serán claves para dilucidar si el próximo Parlament tiene una mayoría independentista e inicia el camino hacia un Estado catalán

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
foto campaña

Acto de campaña de las CUP-AE (Candidatura d’Unitat Popular- Alternativa d’Esquerres). PÚBLICO

BARCELONA.- Algunos las consideran unas elecciones plebiscitarias. Otros insisten en que no lo son. Pero todos se ponen de acuerdo en que los comicios catalanes del 27 de septiembre son excepcionales y más decisivos que nunca. Después de varias semanas con innumerables actos de precampaña, a las doce de la noche ha arrancado oficialmente la campaña con la tradicional pegada de carteles. Quedan quince días para intentar convencer a los indecisos -un 16,5% de los electores, según el sondeo publicado este jueves por el CIS- y superar las expectativas marcadas por las encuestas publicadas hasta el momento.

Ninguna pone en duda la victoria holgada de Junts pel Sí, la lista con la que Artur Mas quiere revalidar la presidencia de la Generalitat aunque instrumentalmente la encabeza Raül Romeva, pero al mismo tiempo no le dan la mayoría absoluta a la que aspira. Siempre según los sondeos publicados, la mayoría absoluta independentista sólo será realidad con los escaños de la CUP. En todo caso, los votantes independentistas llegarán a las urnas totalmente movilizados y arrancarán la campaña con una nueva demostración de fuerza: la masiva Via Lliure, que llenará de -al menos- centenares de miles de personas la Meridiana de Barcelona. Por cuarto año consecutivo, la fiesta nacional de Catalunya se convertirá en un clamor a favor de un Estado propio catalán.

La duda, y una de las claves para el escenario posterior al 27-S, es quién ocupará el segundo lugar en las urnas. Ciudadanos parte ahora mismo con una ligera ventaja sobre Catalunya Sí Que es Pot (CSQP), la candidatura de confluencia de la izquierda liderada por Lluís Rabell. Los dos grandes partidos estatales, PSOE -a través del PSC- y PP, por su parte, aparecen relegados en cuarto y en quinto lugar y coinciden en rechazar no sólo la independencia sino también un referéndum para dilucidar el futuro político de Catalunya. Las cuatro candidaturas aspiran a captar a la masa de votantes de los barrios populares de Barcelona y su área metropolitana que normalmente se abstenían en las elecciones catalanas. CSQP aparece como la única opción que no apuesta por la independencia pero sí defiende un referéndum para que los catalanes ejerzan su derecho a decidir.



Mas: “Tenemos una oportunidad de oro”

La lluvia ha obligado a cambiar las ubicaciones del inicio de campaña. Junts pel Sí ha hecho su primer acto oficial en el campus de Ciutadella de la Universitat Pompeu Fabra (UPF), en Barcelona, con la presencia de los cinco primeros candidatos de su candidatura: Romeva, Carme Forcadell -expresidenta de la Asamblea Nacional Catalana (ANC)-, Muriel Casals -expresidenta de Òmnium Cultural-, Artur Mas y Oriol Junqueras, el presidente de ERC. Romeva ha asegurado que hoy empieza “la campaña de nuestra vidas”, mientras que Mas ha afirmado que “tenemos una oportunidad de oro y tenemos el poder de creer en nosotros mismos, en la democracia y en la fuerza de las urnas”.

Rabell: “La gente trabajadora reconoce a la gente trabajadora”

CSQP había escogido el distrito de Nou Barris como escenario de inicio de la campaña, pero la lluvia ha modificado los planes y, finalmente, la pegada de carteles ha empezado en el Casinet de Hostafrancs. En todo caso, la elección inicial de Nou Barris reitera la apuesta de la candidatura de Lluís Rabell por intentar movilizar al tradicional abstencionista en las elecciones catalanas, muchos de los cuáles son antiguos votantes socialistas. Captar votos de la abstención es clave para que la candidatura pueda superar a Ciudadanos en el segundo lugar y, de paso, contribuya a fortalecer las aspiraciones de Pablo Iglesias en las elecciones generales de fin de año. De hecho, el secretario general de Podemos se volcará en la campaña y el miércoles, en Rubí, ya pidió la participación de “esa gente de barrio que no vota”, una idea repetida por Rabell el jueves, durante la presentación del cartel de CSQP.

En el acto en Hostafrancs, Rabell ha destacado que “sabemos reconocer a nuestra gente”, para añadir que “la gente trabajadora sabe reconocer a la gente trabajadora”. El candidato de CSQP ha querido dar réplica a quienes plantean estas elecciones como algo que sólo tiene que ver con la relación entre España y Catalunya. "Ahora nos quieren dar lecciones de patriotismo", ha dicho, "los que hace tiempo hablaban en castellano porque hacía más fino".

Lluis Rabell también ha criticado con dureza la política de gobiernos como el de Mariano Rajoy, y al tiempo ha puesto en valor las movilizaciones del 15M, las mareas ciudadanas y las huelgas en contra de la precarización laboral. "Por eso la gente de Barcelona se levantó para ovacionar a la alcaldesa de Madrid", ha dicho en relación la participación de Manuela Carmena el pasado día 4 en el encuentro de "Ciudades por el bien Común".

La campaña, según Rabell, es la de David contra Goliat, la de la gente "de izquierdas, picando piedra como siempre" frente a los que "controlan los grandes medios". El candidato de Catalunya Sí que es Pot ha dedicado también parte de su discurso de arranque al elogio de "la revolución democrática de la gente que toma el destino en sus manos" y ha manifestado el propósito de "hacer campaña con ojos y voz de mujer, porque sólo así se pueden cambiar las cosas.

