Publicado: 15.01.2016 17:58 |Actualizado: 15.01.2016 17:58

La Audiencia reabre el caso de Miguel Ángel Blanco para investigar al etarra Kantauri por ordenar su asesinato

La Fiscalía pidió el jueves reabrir el caso afirmando que "se han identificado nuevos elementos indiciarios de contenido incriminatorio" hacia Kantauri. Miguel Ángel Blanco fue asesinado por la banda terrorista ETA en 1997 cuando era concejal del PP en Ermua.

Publicidad
Media: 5
Votos: 2
Comentarios:
José Javier Arizkuren Ruiz, 'Kantauri', en la Audiencia Nacional.

José Javier Arizkuren Ruiz, 'Kantauri', en la Audiencia Nacional. / Archivo.

MADRID.- El juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco ha reabierto, a petición de la Fiscalía, el caso del secuestro y asesinato en 1997 del concejal del PP Miguel Ángel Blanco para investigar al etarra José Javier Arizcuren Ruiz, alias Kantauri, en vista de los indicios de que ordenó matarlo.

En un auto, el juez ordena la reapertura del sumario y cita al etarra el próximo 10 de febrero para interrogarle como la persona que presuntamente dio la orden al comando que acabó con la vida del concejal del PP en el Ayuntamiento de Ermua.

Velasco solicita además un informe pericial de inteligencia de la Guardia Civil sobre la implicación de Kantauri en el asesinato de Miguel Ángel Blanco, escrito que mencionó la Fiscalía en su petición de reapertura del caso junto a nuevos indicios recogidos en otros procedimientos de ETA.



La resolución recoge parte del informe del ministerio fiscal, en el que se afirma que "se han identificado nuevos elementos indiciarios de contenido incriminatorio que han permitido establecer de forma sólida con carácter presuntivo la participación en el crimen" del entonces dirigente de ETA.

"Desprendiéndose del informe del Ministerio Fiscal indicios suficientes para presumir la participación del dirigente de ETA en el año 1997, José Javier Arizcuren Ruiz, Kantauri, en el crimen del que fuera concejal del Partido Popular en el Ayuntamiento de Ermua, Miguel Angel Blanco, dando la orden al comando ejecutor para secuestrar y asesinar al mismo, es procedente decretar la reapertura de las actuaciones", señala el auto del juez.

El fiscal de la Audiencia Nacional Miguel Ángel Carballo pidió al juez que investigara a Kantauri tras examinar unos documentos hallados en el registro en 1997 del piso que ocupaba el comando Vizcaya, autor del secuestro.

En esa casa fueron halladas dos cartas manuscritas y firmadas por Kantauri, en las que, según el fiscal, "daba instrucciones precisas al comando sobre la ejecución del secuestro".

Kantauri, en prisión e imputado por otros asesinatos

Kantauri, en esos momentos jefe militar de ETA, cumple pena en prisión por el asesinato del concejal del PP Alberto Jiménez-Becerril y su esposa Ascensión García en Sevilla en 1998, y también está imputado por el asesinato del concejal del PP Gregorio Ordóñez en 1995.

Por el asesinato de Miguel Ángel Blanco ya fue condenado Ibon Muñoa Arizmendarrieta en 2003 y en 2006 Francisco Javier García Gaztelu, Txapote, e Irantzun Gallastegui Sodupe.

Sin embargo, el fiscal afirma que, tras examinar minuciosamente otros sumarios de acciones etarras, ha identificado nuevas pruebas que establecen "de forma sólida" la participación en el crimen de Kantauri, "dando la orden al comando ejecutor para secuestrar y asesinar al concejal".

Menciona en este sentido un informe de inteligencia de la Guardia Civil de enero de 2002 (el que ahora ha pedido el juez) contenido en otro sumario en el que se atribuye la responsabilidad del asesinato, entre otros, a Kantauri, como jefe militar de ETA y por tanto "responsable directo de los comandos activos a quienes dirigía las órdenes de atentar", contra Blanco.

Explica cómo en esa época la dirección de la banda quería presionar al Gobierno secuestrando a un concejal del PP "bajo la amenaza de asesinarlo en 48 horas si el Ejecutivo no cedía a las exigencias de ETA sobre el acercamiento de sus presos" y así se lo hizo saber a sus comandos armados a través de Kantauri.

El fiscal Carballo detalla que Kantauri desempeñó funciones de responsabilidad dentro del aparato militar de ETA, concretamente en la dirección de los comandos "ilegales" o de "liberados", desde noviembre de 1994 hasta marzo de 1999, cuando fue detenido por la Policía francesa en París.