Publicado: 20.12.2015 23:42 |Actualizado: 21.12.2015 11:46

Podemos se atribuye la derrota
del bipartidismo y presenta tres condiciones para pactar

El partido logra más de cinco millones de votos, 400.000 menos que el PSOE. "Cada vez que hay elecciones las fuerzas del cambio avanzan", afirma Pablo Iglesias, que promete que sus 69 diputados "van a tender la mano a todas las fuerzas" para reformar la Constitución, incluyendo en el texto el blindaje de los derechos sociales, la reforma de la ley electoral y la revocabilidad del presidente del Gobierno a mitad de mandato.

Publicidad
Media: 3.93
Votos: 40
Comentarios:
Pablo Iglesias, líder de Podemos, manda un guiño al público tras conocerse los resultados de las elecciones./ REUTERS/Andrea Comas

Pablo Iglesias, líder de Podemos, manda un guiño al público en Madrid tras conocerse los resultados de las elecciones./ REUTERS/Andrea Comas

@Alopezdemiguel

MADRID.- "Hoy ha nacido una nueva España que pone fin al sistema del turno". El líder de Podemos, Pablo Iglesias, ha cambiado el ceño fruncido por la sonrisa para valorar los resultados de las elecciones generales de este domingo, que han dado a su formación y a sus marcas territoriales 5.142.075 de votos y 69 escaños en el Congreso de los Diputados, lo que les sitúa como tercera fuerza política, a 400.000 votos del PSOE.

Podemos se atribuye este hachazo al bipartidismo, y con este golpe fija tres condiciones "inaplazables e imprescindibles" para poder pactar la investidura del candidato del PSOE, Pedro Sánchez, pero también para estudiar cualquier otro escenario. "No toca hablar de acuerdos con partidos, sino de reformas constitucionales", afirmaba Iglesias, rodeado por sus más estrechos colaboradores y varios de los flamantes diputados electos, dibujando así las líneas rojas "inaplazables e imprescindibles" con las que trabajarán en los próximos días. Estas pasan por una reforma constitucional que blinde los derechos sociales, establezca un mecanismo de revocabilidad del presidente del Gobierno a aplicar a mitad de mandato y que asegure una nueva ley electoral más proporcional. "Nuestros 69 diputados van a tender la mano a todas las fuerzas políticas para eso antes de hablar de cualquier otra cosa", promete Iglesias.



Así, el candidato del partido morado sacaba pecho porque su formación se ha convertido en "primera fuerza en votos" en Catalunya (En Comú-Podem, 24,7% de los votos y 12 escaños) y el País Vasco (26% de los sufragios y cinco diputados). También porque han logrado ser segundos en Madrid (20,9% y 8 diputados); Comunidad Valenciana (Compromís-Podem-És el Moment, 25% de los sufragios y 9 diputados); Navarra (23% de votos y dos escaños); Islas Baleares (23% y 2 sillones en el Congreso) y Galicia (En Marea, con el 25% de los votos y 6 diputados).

De hecho, los buenos resultados del partido en Catalunya, Valencia y Galicia se convierten en puntales fundamentales del resultado (suman 27 escaños) y confirman para Iglesias que "este es un país plurinacional", y que su formación es "la única fuerza política de ámbito estatal capaz de liderar la concreción de ese nuevo acuerdo territorial que respete la plurinacionalidad", lo que se traduce por el proceso de redefinición del encaje de Catalunya en el Estado. Hoy, Iglesias no ha dejado claro si el referéndum catalán sería otra de las líneas rojas para sentarse a negociar, y ha insistido en que pondrán sobre la mesa la condición "plurinacional" de España que abandera su partido. No ha dado más detalles, pero este lunes comparecerá en rueda de prensa a las 12:00 horas, después de la reunión de la Ejecutiva del partido para valorar el 20-D y los caminos que abre esta cita con las urnas.

El peor resultado de la historia del PSOE

"El PSOE de Pedro Sánchez ha obtenido su peor resultado electoral de toda la democracia", afirmaba este domingo Iglesias, recordando que para el PP es "el peor desde 1989". "Se acabó el sistema del turno en España", zanjaba.

En la consolidación de su "remontada", Podemos también ha cumplido sobradamente su objetivo de superar a Ciudadanos, que se ha quedado con 40 escaños, muy lejos de los resultados que les atribuían la mayoría de encuestas hace apenas un par de semanas.

