Publicado: 05.04.2014 16:48 |Actualizado: 05.04.2014 16:48

La Assemblea Nacional Catalana exhibe músculo y muestra la 'V' de Victoria

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

A la Assemblea Nacional Catalana (ANC) el fantasma de su ilegalización —promovido por el sindicato Manos Limpias— le asusta más bien poco. En su segunda asamblea general ordinaria, celebrada este sábado en Tarragona, la entidad presidida por Carme Forcadell ha exhibido poder de convocatoria y músculo social y financiero, además de aprobar, tras votación unánime de sus socios, la hoja de ruta que seguirá el próximo año y oficializar la movilización que organizará durante la próxima Diada.

Si en 2012 la ANC, recién activada como movimiento civil, logró sacar a la calle a un millón y medio de personas en una marcha multitudinaria por el centro de Barcelona y el año pasado hizo historia con una cadena humana que unió Catalunya de punta a punta —la gigafoto de la Via Catalana se puede consultar desde el 2 de abril—, para este 2014 los organizadores han apuntado a una nueva marcha, de nuevo en la capital catalana, con la que esperan llenar dos calles, la Avenida Diagonal y la Gran Vía de las Cortes, hasta confluir en la Plaza de las Glorias Catalanas. Un reto que, por la ubicación y simbología de estas avenidas, pretende generar el efecto visual desde el cielo correspondiente a la letra V: "La V de Vía, la V de voluntad, la V de votar y la V de victoria", según ha apuntado Ferran Civit, uno de sus organizadores logísticos.

Además, y coincidiendo con el 300 aniversario del 1714, fecha de la "pérdida de los derechos nacionales de Catalunya" según la plataforma, la ANC también ha extendido la movilización a todas las plazas de ayuntamiento de Catalunya durante la mañana del 11 de septiembre con la idea de tejer "una constelación de voluntades políticas y sociales para votar el próximo 9 de Noviembre". La Diada de este año, pues, combinará una jornada local con otra de centralizada y priorizará sus esfuerzos en internacionalizar el evento. Para ello, desplegará en esta 'V' humana dos mosaicos gigantes; uno de ellos, con una urna y el lema SíSí, 9 de noviembre de 2014; y el otro, con el rostro de Barack Obama, presidente de los Estados Unidos, junto al mensaje Mr President, we'll vote for our freedom. "Queremos hacer una llamada al mundo y otra a la democracia", ha matizado Víctor Cucurull, otro de los organizadores de la movilización del 11S.

La Tarraco Arena, una antigua plaza de toros reconvertida desde 2006 en un espacio deportivo y cultural, y que cada dos años alberga uno de los concursos de castellers más importantes de Catalunya, ha sido el escenario donde la ANC ha celebrado su asamblea general. Situada en Tarragona, posiblemente la comarca donde históricamente menos haya calado el independentismo, más de 7.000 personas han llenado las gradas y la arena de la plaza con esteladas y mensajes de todo tipo, siendo los más recurrentes aquellos que apelan al futuro de una Catalunya independiente dentro de la Unión Europea. La ANC ha aprovechado el acto para hacer un balance positivo tanto a nivel presupuestario —a través de aportaciones y ventas por merchandising, dispondrá de 750.000 euros para invertir en futuros actos— como en términos de crecimiento —aseguran haber aumentado un 90% su masa social—. De hecho, y según han informado, la ANC cuenta actualmente con 51.000 adheridos, de los cuales unos 34.000 son miembros de pleno derecho, es decir, pagan una cuota mensual y tienen la posibilidad de votar en las asambleas generales como la de este sábado.

"Nuestra vía para la independencia es radicalmente democrática y profundamente pacífica"

La jornada ha arrancado muy temprano, cuando los socios y simpatizantes de la ANC han ido llegando en autocares desde distintos puntos del territorio catalán. El sol abrasador no ha impedido que el recinto se llenara prácticamente en su totalidad, también de muchos representantes políticos y actores sociales que no han desaprovechado la ocasión de apoyar con su presencia a la plataforma independentista. El más ovacionado, Eduardo Reyes, presidente de Súmate, la plataforma que trabaja para hacer llegar los argumentos del sí a la comunidad castellanohablante de Catalunya.

