Publicado: 11.02.2016 23:34 |Actualizado: 11.02.2016 23:58

Los juicios por enaltecimiento del terrorismo se quintuplican desde el final de ETA con el PP en el Gobierno

Durante el año 2015 la Audiencia emitió hasta 25 sentencias por delitos de enaltecimiento del terrorismo por las cinco producidas durante el año 2011, cuando la banda terrorista dejó definitivamente las armas. En 2016, ya ha emitido dos sentencias

Publicidad
Media: 4.50
Votos: 8
Comentarios:
Imagen de la concentración en apoyo a los titiriteros en Madrid. EFE/J.P.Gandul

Imagen de la concentración en apoyo a los titiriteros en Madrid. EFE/J.P.Gandul

MADRID.- Los datos hablan por sí solos. En el año 2015 la Audiencia Nacional emitió hasta 25 sentencias por delitos de enaltecimiento del terrorismo. Nada más y nada menos que cinco veces más de las que produjo el mismo tribunal durante el año 2011, cuando la organización terrorista ETA dejó las armas. De las 25 sentencias señaladas, seis terminaron en absolución y 19 en una condena para los acusados siendo la pena más repetida la de un año de prisión y siete de inhabilitación. En 2011, sin embargo, sólo uno de los cinco juicios terminó en condena, según los datos a los que ha tenido acceso Público.

Desde el 2011, coincidiendo con la llegada al Gobierno del Partido Popular, las sentencias de la Audiencia Nacional por delitos de enaltecimiento del terrorismo no han hecho más que crecer. Así, si en el año en el que ETA renunció de manera definitiva a las armas hubo cinco sentencias por este tipo delitos, en 2012 fueron diez, en 2013 subieron a 15, mientras que en 2014 se quedaron en 14 y, como ya se ha dicho, en el año 2015 ascendieron a 25. 



"La razón que explica este auge es que seguimos teniendo aparatos de persecución penal en materia antiterrorista que tienen que justificar su existencia"

La tendencia de estos últimos años contrasta con la que arrastraba España entre 2007 y 2011. Así, según la documentación a la que ha accedido este medio, en el año 2007 la Audiencia Nacional produjo tres sentencias por delitos de enaltecimiento del terrorismo, por una en 2008 y seis en el año 2009. Precisamente durante estos años, en los que hay menos sentencias por enaltecimiento del terrorismo, la organización terrorista ETA continuaba activa. 

"La razón que explica este auge es que seguimos teniendo aparatos de persecución penal en materia antiterrorista que tienen que justificar su existencia. Se dedican a buscar delitos por las redes sociales y en sitios donde antes no entraban como en foros de periódicos. Además, antes era sólo en Euskadi y ahora buscan por toda España", aseguran a Público fuentes judiciales privilegiadas que denuncian que "no tiene ningún sentido" que la Audiencia Nacional, que debería preocuparse por "delitos económicos de gravedad" esté investigando a personas que "dicen tonterías en los chats o en Twitter".

Este año 2016 ya han sido juzgadas dos personas por enaltecimiento del terrorismo con sentencia ya emitida. Una de ellas fue el 13 de enero. El tribunal condenó a un hombre por el mencionado delito "a la pena de un año de prisión, inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante el mismo tiempo, inhabilitación absoluta por espacio de 7 años y pago de las costas del juicio".

La pena más repetida en las condenas por enaltecimiento del terrorismo es la de un año de prisión y siete de inhabilitación

El delito que esta persona cometió fue publicar entre los años 2013 y 2014 en su perfil de Twitter comentarios como "escrache a las víctimas de ETA"; "alguien puede pegarle un tiro en la nuca a la Infanta?, porfis"; o "Juguemos a la Guija: G-O-R-A E-T-A M-I-L-I-T-A-R-R-A". El tribunal consideró este tipo de mensajes suficiente para condenarlo a un año de prisión ya que "ha venido justificando la actividad de la organización terrorista ETA, así como humillando igualmente, y de modo expreso, a las víctimas de dicha organización criminal". 

Facu Díaz durante el skectch por el que fue denunciado por enaltecimiento del terrorismo y humillación a las víctimas del terrorismo

Facu Díaz durante el skectch por el que fue denunciado por enaltecimiento del terrorismo y humillación a las víctimas del terrorismo

Tuiteros y cantantes de rap

Las fuentes jurídicas consultadas por este medio señalan que el perfil medio de los encausados es de jóvenes tuiteros que "quieren hacer la gracia o decir alguna tontería" y terminan cayendo en este tipo de comentarios agresivos y desagradables, "pero que no suponen ningún peligro para la sociedad". Asimismo, también señalan las citadas fuentes que cada vez es más frecuente que se encause a "cantantes de rap". 

Un ejemplo de este tipo lo constituye el vocalista de Def con Dos, César Strawberry, a quien la Fiscalía de la Audiencia Nacional solicita 20 meses de cárcel, ocho años de inhabilitación absoluta y dos de libertad vigilada por un delito de enaltecimiento del terrorismo y humillación a las víctimas, por el contenido de seis mensajes en Twitter y un retuit entre noviembre de 2013 y julio de 2014. También el humorista de La Tuerka, Facu Díaz, tuvo que declarar ante el tribunal especial por un sketch en el que anunciaba la disolución y la entrega de las armas del Partido Popular ya que no quedaba nadie sin cargos de corrupción para incluir en las listas. 

"Se debe a una progresiva criminalización de cuestiones que tienen que ver con la libertad de expresión y a un abuso por parte del Gobierno de los conceptos jurídicos indeterminados", dice Bosch

"Una estrategia de recorte de libertades"

El portavoz de Jueces para la Democracia, Joaquim Bosch, considera que estos datos deben interpretarse a al luz de "una estrategia de recorte de libertades" que "no es casual". "Se debe a una progresiva criminalización de cuestiones que tienen que ver con la libertad de expresión y a un abuso por parte del Gobierno de los conceptos jurídicos indeterminados en sus nuevas leyes, como se da en la Ley Mordaza. Cuando la interpretación es ambigua se facilita que la ley pueda ser utilizada por cualquier Gobierno en la dirección que da a las fuerzas policiales", opina Bosch. 

Por otro lado, el magistrado recuerda que también se han "aumentado las penas por el delito de enaltecimiento". "Antes eran dos años de prisión, que no suele suponer el ingreso en la cárcel, pero este Gobierno lo ha elevado a tres de manera no casual. Esto permite practicar más detenciones", señala.  Por último, Joaquim Bosch considera que "estos temas se utilizan en ocasiones de manera política con todo tipo de fines". "Un ejemplo muy claro es que el ministro del Interior salga condenando a los titiriteros en un asunto sometido a investigación judicial. Con este tipo de actuaciones políticas el Gobierno pretende generar determinados estados de opinión", concluye.