Publicado: 12.09.2016 13:04 |Actualizado: 12.09.2016 13:47

El Ayuntamiento de Madrid pedirá anular la venta de 1.860 viviendas públicas a los fondos buitre

El Consistorio asegura que se cometieron irregularidades en el proceso de venta durante la gestión del Gobierno de Botella. Ahora, la Comunidad de Madrid es quien deberá aceptar la "nulidad radical" solicitada por la alcaldía.

Publicidad
Media: 4.54
Votos: 13
Comentarios:
La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, junto a su teniente de alcalde, Marta Higueras en una imagen de archivo. EFE

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, junto a su teniente de alcalde, Marta Higueras en una imagen de archivo. EFE

MADRID.- El Ayuntamiento de Madrid va a solicitar la "nulidad radical" del proceso de venta de 1.860 viviendas públicas de la Empresa Municipal de Vivienda y Suelo (EMVS) al fondo buitre Fidere, filial de Blackstone por irregularidades en el mismo proceso. El Consistorio pedirá dicha nulidad a la Asesoría Jurídica de la Comunidad de Madrid, que deberá de aceptar para que comience dicho trámite.



La teniente de alcalde, Marta Higueras, ha explicado que han hallado indicios de delito en el proceso de ventas tras analizar el informe jurídico realizado por el bufete de abogados Alemany, Escalona & De Fuentes sobre la documentación de los procesos de venta de los inmuebles.

El informe concluye que la venta se llevó a cabo "sin elaborar un pliego de condiciones de la venta, ni hacer el estudio o informes de necesidad y viabilidad técnica y jurídica de la operación, ni fijar con carácter previo el proceso de publicación de la venta el valor de las promociones a enajenar" siendo Fidere el que fijó el precio de la venta y que fue aceptado por la EMVS.

La "nulidad radical" solicitada por el Ayuntamiento de Madrid depende de la aceptación por parte de la Asesoría Jurídica de la Comunidad de Madrid para que comience el trámite, es decir, que no nieguen la evidencia de que se cometieron irregularidades. Si el organismo autonómica avala dicha petición, se darían por nulas las fases de preparación y adjudicación y se iniciaría un proceso judicial para que los tribunales declararán nula la contratación y la resolución de la ventas de las viviendas y la adjudicación de las mismas. 

El proceso supondría la devolución de las viviendas, pero el Consistorio debería devolver el dinero recibido por la venta de los mismos más un extra por el incremento del precio en los sucesivos años y por daños y perjuicios.

En caso de que la Comunidad de Madrid no acepte esta petición, el Consistorio decretaría la anulabilidad, un proceso contencioso-administrativo más complejo y costoso que solo podría ser solicitado hasta el día 1 de junio de 2017.

Además, Higueras ha asegurado que el Ayuntamiento se sumará a la solicitud de reapertura de la querella presentada por los afectados por la venta de las viviendas. Si esta reapertura no se tramita, el Consistorio acudirá a la Fiscalía a poner estas actuaciones en conocimiento.

Otra posibilidad que están estudiando desde el Ayuntamiento, aunque "con cautela", en palabras de la edil, es la de acudir a la regulación americana contra los sobornos. Los fondos que adquirieron las viviendas a través de Fidere fueron los fondos americanos Magic Real State y Blackstone. Higueras considera que "cabe una actuación en este sentido" ya que la ley norteamericana tiene alcance extraterritorial. Para ello deben de acreditar de manera fehaciente que hubo alguna conveniencia o trato de favor en la venta de los fondos.

Higueras ha manifestado la intención del Ayuntamiento por tratar de recuperar las viviendas para las familias afectadas. Ha explicado que en el caso de Arancha Mejías, la mujer que denunció a los fondos buitre en la comisión de investigación y fue echada de su casa por este motivo, el Consistorio le ha garantizado una vivienda. La edil ha hecho hincapié en que en estos casos, aunque la EMVS les garantiza una vivienda, el problema radica en que se desarraiga a estas familias de sus entornos.