Por comunidades, el partido de Iglesias ha obtenido 10 escaños en Andalucía (el doble de lo que les daba el CIS); otros dos diputados por Asturias; uno en Cantabria; uno en La Rioja; otro en Extremadura y otro más en Murcia, una de las pocas regiones en las que se han visto superados por Ciudadanos, junto con Castilla-La Mancha -donde han logrado un único escaño, frente a los tres del partido naranja-, y Castilla y León, donde se han quedado a menos de medio punto del partido de Albert Rivera, con cinco escaños en el Congreso de los Diputados. Sólo se han quedado sin parlamentarios en Ceuta y Melilla, donde se disputaba un único sillón.

Tampoco entrará en la Cámara Baja, el exJEMAD Julio Rodríguez, número dos por Zaragoza, aunque sí lo hará Pedro Arrojo. Rodríguez es, junto con Javier Wert -hermano del denostado exministro de Educación del PP, José Ignacio Wert-, cabeza de lista por Ciudad Real, el único fichaje estrella del partido que no se ha hecho con un escaño, como sí han hecho los jueces en excedencia Juan Pedro Yllanes (Baleares, dos escaños) y Victoria Rosell, en Canarias, con tres escaños y un 23% de los votos frente al 22% del PSOE, que sin embargo les ha superado en escaños.

Las primeras encuestas a pie de urna les daban hasta 80 escaños, superando en número de votos al Partido Socialista, pero el hecho de hacerse con 69 diputados en sus primeras generales ha sido más que suficiente para desatar la alegría en el partido morado.

"Se ha terminado el turnismo político, se ha terminado el bipartidismo".- Íñigo Errejón

Entre gritos eufóricos y aplausos, la dirección de Podemos ha seguido los resultados desde el Teatro Goya, en Madrid, junto a casi tres centenares de trabajadores de 150 medios de comunicación. "España mañana amanece ya otra". "Se ha terminado el turnismo político, se ha terminado el bipartidismo", afirmaba Íñigo Errejón en su primera comparecencia, pasadas las 21:30 horas, para valorar la participación. Al mismo tiempo pedía prudencia, consciente de que el resultado final podía depender de un pequeño número de votos. Y esa prudencia contrastaba con la alegría y el nerviosismo que vivían dirigentes nacionales, autonómicos, eurodiputados y distintos trabajadores del partido a apenas unos metros, separados por un cristal y una cortina negra que no podían aislar sus gritos de júbilo.

El escenario que se abre hoy es complicado: numéricamente, una hipotética alianza PSOE-Podemos-Esquerra podría abrir la puerta a un gobierno progresista, pero los socialistas también podrían dar la Presidencia al PP a cambio de algunas concesiones, ya que los conservadores no llegarían a sumar mayoría con el partido de Albert Rivera.

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, y otrs dirigentes del partido, en la madrileña plaza del Museo Reina Sofía, celebran con sus simpatizantes los resultados de las elecciones del 20-D. REUTERS/Andrea Comas

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, y otrs dirigentes del partido, en la madrileña plaza del Museo Reina Sofía, celebran con sus simpatizantes los resultados de las elecciones del 20-D. REUTERS/Andrea Comas


Podemos nació con la meta de "asaltar los cielos" de La Moncloa, pero hace un par de meses el discurso comenzó a virar para introducir un matiz: lo que se juega en estas elecciones son los próximos diez años, por lo que pasan del corto al medio plazo en su estrategia para llegar a gobernar. "Se constata que cada vez que hay elecciones las fuerzas del cambio avanzan", afirmaba Iglesias durante su intervención.

Podemos lleva la emoción a 'su' plaza

Tras el anuncio de resultados, Iglesias, algunos de los máximos dirigentes del partido (en su mayoría ya diputados electos), junto al cofundador de Podemos Juan Carlos Monedero, han celebrado sus 69 diputados en la plaza del Museo Reina Sofía, donde también celebraron las europeas con las que irrumpieron en el mapa político, y las municipales y autonómicas que llevaron a las alcaldías de Madrid y Barcelona Manuela Carmena y Ada Colau.

Arropados por cerca de 1.500 simpatizantes, las caras visibles de Podemos han improvisado breves discursos, y Monedero se ha atrevido incluso a interpretar por segunda vez sobre un escenario su versión de la canción 'Puente de los Franceses'. Uno de los momentos más emotivos llegaba con el abrazo del líder de Podemos a su madre Luisa Turrión, entre bambalinas, minutos después de dejar el escenario.