Publicado: 09.12.2016 15:42 |Actualizado: 09.12.2016 15:42

Las asociaciones militares estudian denunciar al aspirante a JEMAD que las comparó con el yihadismo

Son lo más cercano a un sindicato para los profesionales de las Fuerzas Armadas. El Jefe de las Fuerza Terrestre afirmó en una reunión con altos mandos que suponen un peligro similar al "integrismo islámico" o los "grupos delictivos y radicales" que roban armamento

Publicidad
Media: 3.33
Votos: 6
Comentarios:
El teniente general Juan Gómez de Salazar pasa revista a las tropas durante un acto, el pasado mes de octubre. EFE

El teniente general Juan Gómez de Salazar pasa revista a las tropas durante un acto, el pasado mes de octubre. EFE

MADRID.- Las asociaciones militares han expresado este viernes su consternación por las declaraciones efectuadas por el teniente general Juan Gómez de Salazar, Jefe de las Fuerza Terrestre, en las que incluyó al "asociacionismo reivindicativo" entre las "principales vulnerabilidades de seguridad" para las Fuerzas Armadas, grupo en el que metía también a "grupos delictivos y radicales" que roban armamento y al yihadismo.

Algunas asociaciones estudian incluso emprender acciones legales contra este alto mando, que según ha publicado eldiario.es, efectuó dichas declaraciones en una reunión celebrada el 20 de octubre a la que asistieron los máximos responsables de las Fuerzas Terrestres, los mandos de las Fuerzas Pesadas y Ligeras, el de las Operaciones Especiales y los responsables de las unidades terrestres en distintas provincias, entre otros.

Para controlar esta "vulnerabilidad", Gómez de Salazar sugiere a los oficiales de las unidades identificar a los militares que ejercen de representantes de las asociaciaciones y torpedearles, excluyéndolos o enviándolos a otros destinos.


"Entendemos que la fiscalía debiera estar tomando cartas en el asunto", pide la Asociación Unificada de Militares Españoles

Para las asociaciones militares, que han denunciado en repetidas ocasiones que desde el alto mando se ponen un sinfín de trabas a su trabajo de defensa de los derechos laborales de los profesionales de las Fuerzas Armadas, las aseveraciones de Gómez de Salazar podrían suponer un atentado contra el derecho de asociación, protegido por la Constitución. Aunque la ley no permite a los militares sindicarse, sí les otorga algunos derechos asociativos.

"Entendemos que la fiscalía debiera estar tomando cartas en el asunto", han comunicado desde la Asociación Unificada de Militares Españoles (AUME), cuyo equipo legal advierte que la posición del teniente general es "de una gravedad extrema ya que se trata de poner en cuarentena el uso efectivo de un derecho fundamental amparado por la propia Constitución y recogido en la Ley Orgánica de derechos y deberes de los miembros de las Fuerzas Armadas".

La Asociación de Tropa y Marinería Española (ATME), por vía de su presidente Juan Carlos Tamame, también ha expresado su "sorpresa e indignación" por los hechos, y ha adelantado que estudiará sumarse a cualquier acción de denuncia contra un alto mando que podría convertirse en Jefe del Estado Mayor de la Defensa (JEMAD) próximamente.

El Ejército de Tierra, contactado por este medio, ha renunciado a comentar o matizar las declaraciones de Gómez de Salazar, afirmando que no se emitirán observaciones sobre el contenido de las reuniones de sus altos mandos. 

Aspirante a JEMAD

Después de elegir al que será su segundo en el Ministerio y al jefe de la política de Defensa, la ministra Mª Dolores de Cospedal todavía tiene pendiente elegir a los mandos militares que ocuparán los máximos cargos operativos en las Fuerzas Armadas. La norma no escrita para la disgnación es que el puesto de JEMAD, que ostenta desde 2011 el almirante Fernando García Sánchez, rote entre los miembros de los tres Ejércitos.

Siguiendo esta tradición, después del paso de Julio Rodríguez (2008-2011), general del Ejército del Aire, y del almirante de la Armada García Sánchez, le tocaría el turno a un representante del Ejército de Tierra. En la terna están los principales mandos de esta arma, como el Jefe del Estado Mayor del Ejército (JEME), Jaime Domínguez Buj, o el segundo mando, el Jefe de la Fuerza Terrestre Juan Gómez de Salazar, salpicado ahora por este escándalo sobre su visión del asociacionismo militar.