Publicado: 23.10.2015 09:38 |Actualizado: 23.10.2015 09:38

Ascienden al primer policía
imputado en la trama de Gao Ping

Miguel Ángel Gómez Gordo es hermano del policía de cabecera de la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, quien fue premiado con un plus de 200 euros vitalicios.

Publicidad
Media: 1
Votos: 1
Comentarios:
María Dolores de Cospedal y Andrés Gómez Gordo./ EFE

María Dolores de Cospedal y Andrés Gómez Gordo./ EFE

@patricialopezl

MADRID.- Los hermanos Miguel Ángel y Andrés Gómez Gordo han sido beneficiados en los últimos meses por la gestión del comisario Eugenio Pino en la Dirección Adjunta Operativa (DAO) de la Policía. En un mes, el primero ha sido ascendido a inspector jefe, según los resultados hechos públicos ayer, jueves, y el segundo ha sido galardonado con la Medalla Roja al Mérito Policial que lleva una pensión de 200 euros al mes para toda la vida. Sin embargo, según denuncian fuentes de los sindicatos de Policía, “la trayectoria de ambos no es precisamente de las que han destacado para ser premiados”.

Miguel Ángel Gómez Gordo fue el primer imputado en 2012 por su presunta colaboración con la trama de Gao Ping cuando era el jefe del Grupo V de la Brigada de Extranjería de Madrid, que debía investigar a la mafia china. Los lugartenientes del caso Emperador le llamaban “Miguel el Calvo” y ha estado acusado hasta el mes de agosto por un delito de cohecho al facilitar y agilizar trámites de residencia para ciudadanos chinos, a cambio de dádivas como billetes de avión en primera clase o entradas para el Real Madrid.



A pesar de su imputación y de haber llegado a ser arrestado, el Ministerio del Interior que dirige Jorge Fernández Díaz  le permitió permanecer en su puesto hasta hace unos meses. En agosto, el juez Fernando Andreu retiró los cargos contra él y otro grupo de policías también imputados. Sin embargo, la Fiscalía Anticorrupción ha recurrido el archivo y cifra los regalos que pudo recibir de Young Ping, uno de los lugartenientes de Gao Ping, en alrededor de 6.000 euros.

El juez que ha retirado los cargos contra Gómez Gordo tuvo que abandonar el caso al principio de la instrucción debido a sus relaciones personales con otro de los comisarios que fue imputado, Carlos Salamanca. Este comisario, cuyo destino era el aeropuerto de Barajas, también ha aparecido en las escuchas de la trama Púnica que investiga la Guardia Civil por sus estrechas relaciones con el ex secretario general del PP de Madrid, Francisco Granados. El comisario Salamanca llegó a acompañar al ahora preso por tener dinero en Suiza, a diversas reuniones con el hombre fuerte de la Caja Castilla La Mancha, Domingo Díaz de Mera, para hablar sobre la venta del aeropuerto de Ciudad Real.

En su lugar la investigación la retomó Ismael Moreno, que ha mantenido las acusaciones contra los policías a lo largo de los años. Por eso ha sorprendido, cuentan fuentes judiciales a Público, “que lo primero que haga Andreu al retomarlo sea retirar los cargos contra los agentes”. Otra de las cosas “sorprendentes” que ha ocurrido con Miguel Ángel Gómez Gordo es que el comisario general de Policía Judicial, José Santiago Sánchez Aparicio, ha remitido un escrito pidiendo el archivo de la causa contra el estrenado inspector jefe en el que desacredita la labor de los policías a su cargo y que investigaron a sus compañeros relacionados con la trama de Gao Ping.

“Queda claro con los ascensos, las medallas y el reparto de embajadas cómo están premiando a los suyos a pesar de que su actitud no sea la ejemplar”

Junto con Gómez Gordo han ascendido la mujer del ex jefe de la UDEF y actual jefe del CITCO (Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado), José Luis Olivera; y la hija del comisario general de Extranjería y Fronteras, Emilio Baos. Diferentes sindicatos denuncian que “queda claro con los ascensos, las medallas y el reparto de embajadas cómo están premiando a los suyos a pesar de que su actitud no sea la ejemplar”.

Medallas y embajadas

Un año antes de ser imputado Miguel Ángel Gómez Gordo fue premiado con la Medalla Roja al Mérito Policial, pensionada con unos 200 euros mensuales para toda la vida. El pasado 2 de octubre le otorgaron la misma condecoración a su hermano Andrés, aunque sólo lleva desde marzo de 2015 destinado en la DAO de Eugenio Pino.

Los anteriores destinos de Andrés Gómez Gordo fueron institucionales en gobiernos del PP. Fue director de seguridad de la Ciudad de la Justicia de la Comunidad de Madrid en la época de Esperanza Aguirre, durante los años del espionaje a Alfredo Prada y Manuel Cobo. De allí pasó unos meses por el servicio de prensa de la Jefatura Superior de Policía de Madrid hasta que María Dolores de Cospedal se lo llevó como su máximo responsable de seguridad, al gobierno de Castilla la Mancha hasta este mes de marzo.

Su función es hacer de enlace entre la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF), que investiga los casos de corrupción a políticos entre ellos ‘los papeles de Bárcenas’ o el caso Pujol, y la DAO. Allí conoció al comisario José Villarejo, que tenía a uno de sus hijos relacionado con el caso Gao Ping y de quien Andrés “había oído hablar a través de su hermano Miguel Ángel”, según fuentes cercanas al policía. Como Salamanca, el comisario Villarejo también aparece mencionado por Francisco Granados en las conversaciones de la Operación Púnica.

En estos momentos, Andrés Gómez Gordo ocupará el puesto de jefe de gabinete o mano derecha del comisario Pino. Su predecesor, José Ángel Fuentes Gago, ha sido enviado durante cinco años a la embajada de Holanda, donde también está destinada su mujer, y se embolsará 10.000 euros al mes.

Tanto Andrés Gómez Gordo como Gago han sido autores de sendos informes polémicos sobre dos policías: José Villarejo y el comisario que investigaba las actividades de este, Jaime Barrado. Gago fue el autor del informe favorable sobre los negocios privados de Villarejo, unos 16 millones de euros que ha movido entre España y Uruguay. Gómez Gordo firmó el informe contra Jaime Barrado que ha llevado al comisario a ser destituido y suspendido de empleo y sueldo.