Publicado: 30.10.2014 12:30 |Actualizado: 30.10.2014 12:30

El auge del soberanismo catalán en 140 caracteres

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Una combinación perfecta entre política e Internet. Así se podría definir Sobirania.cat 10 anys de la revolta política catalana a Internet ("Soberanía.cat. 10 años de la revuelta política catalana en Internet") (Crea't Edicions), el último libro del periodista (y bloguero) Saül Gordillo que se presentó este miércoles en la librería Blanquerna, la sede de la Generalitat en Madrid.

La obra, escrita íntegramente en catalán, disponible en pdf y papel, con licencia Creative Commons, persigue el objetivo de "desmontar tópicos lanzados desde determinados medios de comunicación de Madrid", así como el de dejar constancia en la Historia de cómo ha evolucionado el sentimiento independentista en la sociedad catalana durante los últimos 10 años, coincidiendo con la revolución de Internet. También es, según palabras del autor, "un homenaje al friki digital que era un incomprendido mientras que ahora todo el mundo hace lo que él hacía hace 10 años", así como al "marginal ideológico que hace 10, 15, 20 años ya defendía el independentismo, que no era mayoritario en aquel entonces".

Así, más de 200 "protagonistas de la Internet catalana" -activistas, tecnólogos, políticos...- ocupan todo un "capítulo enciclopédico" en el que narran sus experiencias con la Red o con cuyas referencias el autor, creador del portal Poliblocs, analiza sus formas de crear "un espacio virtual propio sobre el crecimiento social y político del discurso independentista".Sobirania.cat es, en resumen, la historia del ciberactivismo político en Catalunya.

No obstante, la tesis defendida por Gordillo sobre la interrelación entre el crecimiento del sentimiento independentista en la comunidad y el auge de las redes sociales de la última década, no fue del todo defendida por quienes se encargaron de presentar la publicación y que son algunos de los protagonistas de la misma: los diputados Joan Tardà (ERC), Joan Coscubiela (ICV), Lourdes Muñoz (PSC) y Carles Campuzano (CiU). "Quizá nos falta perspectiva histórica para saber si una cosa y la otra están relacionadas", señaló este último, asumiendo, sin embargo, que es cierto que los últimos 10 años ambos procesos -la revolución tecnológica y el auge del soberanismo- han transcurrido de forma "paralela". "Uno retroalimenta al otro", esgrimió Campuzano, quien también defendió que "la eclosión del derecho a decidir en Catalnunya ocupa un vacío generado por la crisis", entre otros. "Las redes sociales han permitido que muchos que no estaban en el sistema hayan emergido y que puedan trasladar sus propuestas e ideas sobre la opción de construir un país nuevo a la opinión pública", continuó el diputado de CiU.

En la misma línea se expresó también Lourdes Muñoz, una de las primeras políticas blogueras y "feminista" (criticó que de los 200 protagonistas del libro, sólo 22 sean mujeres), que considera clave Internet en cuanto al ciberactivismo se refiere por tres cuestiones. "El independentismo hace 10 años era minoritario e Internet siempre ha sido una opción para poder comunicar todos los elementos minoritarios que no tienen un medio de comunicación tradicional que les siga", argumentó. "En Catalunya estamos 10 puntos por encima en cuanto a número de personas conectadas a la Red, donde se supera la relación espacio-tiempo y gracias a la cual se ha superado el discurso independentista metropolitano", siguió la socialista. "Internet genera más redes con zonas tradicionalmente menos independentistas", agregó. No obstante, la diputada del PSC relacionó también el crecimiento del independentismo con la revuelta democrática que, en general, se vive en los últimos tiempos. "Cuando la sociedad pide votar más, la adhesión al derecho al voto consigue más apoyos", aclaró, haciendo referencia a movimientos como el 15-M y cómo el descontento generalizado con las instituciones ha hecho emerger el malestar que se traduce, en el caso de España, en los apoyos a Podemos y, en Catalunya, en el sentimiento soberanista.

De la misma opinión es Coscubiela, que denunció que el momento actual "se caracteriza por el robo de la soberanía ciudadana por parte de las instituciones públicas". "Las redes van a ser el mecanismo determinante para romper ese bloqueo y permitir la recuperación de esa soberanía", agregó. "Por ello el auge soberanista ha coincidido en el tiempo con el aumento de las redes sociales, pero no sólo en Catalunya, sino en otros pueblos que también buscan la soberanía", continuó el diputado de ICV, que consideró, no obstante, que "los medios de autocomunicación (las redes sociales) sólo alcanzan carácter masivo si interrelacionan con los medios de comunicación convencionales".

Tardà, por su parte, repasó sus 10 años en el Congreso y su relación con la Red en ese tiempo. "Hasta el 2007, 2008, los diputados dependíamos siempre del jefe de prensa y sólo si era una persona espabilada existía la posibilidad de que lla relación entre políticos y electores se pudiera dar", recordó. "Con los blogs recuperamos ese gran déficit y ahora Twitter es un gran mecanismo de autodefensa frente a los linchamientos", defendió el republicano. "Además, las nuevas tecnologías son el mejor antídoto contra el provincianismo; ahora somos una sociedad abierta y progresista", añadió.

