Publicado: 12.02.2016 21:53 |Actualizado: 13.02.2016 08:00

La asamblea del PNV redoblará su apuesta por el “derecho a decidir”

La formación celebra este fin de semana su encuentro cuatrienal en Pamplona, donde su militancia se manifestará a favor de una consulta sobre las relaciones entre el País Vasco y España. El tema estará sobre la mesa en las negociaciones con el PSOE.

Publicidad
Media: 2
Votos: 5
Comentarios:
Celebración del último Alderdi Eguna ("Día del partido" en euskera). EFE

Celebración del último Alderdi Eguna ("Día del partido" en euskera). EFE

PAMPLONA.- Si usted es un militante activo del PNV, debe saber que le espera uno de los fines de semana más agitado de los últimos cuatro años. La formación nacionalista reúne este sábado y domingo a su Asamblea General, un evento cuatrienal que esta vez se celebra en un contexto de grandes incógnitas, marcado por las conversaciones con el PSOE para la conformación de un nuevo gobierno y las elecciones autonómicas en Euskadi, previstas inicialmente para otoño próximo.

Bajo el lema “Guztiok bat” (“Todos uno”), el evento se celebrará desde primera hora de este sábado en el Palacio de Congresos y Auditorio de Pamplona. La elección de esta ciudad no ha sido casual: allí se celebró en 1977 la primera asamblea del partido tras la dictadura franquista, un encuentro que quedó grabado a fuego en la historia de esta formación.

Según han adelantado los organizadores, en esta oportunidad participarán 695 afiliados, junto a quienes también estarán presentes los representantes de las 263 organizaciones municipales peneuvistas, así como los responsables y cargos electos del partido.



Todos ellos llegarán a Pamplona en un ambiente de inocultable optimismo: En las elecciones municipales y forales de mayo pasado en la Comunidad Autónoma Vasca, los nacionalistas consiguieron unos muy buenos resultados, lo que les permitió recuperar el ayuntamiento de Donostia y la Diputación Foral de Gipuzkoa, dos instituciones que cuatro años antes habían sido arrebatadas por la izquierda abertzale.

También controlan los consistorios de Vitoria y Bilbao, así como las Diputaciones de Araba y Bizkaia. Además, el acuerdo alcanzado con el PSE les aseguró mayorías sólidas en un amplio número de municipios. Todo ello sin contar que Iñigo Urkullu es lehendakari de la CAV y Manu Ayerdi, hasta hace poco líder del partido en Navarra, vicepresidente de la Comunidad Foral, en el marco del acuerdo alcanzado entre las “fuerzas del cambio” para desalojar a UPN del poder.

El Presidente del PNV, Andoni Ortuzar. EFE/JOSÉ RAMON GOMEZ

A nivel estatal, los seis diputados que obtuvieron en las elecciones del pasado 20 de diciembre resultan muy atractivos para Pedro Sánchez, quien ya mantuvo contactos con el presidente del Euskadi Buru Batzar –EBB, máximo órgano de dirección-, Andoni Ortuzar, y con el portavoz en el Congreso, Aitor Esteban, a efectos de explorar el apoyo de este partido a un gobierno liderado por el PSOE. De hecho, esta misma semana hubo una reunión entre la comisión de negociadores socialistas y una delegación peneuvista, aunque sin resultados concretos.

“Sólo hemos hablado del documento del PSOE y sus pretensiones de cara a la formación de un gobierno. Nosotros presentaremos nuestra agenda vasca cuando nos llamen a una negociación. Porque la negociación, como tal, no ha empezado”, explicó a Público el secretario del PNV, Koldo Mediavilla. Cuando ese momento llegue, la formación nacionalista marcará una línea roja, exactamente la misma que también ocupará una parte de los debates de este fin de semana en Pamplona:

“Realidad preconstitucional”

En efecto, los asambleístas aprobarán este sábado una declaración política titulada “Batasuna eta indarra” (Unidad y fuerza), exactamente el mismo nombre que llevó la histórica asamblea de 1977. En este documento –que en una fase previa recibió cerca de 350 enmiendas por parte de las bases- se fijan los principales puntos de actuación de cara a los próximos cuatro años, un período en el que este partido buscará un “reconocimiento” a la “realidad jurídica-política originaria propia y preconstitucional de los territorios que conforman Euskal Herria”.

De hecho, hoy volverán a reivindicar que Euskadi tiene “derecho y capacidad para decidir sobre su futuro”, así como “a ser consultado y a que su voluntad sea respetada”. “Este documento fija cuáles son las bases sobre las cuales podríamos establecer un nuevo acuerdo de convivencia entre Euskadi y el Estado”, apuntó Mediavilla, quien avanzó que esos “pilares” son “el reconocimiento nacional de Euskadi, la bilateralidad efectiva entre la administración vasca y el Estado, y el reconocimiento del derecho a decidir y su plasmación en el ámbito jurídico”.

Asimismo, la dirección del PNV aprovechará la asamblea de este fin de semana para informar a sus afiliados sobre distintos asuntos que marcarán sus principales líneas de trabajo durante los próximos cuatro años. Uno de ellos va a encaminado a la creación de una Seguridad Social vasca. Según indicó Mediavilla, este partido “lleva tres años trabajando con un grupo de expertos para elaborar un proyecto de transferencia del régimen económico” de la Seguridad Social, tal como viene contemplado en el Estatuto de Autonomía. “Pero también hemos ido más allá y hemos elaborado un proyecto propio para Euskadi de cara al futuro”, explicó.

Ortuzar se queda; Urkullu, posiblemente

La VII Asamblea General también renovará su confianza en Andoni Ortuzar, quien será reelegido como presidente del EBB –que designará también a sus ocho miembros restantes-. Lo que aún no se decidirá es quién será el candidato del PNV en las elecciones autonómicas de este año. “Ese tema se dilucidará en un nuevo proceso interno, y lo afrontaremos cuando haya que definir las listas al Parlamento Vasco”, puntualizó Mediavilla.

Al ser consultado por Público sobre la posible presentación del lehendakari Urkullu como aspirante a la reelección, el dirigente nacionalista indicó que “tiene toda la lógica”. “Es verdad que, en ocasiones, en este tipo de procesos hay sorpresas, pero creo que (esta vez) no”, pronosticó. En pocos meses se sabrá si tenía razón.