Público
Público

Pacto PP-Ciudadanos Los mimos de Rajoy para tener contento a Cs

El Gobierno, que intenta trampear su pacto con los de Albert Rivera, permite que sean ellos quienes 'vendan' algunos de sus acuerdos como "medidas naranjas" para mantener una buena relación con sus socios de investidura.

Publicidad
Media: 2
Votos: 2
Comentarios:

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, en el Congreso. Archivo REUTERS

Una de cal y otra de arena. Esa es la táctica que el Gobierno del PP utiliza en su relación con sus socios de Ciudadanos. Aunque los intentos de trampear el pacto de investidura son constantes, el Ejecutivo de Mariano Rajoy muestra otros gestos para con los de Albert Rivera con el fin de 'mimarles' y mantener la buena relación.

Prueba de ello son las ocasiones en las que los conservadores permiten que sean los naranjas quienes 'vendan' primero algunos de sus acuerdos conjuntos. Para Cs, un logro. Para el PP, un mal menor. Es más, hasta contribuye a reforzar su imagen de "Gobierno dialogante" de la que Rajoy presume desde que comenzó su legislatura en minoría. 

Este mismo jueves, fue Rivera quien detalló el nuevo acuerdo alcanzado con el Ministerio de Hacienda para el techo de gasto que se debatirá en el Congreso la próxima semana. ¿La medida estrella? Quienes paguen menos de 14.000 euros no tendrán que pagar IRPF y habrá rebajas fiscales en otros tramos de renta media y baja. En resumen, habrá 2.000 millones de euros destinados a beneficiar a 3,8 millones de españoles. Todo, 'gracias a Ciudadanos'.

El día anterior, el protagonismo se lo llevó el número dos de Cs. José Manuel Villegas -secretario general de la formación- anunció, nada más acabar su reunión con el equipo de Cristóbal Montoro, que habían llegado a un acuerdo para dicha rebaja fiscal después de los impedimentos iniciales.

Algo parecido ocurrió ya durante la negociación de los Presupuestos Generales del Estado. PP y Ciudadanos llevaban semanas de rifirrafe por culpa de la crisis en Murcia y del encontronazo sobre la comisión de investigación de la caja B del PP. Pero el pacto seguía en pie y los 32 diputados de Cs prometieron el sí a los PGE del 2017. Eso sí, siempre que incluyeran "partidas naranjas" que se tradujeron en 4.100 millones de euros destinados a gasto social. 

El sistema fue parecido: fue el propio Rivera quien, en una entrevista televisiva anunció el acuerdo con Rajoy -cerrado telefónicamente- el 30 de marzo. El 31, además, ofreció una segunda parte de la noticia al detallar, en la Cámara baja, las partidas pactadas. Entre ellas, el compromiso del Gobierno de no subir impuestos. Era el antecedente de la rebaja de IRPF que Cs 'arrancó' a Montoro esta semana.

Más complicaciones tuvieron a la hora de anunciar el complemento salarial para jóvenes que estudian y trabajan. Hasta 600.000 menores de 30 años se beneficiarán, según sus cálculos, de los 430 euros al mes que recibirán a través de un contrato empresarial de formación.  

La titular de Empleo, Fátima Báñez, se apresuró para anunciar esta medida desde Luxemburgo a pesar de que era una de las firmadas en el pacto de investidura. Sus socios no ocultaban el enfado en los pasillos del Congreso. "Qué morro tiene, es una de nuestras banderas", comentaban los diputados naranjas en aquel entonces.

Cuatro días después -fin de semana de por medio-, la ministra se vio obligada a rectificar y ofreció una rueda de prensa conjunta en la que el 'invitado de honor' de Cs era su portavoz económico, Toni Roldán. Ese día él era su "compañero", que se encargó de bautizar la propuesta como "complemento salarial naranja" en varias ocasiones durante su intervención ante la impasibilidad de Báñez. 

Además, el PP ha apoyado otras iniciativas legislativas de los naranjas como su reforma del Código Penal o, recientemente, la Ley de Autónomos. Rajoy 'mima' así a Rivera, aunque para el PP su pacto con Cs sigan siendo "lentejas" que a veces se comen y otras, las dejan.