Público
Público

Artículo 155 El Senado aprueba el 155 'duro' sin aplausos, tras un debate marcado por la DUI

La Cámara Alta respalda la hoja de ruta del Gobierno con 214 votos a favor, 47 en contra y una abstención. La decisión del Parlament de convocar la votación sobre la independencia ha llevado al PSOE a retirar su enmienda, que pedía la suspensión del 155 si Puigdemont convocaba elecciones. El pleno ha sido polarizado y previsible, y Mariano Rajoy se ha mostrado especialmente duro con los independentistas

Publicidad
Media: 2.33
Votos: 6
Comentarios:

Rajoy, durante el debate del 155 en el Senado. REUTERS/Susana Vera

Mariano Rajoy ya tiene el visto bueno del Senado para aplicar su 155 duro en Catalunya, y en un muy breve plazo de tiempo esta autorización quedará plasmada en el Boletín Oficial del Estado (BOE). Por 214 votos a favor, 47 en contra y sólo una abstención, y tras una jornada seguida de cerca por el grueso de los miembros de su gabinete, Rajoy lograba este aval menos de una hora después de la declaración de independencia de Catalunya.

Después de que el PP haya dado finalmente su brazo a torcer para no controlar TV3 ni el resto de medios públicos catalanes, las medidas que implica la aplicación del artículo 155 de la Constitución son: el cese del Govern por completo, la limitación de las funciones del Parlament, el control de los Mossos, el control financiero de la Generalitat y la convocatoria de elecciones.

De hecho, la incertidumbre y los nervios en el pleno del jueves daban paso este viernes a un debate previsible -el PP tiene mayoría absoluta en la cámara- y fuertemente polarizado, marcado por el enfrentamiento dialéctico entre partidarios y detractores del 155, y sacudido por la decisión del Parlament de seguir adelante con su hoja de ruta independentista. El Pleno ha aprobado aplicar el 155 sin aplausos, pero siguiendo escrupulosamente el guión previsto

Y, si la declaración unilateral de independencia (DUI) no ha tenido efectos en el desarrollo del debate, el anuncio de la votación de esta declaración, que sobrevolaba desde que Carles Puigdemont rechazó convocar elecciones, ha provocado la indignación del PSOE, que ha retirado la enmienda con la que intentaba rebajar la tensión, informaba Manuel Sánchez. Hasta este anuncio, a media mañana, los socialistas habían intentado convencer al Gobierno de que aceptara dejar en suspenso la aplicación del 155 si Puigdemont convocaba comicios, pero la decisión del Parlament ha sido "un portazo" a cualquier posibilidad de acuerdo, según su portavoz, Ander Gil. "Lo hemos intentado hasta el último minuto".

Más debate hubo en el autodenominado "bloque constitucionalista" con relación a la medida por la que el Gobierno de Rajoy iba a controlar los medios públicos catalanes. El PP se negó durante buena parte de la mañana a aceptar la enmienda del PSOE en la que pedía que fuera el Parlament de Catalunya y no el Ejecutivo central el que vigilara TV3. Los conservadores, en cambio, querían que dicha labor quedara en manos de Moncloa, así como de la Junta Electoral y la Comisión del Senado. Finalmente, ganaron los socialistas y el PP aceptó retirar esa propuesta del desarrollo del 155.

Rajoy: "Ha llegado el momento de que se imponga la ley"

En su intervención, al inicio del pleno, el presidente del Gobierno incidía en su relato habitual: Rajoy ha responsabilizado al Govern de la escalada de tensión y de la puesta en marcha del 155 tal y como lo contemplaba el Ejecutivo -"Nada sustancial ha ocurrido que justifique un cambio"-, y le ha acusado de "pisotear la ley".

"Estamos ante una violación palmaria y evidente de las leyes y, por tanto, de la democracia y los derechos de todos"; "Ha llegado el momento de que se imponga la ley por encima de cualquier otra consideración. No contra Catalunya, sino para impedir que se abuse de Catalunya", apuntaba Rajoy, cosechando los aplausos de la bancada del PP.

