Público
Público

Al menos 13 militares muertos y otros 48 heridos en un atentado en Turquía

El ataque suicida se ha producido con un coche bomba, explosionado al paso de un autobús en la ciudad turca de Kayseri.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Inicio del rescate de las víctimas del atentado con coche bomba perpetrado este sábado en Kayseri (Turquía) al paso de un autobús. TURAN BULUT/ IHLAS NEWS AGENCY/ REUTERS

ESTAMBUL.- Al menos 13 militares han fallecido y otras 55 personas han resultado heridas -de ellas, 48 soldados- en un atentado con coche bomba registrado este sábado en la ciudad turca de Kaysori al paso de un autobús, según confirmó el viceprimer ministro de Turquía, Veysi Kaynak.

"Hay heridos y, desafortunadamente, hay muertos", dijo Kaynak en declaraciones a los medios, y añadió que en el autobús viajaban varios soldados y que el atentado "se parece al de Besiktas", en referencia al doble ataque suicida con coche bomba perpetrado el sábado pasado ante un estadio de fútbol de Estambul y que fue luego reivindicado por un grupo radical kurdo.

Las Fuerzas Armadas elevaron a 15 los militares fallecidos y a 48 los soldados heridos en el atentado. El ministro de interior turco, Süleyman Soylu, indicó posteriormente que ocho cadáveres han sido ya identificados y elevó el número de heridos a 55, sin especificar cuántos son militares y cuántos civiles.

El ministro concretó que 12 de los heridos están ingresados en cuidados intensivos y que seis de ellos están en coma.

Según las autoridades turcas, el autobús era un vehículo de transporte urbano civil que fue atacado cuando efectuaba una parada cerca del campus universitario de Erciyes, en una avenida en la que se halla también un complejo de cuarteles militares.

Al ser sábado, no había estudiantes en la zona y el tráfico era escaso, por lo que la explosión afectó principalmente a los viajeros del autobús.

Según la emisora NTV, varios testigos han declarado que el coche bomba iba siguiendo al autobús antes de producirse la detonación.

Erdogan señala a rebeldes kurdos

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, atribuyó a los grupos rebeldes kurdos la autoría del atentado. "Queda totalmente claro el objetivo esencial de la organización terrorista separatista y de sus tácticas y los blancos de sus ataques: es bloquear Turquía, meterle palos entre las ruedas, dispersar su fuerza y energía", denunció el jefe del Estado.

Las autoridades turcas definen como "organización terrorista separatista" a la guerrilla kurda del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), calificada también como terrorista por la Unión Europea y Estados Unidos.

"Hoy en Kayseri se ha realizado un atentado suicida contra un autobús de transporte público en el que se hallaban soldados que salían con permiso de compras", destacó el político islamista en un comunicado.

"Cuando ya nos había destrozado el corazón el incidente del pasado sábado por la noche en Besiktas, Estambul, este atentado con bomba en Kayseri aumenta nuestro dolor aun más", lamentó.

Se refirió así al ataque que dejo 44 muertos hace una semana y que fue reivindicado por los Halcones de la Libertad de Kurdistán (TAK), un grupo radical escindido del PKK.

"Junto a nuestros soldados y policías, el objetivo son los 79 millones de nuestros ciudadanos. Turquía está bajo un ataque conjunto de las organizaciones terroristas. Especialmente la organización terrorista separatista están empleando todos los medios a su alcance", denunció.

El vicepresidente del Gobierno, Numan Kurtulmus, fue aún más directo y atribuyó directamente la autoría al PKK.

Asalto a la sede de un partido prokurdo

Por otra parte, una sede del prokurdo Partido Democrático de los Pueblos (HDP) fue asaltada hoy en Kayseri por un grupo que destrozó y quemó el mobiliario y desplegó una enorme bandera de Turquía.

El HDP condenó este sábado rotundamente el atentado de Kayseri, como ya hizo la semana pasada con el de Estambul.

La policía dispersó a unos cien manifestantes reunidos frente a la oficina de dicho partido que gritaban: "Los mártires no morirán, la patria no será dividida".

El Gobierno turco considera al HDP, el tercer partido del Parlamento, como el brazo político del PKK, y en las últimas semanas ha detenido a cientos de sus miembros, entre ellos diputados y a sus máximos dirigentes.