Publicado: 04.05.2015 21:03 |Actualizado: 04.05.2015 23:30

Ataque feroz del PP a Ciudadanos que torpedea los pactos que buscan sus 'barones'

Los conservadores atacan el "socialismo" de Rivera frente al "centro reformismo" de Rajoy. Un argumentario interno indica a los cargos del partido cómo abordar la ofensiva sobre la formación naranja.

Publicidad
Media: 3.80
Votos: 15
Comentarios:
El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera.- EFE

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera.- EFE

MADRID.- El Partido Popular está en la estrategia de negar cualquier concesión a Ciudadanos, aunque las encuestas indiquen que la formación que lidera Albert Rivera es la única que puede garantizar al PP la conservación de, al menos, sus dos feudos principales, la Comunidad de Madrid y la Comunitat Valenciana. En los ayuntamientos de la capital y Valencia -las otras dos joyas del PP-, los conservadores confían en poder gobernar en minoría si ganan en votos, como así les garantizan los sondeos, y si no se llega a otros pactos. En el caso municipal, la legislación no es la misma que la que rige en las autonomía, por lo que podría gobernar la lista en minoría si no hubiese alternativa.

Con todo, candidatos como Esperanza Aguirre ya han hecho guiños a Ciudadanos ("Podemos bueno") con vistas a posibles alianzas a partir del 25 de mayo, algo que le está siendo negado a priori desde la sede nacional de la calle Génova, según el argumentario al que ha tenido acceso Público y que la cúpula conservadora ha distribuido entre sus filas para dar las indicaciones precisas sobre C's. 



Candidatos como Esperanza Aguirre ya han hecho guiños a Ciudadanos con vistas a posibles alianzas a partir del 25 de mayo

El texto distribuido por el PP contrapone la "estabilidad" de este partido a "las ocurrencias y experimentos de Ciudadanos"; el "socialismo" de la formación naranja frente al "centro reformismo" de la de Mariano Rajoy y considera, en base a esto, que "es coherente que su líder, Albert Rivera, sea afiliado a la UGT". El PP obvia que el fundador de C's participó en actos del PP catalán, por lo menos, ya que él sostiene que nunca tuvo carné.

El argumentario del PP se basa en criticar el "programa de ocurrencias" de Ciudadanos y carga con especial vehemencia contra su ideólogo en materia económica, Luis Garicano, y sus medidas. Sin entrar a fondo en las propuestas de Rivera, los conservadores recuerdan que Garicano fue "una de las voces más activas" pidiendo a Rajoy que solicitara el rescate en 2012 "sin tener en cuenta las graves consecuencias que esa medida hubiera acarreado para el conjunto de la sociedad española".

El vicesecretario de Organización del PP, Carlos Floriano, durante la rueda de prensa posterior al Comité Ejecutivo Nacional del partido. EFE/Juan Carlos Hidalgo

El director del Comité de Campaña del PP, Carlos Floriano, durante una rueda de prensa en el partido. EFE/Juan Carlos Hidalgo

El Partido Popular divide su argumentario de cinco folios en seis bloques de críticas: por un lado, a las "medidas relativas al IRPF", que, según los conservadores, penalizarían a las "rentas medias", "a la práctica totalidad de los pensionistas y trabajadores con menos rentas" y al "ahorro". El PP censura, asimismo, las "medidas relativas al IVA" de C's, criticando -aunque Rajoy hiciera lo mismo nada más llegar al Gobierno- que se suba "a muchos de los productos básicos" como los de la cesta de la compra, libros, medicamentos, implantes,...

El PP cierra su argumentario asegurando que "España no necesita de ocurrencias o experimentos que pongan en peligro la recuperación económica"

Las "Medidas relativas a los impuestos de Patrimonio y Sucesiones" o la "Supresión de ayuntamientos y de las diputaciones", así como el "Abandono del AVE" o la "Legalización de las drogas blandas" son otras de las dianas en las que el PP centra su rechazo hacia Ciudadanos, acusándoles de querer "eliminar" pequeños municipios "con historia", cuando el PP se ha dedicado a sacar adelante "una reforma local que ha supuesto una limitación de asesores y cargos públicos, y la reducción de sueldos". Los conservadores obvian, por ejemplo, que el presidente gallego y delfín de Rajoy en estos momentos, Alberto Núñez Feijóo, alentó la fusión de pequeños municipios y que la reducción de sueldos no se ha hecho efectiva en las ciudades más importantes.

Tras estas críticas -que algunas fuentes del PP obligadas a difundirlas públicamente tachan de "superficiales y sin consistencia"-, el PP concluye en su argumentario con que "España no necesita de ocurrencias o experimentos que pongan en peligro la recuperación económica en la que ya avanzamos gracias a las reformas emprendidas por el Gobierno del Partido Popular. España necesita consolidar la recuperación para seguir creciendo y creando empleo".