Publicado: 03.10.2016 14:21 |Actualizado: 03.10.2016 15:19

La Audiencia Nacional tumba el último obstáculo de las cloacas de Gürtel para impedir el macrojuicio

Rechaza apartar al magistrado De Prada del tribunal. La afinidad ideológica de su hija no es motivo para recusarlo, como tampoco lo es el haber sido compañero de Garzón durante 20 años. La petición fue planteada por Crespo y doce defensas más, entre ellas el PP. El instructor la considera temeraria y les impone las costas. El juicio arranca este martes, con las cuestiones previas

Publicidad
Media: 4.40
Votos: 5
Comentarios:
Los jueces del caso Gürtel: de izquierda a derecha, Julio de Diego, Ángel Hurtado, y José Ricardo de Prada.

Los jueces del caso Gürtel: de izquierda a derecha, Julio de Diego, Ángel Hurtado, y José Ricardo de Prada.

MADRID.- La Audiencia Nacional ha rechazado de plano la recusación del magistrado José Ricardo de Prada planteada por el ‘número 2’ de la trama Gürtel, Pablo Crespo, y doce acusados más a quienes se les imponen el pago de costas por “temeridad manifiesta” al pedir sin fundamento que el juez fuera apartado en vísperas del macrojuicio.

"S la afinidad ideológica de un magistrado no es causa de recusación, menos aún puede serlo la afinidad ideológica de la hija del magistrado recusado con un letrado", que ni siquiera participa en este juicio

Esta resolución es firme y no hay más recursos en el horizonte, por lo que el juicio arrancará este martes, 4 de octubre, en la sede de la Audiencia Nacional de San Fernando de Henares (Madrid), a pesar de todos los intentos de las defensas por retrasarlo.

Se confirma que el tribunal que juzgará la primera época de los negocios de Gürtel está compuesto por los magistrados Ángel Hurtado -ponente-, Julio de Diego y José Ricardo de Prada.

En el banquillo se sentarán 37 personas, entre ellas el líder de la trama, Pablo Correa, quien no se sumó a la recusación porque aspira a un pacto con la Fiscalía.

A la petición de Crespo de recusar a De Prada se adhirieron una docena de acusados, entre ellos el extesorero del PP Luis Bárcenas, el exalcalde de Pozuelo de Alarcón Jesús Sepúlveda y el exalcalde de Majadahonda Guillermo Ortega. También se sumó el PP, que se sienta como responsable civil por las ayudas de la trama en las campañas electorales de ambos exalcaldes.

Ánimo dilatorio

El instructor de la recusación, Javier Martínez Lázaro, ha dictado un auto este lunes en el que expone que la recusación fue planteada fuera de plazo, lo que es  causa suficiente para rechazarla ya que se planteó con ánimo dilatorio.

Sin embargo, el magistrado entra de lleno en las alegaciones planteadas y concluye que carecen de fundamento: el recurso fue planteado fuera de plazo; la afinidad ideológica de la hija del magistrado con un letrado que no está en esta pieza no es motivo para apartar a José Ricardo de Prada del tribunal, como tampoco lo es el haber sido compañero de Baltasar Garzón durante 20 años.

El incidente de recusación, concluye Martínez Lázaro, solo se justifica por un "animo evidentemente dilatorio" para conseguir la suspensión del juicio oral.

Su imparcialidad no está comprometida


El ánimo dilatorio y la temeridad son causas suficientes para rechazar de plano la recusación. Sin embargo, el magistrado Martínez Lázaro ha optado por abordar en el auto las dos causas alegadas por los recusantes.

Ambas causas se resumen en la colaboración de la hija del magistrado De Prada en una publicación editada por uno de los abogados de la acusación -Gonzalo Boyé- y su supuesta amistad íntima con el primer juez instructor de la causa, Baltasar Garzón, lo que según los acusados recusantes, implicaría enemistad manifiesta de De Prada respecto de Pablo Crespo.

El juez expone que e el hecho de que la hija de De Prada haya colaborado con Boyé en una publicación no significa que tenga "un interés director en el pleito". Además, el abogado ni siquiera actúa como acusación en esta pieza, por lo que "en nada puede comprometer la imparcialidad del magistrado recusado".

A partir de la doctrina del Tribunal Constitucional, Martínez Lázaro recuerda que "si la afinidad ideológica de un magistrado no es causa de recusación, menos aún puede serlo la afinidad ideológica de la hija del magistrado recusado con un letrado que ni siquiera actúa profesionalmente en defensa de una de las partes en la pieza que se enjuicia".

Garzón y De Prada tienen lazos de compañerismo

En referencia a la alegada amistad íntima de De Prada con Baltasar Garzón, el magistrado instructor explica en su auto que ello solo revela una relación profesional entre ambos y "una valoración del trabajo del señor Garzón", de acuerdo con los datos portados por el recusante.

El instructor encuadra la amistad entre ambos magistrados en el hecho de haber coincidido durante más de 20 años en el mismo tribunal, generando lazos de compañerismo "lejanos, desde luego, de una amistad íntima".

Baltasar Garzón fue el primer instructor del caso Gürtel y resultó condenado por el Tribunal Supremo por autorizar escuchas a investigados en esta trama cuando despachaban con sus abogados en los locutorios de la cárcel.

El incidente de recusación fue planteado el pasado 27 de septiembre, cuando hace ya más de un año que otros dos jueces fueron apartados del tribunal del caso Gürtel: Enrique López y Concepción Espejel.