Publicado: 23.11.2015 21:23 |Actualizado: 24.11.2015 07:00

Las asambleas de la CUP toman la palabra para decidir el rumbo de las negociaciones con JxSí

El partido de la izquierda independentista empieza una semana de debate entre las bases que servirá para ratificar el 'no' a la investidura de Artur Mas y comprobar el grado de apoyo a los distintos escenarios políticos posibles.

Publicidad
Media: 3.50
Votos: 8
Comentarios:
El diputado de la CUP, Antonio Baños, junto al presidente de la Generalitat en funciones, Artur Mas.-  EFE/Toni Albir

El diputado de la CUP, Antonio Baños, junto al presidente de la Generalitat en funciones, Artur Mas.- EFE/Toni Albir

BARCELONA.- Dos meses después de la celebración de las elecciones del 27-S -la efeméride se cumplirá el jueves- Catalunya sigue con un gobierno en funciones a la espera de que las negociaciones entre Junts pel Sí (JxSí) y la CUP culminen con un acuerdo o, por el contrario, se rompan y deriven en una nueva cita con las urnas, que llegaría en marzo. A pesar de que parece improbable que en los próximos días se alcance un acuerdo de investidura, esta semana se prevé clave para clarificar un escenario que a partir del 4 de diciembre convivirá con el ruido de la campaña para las elecciones generales del 20-D. Por un lado, las conversaciones entre JxSí -la coalición electoral de CDC y ERC- y la CUP continuarán. Por otro lado, la formación de la izquierda independentista celebrará asambleas territoriales para informar a sus bases de las negociaciones como previa al debate nacional de domingo, que si bien no servirá para ratificar ningún acuerdo sí que permitirá radiografiar la posición de la militancia y fijar hacia dónde avanzar en el diálogo con JxSí.



En concreto, la CUP ha convocado trece asambleas territoriales entre martes y jueves. Cada una contará con la presencia de un diputado y un integrante del secretariado nacional de la formación -el órgano encargado de gestionar el día a día del partido- y en ellas se detallarán informes sobre las tres mesas de conversaciones con JxSí: plan de choque, proceso constituyente y ruptura democrática. La intención es trasladar toda la información a las bases para empezar a generar un debate que culminará el domingo, en la ciudad de Manresa.

La CUP ha convocado trece asambleas territoriales entre martes y jueves. Cada una contará con la presencia de un diputado y un integrante del secretariado nacional

El debate nacional servirá para “ratificar lo que se ha hecho hasta ahora y el 'no' a [Artur] Mas y comprobar qué adhesión tienen [entre las bases] los distintos escenarios políticos que prevemos”, expone a Público Xevi Generó, miembro del secretariado nacional de la CUP. Entre los escenarios que se pondrán encima de la mesa figurará que JxSí plantee un candidato alternativo a Mas para encabezar la Generalitat, que el president en funciones continúe al frente del gobierno si asume determinadas condiciones o la convocatoria de nuevas elecciones en marzo, entre otros. Generó comenta que “la voluntad no es tanto confrontar los distintos escenarios si no ver con qué adhesión cuentan entre la militancia y a partir de aquí ver como tienen que avanzar las negociaciones”.

La asamblea nacional, encargada de ratificar un acuerdo

La CUP es una formación asamblearia, en la que las decisiones se toman de abajo -desde las bases- hacia arriba. En este sentido, Generó hace autocrítica y reconoce que “nunca antes habíamos estado en una situación como la actual y quizás no hemos podido favorecer los procesos de participación que nos gustaría”, pero a la vez matiza que “la situación es compleja, pero hasta ahora nunca habíamos creado un debate nacional ni los diputados se habían explicado en las [asambleas] territoriales dos veces en un sólo mes”.

Si se llega a algún tipo de acuerdo con JxSí, o la coalición de CDC y ERC hace alguna nueva propuesta, la CUP convocará una asamblea nacional extraordinaria

¿Cómo se organiza exactamente esta formación independentista que se define también como anticapitalista y feminista? La CUP se estructura en tres niveles: local, territorial y nacional. En la base aparecen las asambleas locales -un total de 125 a cierre de 2014, que agrupaban simpatizantes y los más de 1.400 militantes del partido- que se coordinan en asambleas territoriales, en las que participa permanentemente un representante de cada asamblea local. Y en el último nivel se encuentra la asamblea nacional, el órgano de decisión más importante del partido. Se convoca al menos una vez al año y marca la línea ideológica y organizativa, entre otras cuestiones. Entre asamblea nacional y asamblea nacional, el órgano de gobierno es el consejo político, que cuenta con representantes de todas las territoriales. Además, para gestionar el día a día existe el secretariado nacional, formado por 15 personas y que se encarga también de ejecutar las decisiones del consejo político. Finalmente, la CUP cuenta con el grupo de acción parlamentaria (GAP), dedicado a planificar y controlar el trabajo de los diputados.

Si se llega a algún tipo de acuerdo con JxSí, o la coalición de CDC y ERC hace alguna nueva propuesta, la CUP convocará una asamblea nacional extraordinaria -abierta a toda la militancia- que siempre será el órgano encargado de ratificar o no la decisión. En este sentido, la formación ya ha dejado claro que si Mas diera un paso atrás y renunciara a su voluntad de seguir presidiendo la Generalitat, seria “muy fácil” alcanzar un acuerdo que permita la constitución de un nuevo gobierno catalán. Si no sucede, y hasta ahora tanto CDC como ERC insisten en que su único candidato posible a la investidura es el líder convergente, “es probable que las negociaciones necesiten más oxígeno”, comenta Xevi Generó. En resumen, que ahora mismo se prevé muy difícil una fumata blanca antes del inicio de la campaña para las elecciones generales. En todo caso, la fecha límite para cerrar la investidura es el 10 de enero. Por lo tanto, el serial político puede continuar algunas semanas más.