Tanto Coscubiela como Tardà y Muñoz aprovecharon la ocasión, además, para advertir sobre los peligros del confiar todo a la Red. "La Red sirve para comunicar, marca tendencia, pero no se puede hacer un tamiz de porcentaje de voto en torno a ella", advirtió la socialista, que recordó el ejemplo del referéndum escocés: "Una encuesta basada en Twitter dio un 63% al sí, pero hay que tener en cuenta que no todos los votantes están en Internet: la gente mayor no está en la Red", esgrimió. "La manifestación más grande del mundo sólo es una pequeña parte de lo que la gente vota y la red amplifica los errores de visualización de la sociedad en ese sentido porque multiplica el 'efecto eco'", argumentó también Coscubiela tras señalar que en la sociedad se tiende a considerar que la parte que uno vive de cerca es la única que existe. "Pero el uso de la Red como autocomunicación es el único elemento que hoy en día tienen los ciudadanos para recuperar la soberanía perdida", concluyó el diputado de Iniciativa per Catalunya Verds. "Twitter es una perversión de lo que pretendía ser el blog: una reflexión sensata de las clases populares que, por primera vez podíamos controlar los mensajes ideológicos", lamentó también Tardà. "Ahora el microblog es tan micro que podemos caer en la estupidez", agregó.

El acto de presentación de Sobirania.cat, además de un coloquio sobre la obra y los usos de Internet, terminó convirtiéndose, inevitablemente, en un debate sobre la consulta del 9-N, así como sobre las ventajas y desventajas de una Catalunya independiente. Mientras Muñoz dejó claro que ella no es independentista, sino catalanista, Tardà bromeó con cómo la República se instaurará "pronto" en Catalunya, expandiéndose después al resto de España. Y Coscubiela y Campuzano se enzararon -siempre en tono amable y distendido- sobre las presuntas mejoras sociales que acarrearía la separación.

"En Catalunya no hay un discurso único. Yo no soy catalanista porque en 1714 pasara algo, sino porque reconozco la cultura y la existencia de un pueblo y eso no implica ser independentista", respondió Muñoz a preguntas del público presente en Blanquerna. "No apoyo la consulta porque con el dinero de los ciudadanos no se deben tomar acciones no legales, pero al final existe la voluntad de expresión y la gente va a tener que votar y se va a tener que llegar a un pacto con el Estado en algún momento", añadió la socialista. Aun así, Muñoz continuó con su discurso antiindepencia: "No por ser un país pequeño vamos a ser mejor ni a vivir mejor", respondió a Campuzano, que había loado el optimismo del mensaje soberanista. "Frente al panorama general deprimente, el movimiento por el derecho a decidir es positivo: es una propuesta de futuro para construir un país mejor, en el que podemos vivir mejor", señaló el convergente, que aseguró también que dicho movimiento "ha llegado para consolidarse". "Que nadie piense que esto se agota, pase lo que pase el 9-N", advirtió al Gobierno de Mariano Rajoy justo unas horas antes de que éste se pronuncie respecto a la impugnación de la consulta.

Coscubiela se unió también a ese debate, criticando que "no habrá una Catalunya nueva si la gente que la impulsa es la misma que sigue la línea de la autoridad del Estado", dijo, haciendo referencia a los recortes que también ha llevado a cabo en la comunidad el Govern de Artur Mas, de CiU. Campuzano se defendió esgrimiendo que la lucha actual "no es una discusión sobre las ventajas o los inconvenientes de la independencia sino sobre el hecho de si podemos o no votar". No obstante, el diputado de CiU insistió en que "la demanda de autogobierno siempre va a asociada a una demanda de mejora de la sociedad".

Tardà, por su parte, defendió su propia idea de independentismo y denunció que "la sociedad española está enferma" porque, en su opinión, aún no ha "descastellanizado" ni ha "enterrado el fascismo". "La prueba está en los que gobiernan", agregó, por Rajoy, respecto al segundo al aspecto. "En el imaginario de muchos españoles, España es Castilla y por eso el soberanismo se vive como una afrenta; de ahí la catalanofobia", especificó respecto al primero.

1. El auge soberanista es consecuencia de "un presidente [Artur Mas] que ha perdido la cabeza y se ha tirado al monte". "El presidente y los partidos no defienden lo que defienden por capricho, sino porque lo pide la gente. No es un proceso dominado por las élites, no es un proceso de arriba hacia abajo sino de abajo a arriba", especificó el autor

2. TV3 manipula y sólo habla de independencia. "Durante 25 años, TV3 no emitía ni un sólo debate sobre la independencia de Catalunya hasta hace cuatro días. Ese debate sí estaba en Internet y ha acabado condicionando a los medios tradicionales", argumentó. "Y TV3 es mucho más plural que muchas otras televisiones públicas del conjunto del Estado", agregó.

3. El crecimiento del sentimiento soberanista se debe a la manipulación educativa del sistema de inmersión lingüística. "Muchos de los 200 protagonistas de Sobirania.cat son jubilados o prejubilados que vivieron en la Catalunya de Franco, en castellano, y que se dedican al activismo en Internet a través de los blogs. No es consecuencia de la Educación en catalán y que teóricamente está manipulada", esgrimió Gordillo.