Publicado: 07.05.2015 12:59 |Actualizado: 07.05.2015 13:00

La Audiencia Nacional condena a siete miembros de Segi
a 6 años de cárcel

El Tribunal rechaza que sufrieran malos tratos o torturas durante su detención y considera probada su participación activa en la organización. Absuelve a otros nueve acusados

Publicidad
Media: 1
Votos: 1
Comentarios:
Algunos de los once acusados de pertenecer a Segi durante el juicio. EFE/Fernando Villar

Algunos de los once acusados de pertenecer a Segi durante el juicio. EFE/Fernando Villar

MADRID.- La sección cuarta de lo Penal de la Audiencia Nacional ha condenado a siete acusados de pertenecer a la organización juvenil Segi a penas de 6 años de cárcel y ha absuelto a otros nueve al considerar que no está "suficientemente acreditada" su integración en esta organización terrorista, subordinada a ETA.

Los condenados son: Marina Sagastizabal Emilio-Yus, Ainhoa Villaverde Barrutiabengoa, Aiala Zaldivar Alvarado, Bergoi Madernaz del Pozo, Igarki Robles Martínez del campo, Xabat Morán Ruiz e Ibon Esteban Scaloni.

La Ertzaintza detuvo ayer en Bilbao a 4 de los condenados -Sagastizabal, Villaverde, Madrenaz y Morán-, y la Policía busca a los otros tres, dos vascos y un navarro.



Sagastizabal, Barrutiabengoa, Zaldivar y Madernaz, según la sentencia, "participaban activamente en la Gazte Asanblada de Judizmendi, donde concurrían personas de todas las ideologías, afines al independentismo, encargándose de transmitir las directrices de Segi y las actividades a realizar para seguirlas, tales como la colocación de carteles (...) o la ejecución de pintadas".

Los carteles, añaden los magistrados -Ángela Murillo (ponente), Carmen Paloma González y Juan Francisco Martel-, "eran siempre proporcionados por Ainhoa Villaverde, y colocados en la vía pública por ésta y Marina Sagastizabal".

En cuanto a los otros tres condenados, la Sala los considera responsables de "taldes" (barrios) de Segi en Vitoria, Bilbao y Pamplona, y uno de ellos, Morán, colaboró "activamente en múltiples ocasiones preparando los conciertos de Segi con la empresa Abar Produkzioak y vendiendo boletos de dicha organización terrorista".

El tribunal también señala que no ha quedado acreditado "en lo más mínimo" los malos tratos y torturas que algunos de los acusados aseguraron haber padecido cuando fueron detenidos y que en el juicio llegaron a relatar "situaciones rallanas con escenarios de terror".

Además de una ausencia total de material probatorio sobre estas denuncias, los magistrados señalan que les pareció "muy significativa la actitud de los procesados en el acto del juicio cuando oían o veían a sus presuntos torturadores. Desde luego tal actitud no arrojaba precisamente síntomas de estrés, de depresión, de angustia vital referidos por los peritos" de parte.

El juicio por estos hechos comenzó en septiembre con 28 acusados, aunque en diciembre, en la recta final de la vista oral la Fiscalía retiró la acusación contra 12 de ellos y terminó pidiendo penas de seis años de cárcel para los 16 restantes. Finalmente nueve han quedado absueltos.

Según la Fiscalía, Segi es una organización terrorista de la izquierda abertzale ideada para controlar y dinamizar el frente juvenil del Movimiento de Liberación Nacional Vasco, subordinado en todo momento a la estrategia de ETA.

La tesis de la Fiscalía es que, desde su ilegalización, su actividad la realiza unas veces bajo sus propias siglas y otras bajo las de organizaciones pantalla, de manera que continúa con la organización de eventos convocados por siglas difusas pero controladas por el grupo para labores de captación, formación, concienciación, entrenamiento, recaudación de fondos, etcétera.

Según el fiscal, Segi dinamiza además la violencia callejera y afirma que "en el momento actual es la única estructura que sintoniza plenamente con los planteamientos más radicales de ETA".