La portavoz de ERC en el Senado, Mirella Cortés, muestra un ejemplar del libro "Cataluña para españoles", durante su intervención. EFE/ J.J. Guillén

"Hay aplausos que hieren y aplausos que no se entienden", respondía el senador de Unidos Podemos-En Comú Podem- En Marea, Óscar Guardingo, especialmente "en el momento más duro de la democracia". "Ustedes no quieren a Catalunya y a España, ustedes sólo se quieren a si mismos" reprochaba.

Con esta "barbaridad" -según Guardingo- de aplicación del 155 sobre la Mesa, y tras una tramitación muy criticada -comparada en varias ocasiones con el pleno del Parlament del 6 y 7 de septiembre-, el 155 salía adelante visibilizando el enfrentamiento entre sus partidarios -PP, PSOE, Ciudadanos, UPN,Foro y Coalición Canaria- y sus detractores- Unidos Podemos, PDeCAT, ERC, PNV, Compromís y EH Bildu-.

"Nosotros seremos fieles al president Puigdemont y al Govern, no a ustedes", defendía el portavoz del PDeCAT en el Senado, Josep Lluís Cleries, que denunció que Rajoy quiere "otorgarse un Gobierno que no tiene con el golpe del 155", un "ataque a la democracia". "No suspenden la autonomía, van más allá", agregó.

"Francoland está más cerca hoy que ayer", apuntaba también Jon Iñarritu, de EH Bildu. En la misma línea, la portavoz de ERC en el Senado, Mirella Cortés, afirmaba que el Ejecutivo central quiere "decidir desde aquí todo, pese a no conocer nuestro pueblo ni nuestra cultura". "Ustedes han demostrado que es imposible no ya una España a la catalana, sino una Catalunya a la catalana dentro de España", sentenciaba.

Cortés ha protagonizado la anécdota de la mañana. Tras abandonar la tribuna al grito "¡Ni un paso atrás, visca la República Catalana!", se ha acercado al presidente del Gobierno para regalarle un ejemplar del libro Catalunya para españoles, de Salvador Giner. Rajoy le ha respondido con una Constitución, cosechando nuevos aplausos de la bancada conservadora.

PSOE: "Puigdemont decidió activar el 155"

Tampoco ha habido sorpresas en el bloque de los partidarios del 155. El portavoz del PSOE ha insistido en que "no se puede ser independentista y de izquierdas", y ha defendido que Puigdemont "tuvo la llave en su mano", pero "decidió activar el 155". "Sólo ustedes y quienes lo apoyan serán los responsables, y serán los tribunales de Justicia los que lo juzguen".

A su vez, el senador de Ciudadanos Francisco Javier Alegre ha acusado al presidente de la Generalitat y a su vicepresidente, Oriol Junqueras, de haber "liquidado la Constitución y el Estatut". También les responsabiliza de haber contribuido a la "fractura social" al "despreciar a la mayoría de los catalanes y pretender señalar" a quienes se posicionan contra la independencia.

Por su parte, el portavoz de Unidos Podemos en el Senado, Ramón Espinar, ha afirmado este viernes ante el pleno que la aplicación del 155 "va a retratar" a todos los grupos "para la historia". "La historia va a retratar a Rajoy como un presidente fracasado", apuntaba.

Espinar ha criticado varios aspectos de la tramitación del 155 en el Senado, y en dos ocasiones el presidente de la Cámara, Pío García Escudero, le ha negado la palabra: la primera, cuando intentaba criticar este procedimiento, y la segunda cuando ha intentado leer el texto del 155 al pleno, minutos antes de la votación de enmiendas y de la aprobación de este artículo.

Una vez aprobado, senadores de Unidos Podemos han expresado su tristeza y su decepción, y han criticado que los parlamentarios del PP se hayan mostrado aparentemente "contentos" durante todo el pleno. "A nosotros nos parece una desgracia, pero parece que a ellos les alegra", zanjaban.