Publicado: 08.11.2013 10:45 |Actualizado: 08.11.2013 10:45

La Audiencia Nacional autoriza la extradición de un disidente kazajo que podría sufrir torturas en su país

El Consejo de Ministros tendrá la última palabra sobre el destino de Alexander Pavlov, exjefe de seguridad de un conocido empresario opositor al régimen de Kazajistán, y que según varias ONGs corre el riesgo de sufrir ma

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Audiencia Nacional ha autorizado este viernes la extradición del disidente kazajo Alexander Pavlov, exjefe de seguridad de un conocido empresario opositor al régimen totalitario de su país.

En conversación telefónica con Público, la abogada de Pavlov, María Costa, ha asegurado que el pleno de la Audiencia Nacional ha rechazado por 10 votos a 7 el recurso de súplica presentado por la defensa para frenar la extradición de Pavlov. La entrega de Pavlov a las autoridades kazajas ha sido rechazada por Amnistía Internacional y Open Dialog por temor a que sufra malos tratos y torturas en su país, además de por las posibles motivaciones políticas y económicas que la sustentan, teniendo en cuenta las irregularidades que rodean a la detención de Pavlov y a la extradición de la familia de su antiguo jefe, y las  boyantes relaciones económicas entre España y Kazajistán

La presidenta de la OSCE, preocupada por lo que pueda pasarle a Pavlov de ser entregado

La pelota está ahora en el tejado del Consejo de Ministros, que deberá tomar una decisión sobre el destino del disidente cuando la Audiencia emita su sentencia, en el plazo de un par de semanas, en la que según Costa incluirán los votos particulares contrarios a la extradición.

La decisión de la Audiencia sólo sería vinculante si hubieran rechazado entregar a Pavlov, pero al haber dado el visto bueno a su traslado a Kazajistán, el Consejo de Ministros puede apoyar esta decisión y hacer efectiva su extradición o rechazarla, algo que a todas luces parece bastante improbable.

Para Costa es "cien por cien seguro que el Gobierno votará por la extradición de Pavlov", por lo que la defensa tiene que "jugar bien con los tiempos para evitar que se lo lleven".

En caso de que el Consejo de Ministros decida finalmente entregarlo a las autoridades kazajas, la abogada estudia solicitar la paralización cautelar de la extradición a la Sala de lo Contencioso Administrativo y recurrir al Tribunal Europeo de Derechos Humanos, pero en conversaciones anteriores reconoció que Estrasburgo quizás no llegue a tiempo para evitar el traslado de Pavlov, con todo lo que conllevaría

Además de llamar la atención de AI y Open Dialog, el caso de Pavlov ha interesado a varias fuerzas políticas de la oposición en nuestro país e incluso a la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE). "Lo más importante para mi es lo que pueda ocurrirle a Pavlov cuando regrese a su país", aseguraba Isabel Santos, presidenta del Comité General de Democracia, Derechos Humanos y Asuntos Humanitarios de la OSCE en conversación con este diario. 

Demandante de asilo político -que hasta la fecha no le ha sido concedido, por lo que ha presentado un recurso-, Pavlov fue detenido al pisar suelo español en diciembre de 2012, acusado de un delito de estafa y de organizar un atentado que nunca se cometió, sin que Kazajistán haya presentado pruebas que le incriminen.

El régimen kazajo ha perpetrado varias violaciones de los derechos humanos de los presos, según AI

Según denuncian varias organizaciones internacionales y la defensa del que fuera jefe de seguridad de un conocido empresario disidente, es precisamente este vínculo el que ha motivado la orden de detención de Pavlov, dictada por el régimen totalitario de Nazarbáyev, que según Amnistía Internacional ha perpetrado numerosas violaciones de los derechos humanos a presos y enemigos políticos, por lo que ha pedido al Ejecutivo de Rajoy que frene la extradición, pero no ha obtenido respuesta.

En este escenario, los lucrativos negocios de las empresas españolas con el régimen kazajo podrían tener un papel fundamental en esta decisión: Entre 2012 y 2013, Talgo firmó contratos por valor de 1.482 millones de euros con Kazajistán, sumándose a la larga lista de organizaciones con intereses en este país, en la que figuran Indra o Inditex, entre otras.

Y esto, sin profundizar en las múltiples irregularidades que rodean el caso del exjefe de Pavlov, Mukhtar Ablyazov, conocido empresario disidente. La entrega a Kazajistán de la mujer y la hija de Ablyazov, en una operación originariamente destinada a apresar al empresario es un claro ejemplo. Y es que, mes y medio después, Italia revocó la orden de extradición, pero llegaba tarde: el escándalo se saldó con la dimisión del jefe de gabinete del Ministerio del Interior, pero nadie impidió que la esposa y la hija del disidente fueran entregadas a un país que ha condenado a varios activistas por su vinculación con el empresario Mukhtar Ablyazov y sus ideas discrepantes del gobierno kazajo, perpetrando todo tipo de abusos.