El vicepresidente de la ANC, Jaume Marfany, ha sido el encargado de hacer el balance de las votaciones de la hoja de ruta, aprobada por unanimidad en cualquiera de sus ramas: actuaciones, proyectos y presupuesto. En este sentido, no ha habido debate. También ha expresado que se trata de la hoja de ruta "más compleja y abierta" de la ANC, pues prevé distintos escenarios, tanto el de la celebración de una consulta como el de la no celebración. En cualquier caso, ha remarcado que "nuestra vía para la independencia es radicalmente democrática y profundamente pacífica". También se han aprobado actos y herramientas para internacionalizar el proceso, seguir con la campaña de firmar votos por la calle y ofrecer al ciudadano la posibilidad de enviar sus propuestas en un portal web denominado 'El país que queremos'.

Salpicado de actuaciones musicales —tal vez la más sonada haya sido una rumbas catalana a ritmo de un ¡Ay que sí, que sí! en alusión a la doble afirmación que la ANC pide en el referéndum del próximo 9 de noviembre—, el evento ha ido presentado voces cada vez más autorizadas y que han levantado la expectación de los asistentes. Josep Andreu, vicepresidente de la Asociación de Municipios por la Independencia, ha levantado a los presentes de la sala al asegurar que "si nos impidieran votar por la fuerza, que sepan que en las próximas elecciones municipales de aquí un año, y si el resultado es favorable a las fuerzas que quieren una nación libre, a los alcaldes y regidores no les temblará el pulso para proclamar la República Catalana independiente".

"Votaremos. Y lo haremos con satisfacción. Lograremos el honor más grande que un pueblo puede tener: su libertad"

Con menos vigor pero igual de contundencia se ha expresado Muriel Casals. La presidenta de Omnium Cultural, entidad que desde hace 50 años vela por la lengua y la cultura catalana, ha anunciado movilizaciones anteriores a la de la Diada: "El 8 de junio queremos realizar de forma simultánea una cadena de 'castellers' por la democracia, levantando torres humanas en todos los rincones del mundo para internacionalizar el debate". Ernest Maragall (Nova Esquerra), Marta Rovira (ERC), representantes de ICV y los dos grandes sindicatos (CCOO y UGT) también han asistido al acto, cortado en muchos momentos por gritos contrarios al trasvase del Ebro. 'Lo riu és vida' también se ha colado en la fiesta.

Aunque la media de edad de los asistentes rondaba los 45 años, la ANC también ha querido reivindicar su sector juvenil, la ANJI, quien a través de Oriol Puig, cabeza visible del movimiento, se ha desmarcado de los que piensan que los jóvenes no están empujando por la independencia. "No somos Ni-Nis, somos Sí-Sís", ha ironizado. El evento, que se ha alargado hasta las 15.00 de la tarde, ha vivido su punto álgido con la intervención de Carme Forcadell, presidenta de la ANC, quien ha iniciado su discurso recordando que "antes que independentistas, somos demócratas". La líder de la Assamblea también ha hecho hincapié en la necesidad de que en las próximas elecciones europeas "se voten partidos que defiendan la consulta, porque necesitamos que nuestros representantes expliquen al mundo que vamos a ejercer nuestro derecho de autodeterminación". Forcadell ha terminado pidiendo que no se caiga en las provocaciones porque "si mantenemos la unidad entre las instituciones catalanas y la sociedad civil, seremos indestructibles" y ha apelado a la normalidad, el orgullo y la alegría para encarar esta recta final del proceso antes de la consulta. "Votaremos. Y lo haremos con satisfacción. Lograremos el honor más grande que un pueblo puede tener: su libertad".

Con una coral entonando Els Segadors se ha dado por concluido el acto. No tardaba la gente en desfilar, fiel la mayoría a la ANC desde su creación pero también a unos colores, los azulgrana. Josep Busquets, llegado desde Caldes de Montbui, localidad vallesana de la provincia de Barcelona, asistía a su tercera asamblea. En la primera se desplazó a Girona, para ver nacer a la entidad; el año pasado no se perdió la celebrada en Barcelona, donde se explicó en qué consistiría la cadena humana; y de esta última sale ilusionado pero con prisas. Debe volver a la Ciudad Condal para votar por otro referéndum, el del Camp Nou. De una plaza de toros al coliseo culé. En el minuto 17 con 14 segundos, gritará independencia. Desde la ANC sólo esperan que para la Diada de 2015 ya no haga falta. En la hoja de ruta aprobada este sábado por los socios de la Assamblea sólo hay un camino. "Y no tiene retorno", sentenciaba Forcadell