Publicado: 14.05.2014 20:38 |Actualizado: 14.05.2014 20:38

La asesina de Carrasco admite que compró las armas a un toxicómano hace un año

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Montserrat González, la asesina confesa de la presidenta de la Diputación de León Isabel Carrasco, ha admitido ante los investigadores de la Policía que adquirió las dos armas que ella y su hija tenían en su poder a un toxicómano en Gijón (Asturias), según han informado fuentes de la investigación.

Estas mismas fuentes han precisado que la adquisición de esas armas tuvo que ser al menos hace más de un año, puesto que es el tiempo que lleva muerto el toxicómano que se las vendió.

Esas dos armas son un revolver de la marca Taurus, con el que asesinó a la dirigente popular, y una pistola del calibre 7.75 milímetros, que fue encontrada por la Policía en el registro realizado en el domicilio de la hija el mismo día del asesinato.

Ambas pistolas tienen una característica en común como es que cuentan el número de referencia borrado, algo habitual en las armas que se adquieren en el mercado negro. Los investigadores policiales se centran ahora en averiguar quién fue el enlace entre la madre y el vendedor de las armas en Gijón.

Las detenidas llegaron al edificio de los juzgados de León para prestar declaración a las 19.50 y 20.05 horas, respectivamente.

Las detenidas están siendo interrogadas en el Juzgado de Instrucción número 4, con la participación del fiscal y el abogado de la defensa, después de que a primera hora de la tarde llegase el atestado de la Policía, han informado fuentes del caso.

Al ser las actuaciones secretas (la juez ha establecido el secreto sumarial), no está presente la acusación particular, que ya se ha personado en la causa.

María Montserrat González Fernández confesó la noche del martes a la Policía que cometió el crimen por "inquina personal" y que quiso vengarse por el trato que Carrasco había dado a su hija, que fue despedida de la institución provincial, según fuentes de la investigación.

Pese a que en un principio los dos detenidas se negaron a declarar ante la Policía, finalmente anoche la primera se derrumbó y confesó que había sido la autora del crimen, perpetrado con un revólver de la marca Taurus.

Además, de estas dos detenidas, también está imputada, aunque en libertad, una policía municipal de León, cuya identidad responde a las iniciales R.G., de 41 años, adscrita al servicio de barrios, que entregó anoche en comisaría el arma homicida y aseguró que se la había encontrado dentro de un bolso en el interior de su coche, y que lo había dejado ahí la más joven de las arrestadas.