Público
Público

Los autónomos podrán deducirse 26 euros diarios de dieta en el IRPF

La Ley del Trabajo Autónomo sale adelante por unanimidad tras convencer ERC y C’s al Gobierno para reducir la brecha fiscal de los trabajadores por cuenta propia frente a empresas y asalariados.

Publicidad
Media: 1
Votos: 1

Los autónomos podrán deducirse 26 euros diarios de dieta en el IRPF.

Los autónomos podrán deducirse hasta 26 euros diarios de manutención en el IRPF, además de otros 2.000 al año por gastos de difícil justificación y el 20% de los gastos de locomoción siempre que se trate de vehículos afectos a su actividad.
La firmeza de ERC, y en especial el tesón de su diputado Joan Capdevila, y el trabajo del coordinador de la ponencia, el parlamentario Sergio del Campo, de C’s, han logrado que el Congreso reconozca ventajas tributarias específicas a este colectivo de 3,2 millones de cotizantes, que con sus más de 870.000 asalariados genera el 22% del empleo del país, y reduzca la brecha fiscal que les separa de empresas y asalariados.

La Comisión de Empleo y Seguridad Social del Congreso ha aprobado este jueves el dictamen de la ley por unanimidad, al sumar el bloque de centro derecha (PP, C’s, PNV y PDCat) el apoyo de ERC tras el pacto sobre los gastos de mautención, en un acuerdo al que después se han sumado PSOE, Podemos y Compromís. La entrada en vigor del texto queda pendiente de su paso por el Senado, donde no se prevén novedades.

Negociaciones hasta última hora

Esas cuatro últimas formaciones, tal y como avanzó Público, cerraron el pasado miércoles la ponencia con un acuerdo al que le quedaba un único fleco pendiente: la fiscalidad de los gastos de manutención, una medida sustancial que lleva años reclamando el sector y a la que ERC supeditaba su apoyo final al texto. El PSOE se sumó tras la entrevista que mantuvieron este miércoles Albert Rivera y Pedro Sánchez.

Las negociaciones mantenidas en los últimos días por el coordinador de la ponencia, el diputado tarraconense de C’s Sergio del Campo, el esquerrano Capdevila y varios responsables del Ministerio de Hacienda, finalizó a última hora del miércoles con una transacción entre la única enmienda que los naranjas mantenían viva, referente a la fiscalidad de los coches, y la de ERC sobre la manutención.

El acuerdo tiene tres partes: una sobre los vehículos, que recorta la posición inicial de C’s, otra sobre los llamados “gastos de difícil justificación” y la del menú.

Dieta diaria de 26 euros

Finalmente, los autónomos podrán deducirse en la declaración del IRPF hasta 26 euros diarios por gastos de manutención siempre que cumplan varios requisitos como efectuar el gasto en un establecimiento de restauración, pagar a través de un medio electrónico y justificarlo mediante los tiquets, condiciones que tenen como objetivo dificultar eventuales fraudes.

Ningún colectivo de autónomos queda excluido de esta medida, cuyo límite (26 euros en España y 48 en el extranjero) es el misma que Hacienda aplica a los trabajadores por cuenta ajena.

La medida, que supone reducir la brecha fiscal que sufren los autónomos frente a las empresas, que pueden deducirse el dinero destinado a dietas como gastos en el Impuesto de Sociedades, y también con los asalariados, que en ocasiones reciben esas dietas como complemento salarial libre de impuestos, resultará beneficiosa para una parte de la hostelería que no se ve afectada por la mejora de la demanda a través del turismo.

La deducibilidad de los gastos de manutención de los autónomos había provocado tensiones en el Gobierno, en el que la titular de Empleo, Fátima Báñez, veía con buenos ojos los planteamientos iniciales de ERC, que incluían menús de 12 euros, mientras el de Hacienda, Cristóbal Montoro, lo rechazaba por su elevado coste para las arcas públicas.

Coches y gastos sin justificar

El acuerdo contempla también que cada autónomo pueda deducirse en el IRPF hasta el 5% de su rendimiento económico anual (diferencia entre ingresos y gastos), con un límite de 2.000 eros, como “gastos de difícil justificación”; es decir, por el dinero destinado a compras de material o a actos de representación en transacciones de las que no se conservan tiquets acreditativos o facturas.

Por último, los autónomos podrán deducirse también en el IRPF, como ocurre ahora con el IVA, los gastos de consumo, mantenimiento y amortización de los vehículos afectos a la actividad económica. Gráficamente, por el combustible, las letras y las reparaciones de la furgoneta o coche que utilizan para trabajar, que debe cumplir requisitos como ir rotulado con la razón social del dueño y llevar tintado el cristal trasero.

Esta medida equipara a los autónomos con las empresas, que sí pueden deducirse este tipo de gastos en el Impuesto de Sociedades.

La enmienda de C’s preveía que los automóviles pasaran a ser “deducibles en el IRPF, en los mismos términos y condiciones que están previstos en la normativa del Impuesto sobre el Valor Añadido”, algo que rechazó el Gobierno por su amplitud. Y remitía a un posterior reglamento para determinar las “reglas especiales para la cuantificación de determinados gastos deducibles en el caso de empresarios y profesionales en estimación directa simplificada, incluidos los de difícil justificación”.

Sube la cuota mínima el día 1

El acuerdo, que incluye 27 enmiendas transaccionadas por los grupos y ocho literales del PP sobre el texto inicial de Ciudadanos, llega en vísperas de que el próximo 1 de julio suban un 3% las bases y las cuotas mínimas de cotización de los autónomos como consecuencia de la revisión incluida en los Presupuestos Generales del Estado.

Así, la cuota mínima de un autónomo pasa de 267 a 275 euros mensuales (282 con cobertura de cese y 291 si incluye accidentes de trabajo y enfermedades profesionales), lo que supone un aumento de casi cien euros mensuales, mientras la base pasa a situarse en 919 frente a los 893 actuales.

La base máxima sigue en los 3.751 en los que se situó el pasado mes de febrero, y la cuota correspondiente se queda en los 994.