Gemma Lienas, única candidata que ha intervenido en el estreno de la campaña de Cat Sí Que es Pot ha lamentado nada más empezar que las mujeres no fueran más numerosas. Ha explicado que el patriarcado y el capitalismo son las causas de la gran desigualdad que existe entre un núcleo de privilegiados y la mayoría de la sociedad". Ha cargado contra el capitalismo salvaje y ha proclamado que ella, "por encima de todo", es feminista. "Mi patria sois las feministas", ha afirmado tambien para anunciar otra forma de hacer política. Joan Coscubiela, número 3 de la candidatura, Albano Dante, número 4, y Joan Josep Nuet, número 6, también han intervenido en el acto.

juntspelsi

Los candidatos de Junts pel Sí, de izquierda a derecha; Mas, Junqueras, Romeva, Forcadell y Casals.- EFE

La CUP aboga por una doble ruptura

La otra opción independentista, la CUP, ha cambiado el Born por el casal La Cruïlla, también en la capital catalana, para empezar. Unas horas antes, la formación de la izquierda independentista ha celebrado un mitín en Sabadell, con la participación de su cabeza de lista, Antonio Baños, y el todavía diputado David Fernàndez, entre otros. El acto se ha celebrado bajo cubierto por la lluvia y ha congregado a unas 500 personas, de las cuáles unas 200 lo han seguido desde fuera del exterior del auditorio Pere Quart, que se ha llenado.

En su intervención en frente de La Cruïlla, Baños ha querido subrayar que “hoy no empieza nada, sino que continua una lucha de muchos años”. El candidato de la CUP ha querido vincular en todo momento la ruptura nacional con la ruptura social y económica y ha querido mostrar la vertiente internacionalista de la formación al destacar la solidaridad con los refugiados y las personas migradas y afirmar que el “capitalismo” es el principal responsable del actual “drama” del Mediterráneo. Baños también ha mandado una “salutación fraternal a los pueblos que luchan por su libertad en la Península”.

En un intento de desmarcarse de personalismos, la formación ha presentado su cartel a través de Baños, y otros candidatos, como Eulàlia Reguant -número 6 por Barcelona- o los todavía diputados Isabel Vallet y David Fernàndez y ha pegado sus primeros carteles en una oficina de La Caixa.

El PSC intenta situarse entre Mas y Rajoy

El PSC, por su parte, ha arrancado de la mano del PSOE, ya que el secretario general de la formación estatal, Pedro Sánchez, ha acompañado durante todo el día al candidato de los socialistas catalanes, Miquel Iceta. Con la casi certeza de que obtendrán el peor resultado de su historia y con la aspiración de salvar los muebles, el PSC ve esta vez con buenos ojos un masivo desembarco de dirigentes del PSOE y ha empezado la campaña con un acto en el Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona (CCCB). Los socialistas han repartido sus ataques entre CDC y el PP. Iceta ha asegurado que “no queremos la independencia ni el inmovilismo, ni queremos ser cómplices de uno de los causantes de esta situación”. Sánchez ha acusado tanto a Mas como a Rajoy de ser un “fraude”, de “mentir” y de “tener miedo a dar la cara”.

El PP ha optado por el polideportivo de Can Dragó, en Nou Barris, para su primer acto, mientras que Ciudadanos se ha decantado por un hotel de la plaza España, el Catalonia Plaza. El partido de Mariano Rajoy parece que ha parado su pérdida de votos con el relevo de Alicia Sánchez-Camacho por Xavier García-Albiol. El exalcalde de Badalona, protagonista de numerosas polémicas racistas, intenta llevar la iniciativa en el campo que apuesta por la continuidad de Catalunya en España promoviendo una entente con el PSC y Ciudadanos. De momento, sin éxito. En su primer parlamento de campaña, el candidato del PP ha señalado que quiere erigirse en la “voz” de los “no independentistas” y a prometido “plantar cara” al soberanismo”.

En Ciudadanos ha sido Albert Rivera el encargado de acaparar la atención, a pesar de que el presidente de la formación no lidera una candidatura que tiene como número uno a la diputada autonómica Inés Arrimadas. Ambos han pedido el voto para “firmar la carta de dimisión de Mas”.

La CUP y Junts pel Sí coinciden en Nou Barris

Previamente, durante la tarde del jueves, candidatos de la CUP y de Junts pel Sí han coincidido en un acto en Nou Barris convocado por la ANC, Súmate -la organización que agrupa a independentistas de origen no catalán- y por entidades gallegas con implantación el Catalunya, como el BNG. El cabeza de lista de la CUP, Antonio, Baños ha explicado a Público que no han tenido inconveniente alguno en compartir escenario con Junts pel Sí porque se trata también de otra candidatura independentista, favorable a la constitución de una República Catalana, y en la que figuran personas con las que "han luchado juntos". Ha señalado que en esa lista, la de Junts pel Sí, se encuentran personas "como el presidente Artur  Mas que han apoyado al PP y que ahora mismo practica política de privatizaciones y de recortes". "Se trata de contradicciones que ellos han de resolver", ha explicado, pero ha reconocido que “la CUP también tiene otras contradicciones”.

El candidato de la CUP asegura que no están nada preocupados por lo que indican las encuestas. Le parecen "artículos de opinión enmarcados en quesitos". Se cocinan de manera variable, según él, pero lo que sí le parece reseñable es que muestran que existe una mayoría favorable a "una transformación profunda" y "a la superación de la actual situación" Eduardo Reyes, número 6 de Junts pel Sí en Barcelona y presidente de Súmate, ha explicado a Público que puede que él no sea “tan radical como la CUP”, pero que “comparte ideales”  con Antonio Baños y que tampoco concede importancia a las encuestas. “Hay que trabajar duro hasta conseguir lo que queremos”. Piensa que este once de septiembre la sociedad catalana ya transmitirá un “mensaje claro de que esto no es broma”.