Publicado: 15.11.2013 18:25 |Actualizado: 15.11.2013 18:25

Arturo Fernández no servirá más cafés en el Congreso

La Cámara Baja confirma la rescinción desde 2014 del contrato de sus cafeterías y restaurantes con el vicepresidente de la CEOE, que lo ha explotado 20 años

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Congreso va a poner fin a la relación contractual que mantenía desde hace más de 20 años con el Grupo Cantoblanco, propiedad del vicepresidente de la CEOE y presidente de la patronal madrileña, Arturo Fernández, quien llevaba las riendas de los restaurantes de la institución. Según han avanzado fuentes parlamentarias, a partir de 2014 este servicio va a pasar a manos de la empresa Eurest, una compañía española perteneciente a un grupo británico, que ha ganado el concurso público convocado el pasado mes de mayo.

El presidente del Congreso, Jesús Posada, ya anunció el pasado mes de febrero que se iba a convocar un nuevo concurso. Lo hizo después de que Fernández fuera acusado de pagar en negro a algunos de sus empleados. La Cámara revisó su actuación y no apreció actuaciones fuera de la ley en la prestación del servicio de restaurantes, pero, dado que para entonces la vinculación contractual entre ambos ya estaba en fase de prórroga, avanzó que iba a preparar una nueva licitación.

El concurso se convocó tres meses después y se presentaron un total seis compañías, entre ellas la del presidente de la patronal madrileña. El presupuesto máximo de licitación establecido por el Congreso ascendía 2,406.250 euros (IVA incluido) para el plazo inicial del contrato, fijado en dos años, pero ampliable otros dos, con lo que podría prolongarse hasta 2017 con un valor estimado, impuestos incluidos, de 4,7 millones euros.

A la fase final del concurso pasaron Eurest, empresa de matriz británica que hace décadas ya gestionó el restaurante de la Cámara, y el grupo de Arturo Fernández: la primera había obtenido la mejor puntuación técnica, y la segunda había presentado la oferta económica más barata, aunque no distaba mucho de la planteada por su competidora.

Precisamente, cuando el concurso entraba en su recta final, el Congreso y sus grupos parlamentarios recibieron sendas diligencias de la Agencia Tributaria para embargar los pagos que tuvieran pendientes con el Grupo Cantoblanco dada la deuda que esta empresa tiene pendiente con Hacienda.

Tras realizar los estudios pertinentes y hacer la media (la oferta técnica y económica contaban un 50 por ciento cada una, según los pliegos del concurso), Eurest se ha alzado con la victoria. La Junta de Contratación de la Cámara lo ha resuelto esta semana y la Mesa del Congreso ratificará la adjudicación el próximo martes.

La vicepresidenta primera del Congreso, Celia Villalobos, que forma parte de esa Junta de Contratación, ha destacado la "transparencia" con la que se ha realizado todo el proceso y se ha mostrado convencida de que la "profesionalidad" de la empresa elegida redundará en beneficio del servicio de restauración que se presta en la Cámara.

Eurest, que tras todos los trámites administrativos que seguirán a la adjudicación, podrá desembarcar en el Congreso el 1 de enero, se ha hecho recientemente con los restaurantes de varios centros de trabajo de Madrid, como la sede de Repsol, y la del Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas (CIEMAT), adscrito al Ministerio de Economía.

También gestiona los servicios de restauración del Parlamento catalán y de hospitales del servicio vasco de salud Osakidetza. Según detalla en su página web, se dedica a la restauración desde hace 45 años y emplea de forma directa en España a más de 14.000 personas sirviendo 57 millones de comidas al año.

Eurest pertenece a Compass Group, una multinacional con sede en Londres, que presume de ser la compañía líder mundial en Restauración y Support Services con 60 años de experiencia y presencia en 50 países.

La semana pasada, tras recordar que el Grupo Cantoblanco ha gestionado los últimos 22 años los restaurantes del Congreso, su propietario criticó que una "empresa inglesa" que "cotiza en la Bolsa de Londres" pudiera hacerse con ese contrato.

El Congreso también tuvo que cancelar hace unos años el contrato que tenía con Viajes Marsans, por la quiebra del entonces presidente de la CEOE Gerardo Díaz Ferrán. Ahora los desplazamientos de los diputados y el personal de la institución los gestiona la filial de El Corte Inglés.