Diario Público
Diario Público

La Asamblea de Podemos se celebrará en las fechas del Congreso del PP para "confrontar proyectos"

Pablo Iglesias encarga al secretario de Organización, Pablo Echenique, que prepare un cambio en el sistema de votación en Vistalegre II para hacerlo más proporcional

Publicidad
Media: 4.88
Votos: 8
Comentarios:
El palacio de Vistalegre deEl palacio de Vistalegre de Madrid durante la asamblea fundacional de Podemos.- JAIRO VARGAS Madrid durate la asamblea fundacional de Podemos.

El palacio de Vistalegre de Madrid durante la asamblea fundacional de Podemos.- JAIRO VARGAS

MADRID.- El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ha propuesto este lunes a la ejecutiva de su partido que la Asamblea Ciudadana Estatal que celebrará a principios de año, la ya llamada Vistalegre II, se convoque el fin de semana del 11 y 12 de febrero, haciéndola coincidir con el Congreso Nacional del PP, para que los ciudadanos puedan "comparar simultáneamente" el proyecto de su formación con el del partido de Mariano Rajoy.

Así, hacer coincidir su asamblea con el congreso del PP tiene toda una carga simbólica. Iglesias quiere que España pueda comparar en un mismo fin de semana dos proyectos "antagónicos" de país, y presentarse como la verdadera oposición al Gobierno de Rajoy.

En rueda de prensa tras la reunión de la dirección (en la que en principio  tenía previsto comparecer únicamente el secretario de Organización del partido, Pablo Echenique), Iglesias ha explicado que ha hecho esta propuesta a la ejecutiva, y que tendrá que ser refrendada por el Consejo Ciudadano de Podemos (el máximo órgano de dirección entre congresos), que se ha convocado para el sábado 17 de diciembre.

El líder de Podemos, además, ha anunciado que ha encargado al secretario de Organización, Pablo Echenique, trabajar para cambiar el sistema de votación para hacerlo más proporcional, que será sometido a la consulta de las bases el 18, 19 y 20 de diciembre, y serán los militantes los que también decidan el formato de la próxima Asamblea Ciudadana Estatal.

Es decir, los inscritos en Podemos elegirán si en el congreso de la formación morada se votan los proyectos políticos vinculados a los equipos de personas que los presentan, opción que prefiere Iglesias, o si por el contrario se desvinculan ambas votaciones.

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, y el secretario de Organización, Pablo Echenique, durante la rueda de prensa que han ofrecido tras el Consejo de Coordinación del partido. EFE/Chema Moya

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, y el secretario de Organización, Pablo Echenique, durante la rueda de prensa que han ofrecido tras el Consejo de Coordinación del partido. EFE/Chema Moya

El líder de Podemos ha reconocido que el sistema de votación que salió hace dos años de la asamblea fundacional de la organización ya "no cuenta con el consenso de nadie" y que hace falta otro diferente, que amplíe los principios de proporcionalidad y de "inclusión de las minorías".

Y esta es la fórmula que quiere el número dos de Podemos, Íñigo Errejón, quien ya ha anunciado en su cuenta de Twitter que va a defender que se separen las discusiones y que primero se decidan las "ideas políticas y organizativas y luego las caras".

También ha coincidido el anuncio de Iglesias con el manifiesto que lanzan los anticapitalistas para pedir un Podemos más plural, abierto y democrático. Ante esas posiciones, Iglesias ha recordado que nadie discute su liderazgo ni va a competir con él por la Secretaría General y que se siente "abrumadoramente" apoyado por lo que ya ha calificado abiertamente como "corrientes críticas de su partido", en las que incluye a los anticapitalistas del eurodiputado Miguel Urban y a los "errejonistas".

Iglesias dice que se siente "abrumadoramente" apoyado por las "corrientes críticas" de su partido

En cualquier caso, ha añadido que no le "parecería mal" que "compañeros que no comparten algunas visiones dieran el paso adelante". "Pero todos me han dicho que quieren que sea yo", ha insistido Iglesias, quien se considera por ello con la responsabilidad y la obligación de intentar la integración. "Me voy a dejar la piel en intentarlo", ha añadido después de hacer hincapié en que el mensaje de las bases de Podemos es: "No os peleéis".

Iglesias se considera en la obligación de hacerse eco de lo que considera un "clamor" en la organización y con ese afán de integrar confía en la posibilidad de encontrar acuerdos.

Construir un "Podemos útil para España"

Iglesias ha asegurado que asume el desafío de construir un "Podemos útil para España, un Podemos en el que quepan todos". "Creo que las propuestas políticas no deben estar separadas de la gente, si hay listas diferentes existen porque hay propuestas políticas y organizativas diferentes (...)", ha recalcado Iglesias, que cree que sería "difícil de justificar" y poco "sensato" que se voten por separado las candidaturas y los planteamientos políticos.

"No quiero un Podemos sin Íñigo, ni sin Miguel Urban, ni sin Teresa Rodríguez, Echenique, Irene Montero o Rafa Mayoral"

Lo que desearía el secretario general de Podemos es que después de "debatir por abajo" se lograra un acuerdo que integrara a todos. Pero, si no es así, "tampoco hay ningún problema", ha dicho tras reiterar su voluntad de dialogar con "quienes siempre han querido ser corriente".

"No quiero un Podemos sin Íñigo, ni sin Miguel (Urban), ni sin Teresa Rodríguez, Echenique, Irene (Montero) o Rafa (Mayoral)", ha confesado Iglesias, quien cree que todos ellos expresan la "coralidad" que les faltaba. "Podemos tiene que dejar de ser el partido de Pablo Iglesias, hace falta un Podemos con muchas más caras", ha enfatizado.

Por ello, espera que el diálogo entre todos pueda solventar las diferencias porque con Íñigo Errejón mantiene una "compenetración intelectual que no se ha roto nunca". Son "capaces de pensar juntos" mientras que sus discrepancias se "ensanchan por abajo", ha explicado, lo que se ha entendido como una referencia a los considerados "errejonistas".